Mes: mayo 2012

Cursillo lenguaje cinematográfico III


LENGUAJE CINEMATOGRÁFICO III

Martes, 14 de Agosto de 2007

Version PDF   Enviar a un amigo   Prevista de impresion   Editar Borrar
Puntuación

CONTINUO CON LOS PLANOS, INTERRUMPIDOS POR MOTIVOS TÉCNICOS

Plano total o entero
Plano de cuerpo entero de los personajes.

Plano americano: Toma desde la cabeza a medio muslo del personaje.

Plano medio: Desde la cabeza a la cintura.

Primer plano: Solo de la cabeza o rostro.

Plano detalle: Toma de un fragmento muy pequeño del rostro, un ojo, la nariz, parte del cigarrillo que está fumando, la boca distendida en una sonrisa, etc.

EN SIGUIENTES ENTREGAS LES ENSEÑAREMOS CÓMO SE CONFECCIONA UN GUIÓN CINEMATOGRÁFICO.

Cursillo lenguaje cinematográfico II


LENGUAJE CINEMATOGRÁFICO II

Martes, 14 de Agosto de 2007

Version PDF   Enviar a un amigo   Prevista de impresion   Editar Borrar
Puntuación

 

PLANOS Y OTRAS UNIDADES EN EL LENGUAJE CINEMATOGRÁFICO

 

-FOTOGRAMAS: CADA UNA DE LAS FOTOGRAFÍAS FIJAS QUE COMPONEN LA PELÍCULA.

TOMA: Serie de fotogramas obtenidos sin interrupción por la cámara.

ESCENA: Una o más tomas que completan un trozo de guión sobre un hecho concreto y en una determinada localización.

SECUENCIA. Varias escenas ligadas narrativamente entre si. Una especie de capítulo literario.

PLANOS

Plano general lejano
: Toda de conjunto muy amplia en la que el paisaje o decorado es la parte fundamental del plano.

Plano general: Toma de conjunto en la que se incluyen varios personajes y el lugar donde se encuentran.

Plano total o entero.

Cursillo lenguaje cinematográfico I


CINEMATOGRÁFICO I

Martes, 14 de Agosto de 2007

Version PDF   Enviar a un amigo   Prevista de impresion   Editar Borrar
Puntuación

 

LENGUAJE CINEMATOGRÁFICO I

 

l espacio cinematográfico se basa en cuatro fundamentales aspectos:

-1) El encuadre por planos. Ya iremos viendo los diferentes planos cinematográficos.

-2) Posición de la cámara con respecto al sujeto: De abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo, lateral. Esto nos permite mostrar ángulos determinados o acentuar formas y proporciones.

3) Movimiento de la cámara. Panorámica o travelling. El zoom nos permite acercamientos o alejamientos sin mover la cámara.

4) Perspectiva de la imagen: Gracias a los lentes o a los diferentes sistemas 

Cómo escribir un guión cinematográfico I


CÓMO ESCRIBIR UN GUIÓN CINEMATOGRÁFICO I

Martes, 14 de Agosto de 2007

Version PDF   Enviar a un amigo   Prevista de impresion   Editar Borrar
Puntuación

 

CÓMO ESCRIBIR UN GUIÓN Y NO MORIR EN EL INTENTO

 

Sin perjuicio de la teoría, que es mucha y muy interesante, les propongo este ejercico para este verano:

Imagínense que poseen una cámara de video casera y han decidido rodar un cortometraje. Antes escriben el guión, más o menos así:

Brunelli se está afeitando ante el espejo. De pronto se le escapa la maquinilla de afeitar y se produce un corte en el labio superior. Comienza a sangrar como un cerdito. Utiliza el papel del cuarto de baño para intentar taponar la herida. Pronto el suelo se convierte en el suelo de un matadero y entonces sueña con la matanza de Texas y….

-Secuencia 1ª)

Se ve a Brunelli, parte de su espalda, porque no cabe toda en el plano.

Utilizamos el zoom, solo que al revés y la espalda se amplía y se amplía. Ahora lo vemos sentado en una banqueta.

Hacemos un dibujo sencillo.

La puerta del cuarto de baño de Brunelli. Situamos la cámara a la altura de los ojos del camarógrafo, que ve lo que está grabando en el rectángulo que tienen todas las cámaras de video casera. Situamos la banqueta, el espejo y un monigote que es Brunelli. Situamos el retrete, el papel higiénico, la ducha, etc.

Aunque seamos malos dibujantes no importa. Lo importante es crear una story-board que nos sirva de guía para el rodaje.

—Plano 1a.

La espalda enorme de Brunelli.

Plano b

La espalda se reduce gracias al zoom.

Plano c

Toma fija de Brunelli de espaldas, sentado en una banqueta y con la maquinilla de afeitar en la mano derecha.

Plano c

Un zoom nos acerca al espejo donde intentamos ver la cara de Brunelli, que no cabe en el plano, porque Brunelli es muy cabezón.

Esta sería la primera secuencia.

En la segunda hemos cambiado de emplazamiento la cámara, que ahora está de costado. El camarógrafo está grabando a Brunelli de costado.

Story-board.

Plano a

Brunelli tiene el rostro enjabonado y la maquinilla se acerca peligrosamente a su cara.

Plano b

La maquinilla ha tomado contacto

Aquí cortamos la secuencia y pasamos a los efectos especiales.

El actor, Brunelli, pasa a maquillaje, donde embadurnan su mejilla de salsa de tomate, por encima de la pasta o jabón de afeitar.

Regresamos al rodaje. El directir dice: ¡Aaaacción!

Y rodamos desde el mismo punto de vista solo que ahora en el plano aparece la mejilla de Brunelli encharcada de salsa de tomate.

Y así podríamos seguir hasta terminar el guión. Pero sería muy largo.

Recuerden:

El guión consta de un texto en el que se puede narrar lo que se pretende rodar en el corto o largometraje.

Pasamos a la primera toma o secuencia.

Narramos lo que va a ocurrir en esa secuencia en un breve texto.

Hacemos un plano del escenario donde se va a rodar. Si son malos dibujantes hagan un dibujo basto pero con lo esencial.

Hacemos una story-boar dibujando los diferentes planos de la secuencia.

Cortamos cuando haya que introducir efectos especiales o pasar a otra secuencia o a grabar desde otro lugar o perspectiva.

Una vez terminada la primera secuencia, pasamos a la segunda, a la tercera…
Repetimos cuando la toma no nos convenza. Cortamos el rodaje para ir a almorzar. Etc etc

Para los valientes este es el primer ejercicio de guión. Pueden subirlo a su página y poner aquí un enlace.

Les aseguro que con el tiempo y una caña ustedes llegarán a ser grandes directores, actores, camarógrafos y sobre todo guionistas, que están más entroncados con nuestra profesión de escritores.

Chao y pásenlo bien

Diario de un cinéfilo II


KIEWLOSKY Y SUS COLORES

Domingo, 12 de Octubre de 2008

Version PDF   Enviar a un amigo   Prevista de impresion   Editar Borrar
Puntuación

 

 
KIEWLOSKY Y SUS COLORES
de CESARGARCIA434 el sáb 04 oct 2008 15:44 CEST  |  Link permanente  |  Cosmos

Poseo una videoteca aceptable. Tengo inventariadas más de quinientas películas.

 

Hace unos días decidí volver a ver Azul de Kieslosky, uno de mis directores favoritos. No me decepcionó lo más mínimo a pesar del tiempo transcurrido.

Es un director que ama al ser humano y gusta de profundizar en su intimidad hasta parecer morboso. No lo es en absoloto, porque lo que nos deja ver de sus personajes no es la parte más morbosa de su personalidad, sino la más auténtica, la más humana e incluso a veces la más espiritual.

 

Azul forma parte de su famosa trilogía de colores. Una vez más su actriz favorita interpreta a una mujer atormentada y dispuesta a intentar sobrevivir a la dureza de la vida, aunque nadie le garantice el éxito.

 

La esposa de un famoso compositor de música contemporánea tiene que enfrentarse al fallecimiento de su marido en un accidente de automovil. Deja incompleta una obra que le fue encargada. Estos supuestos fragmentos de la obra inconclusa irán punteando toda la narración, dándole una enorme fuerza.

La protagonista, hundida en la desesperación, tomará decisiones encaminadas a liquidar su pasado, sin que ello implique buscar un nuevo futuro. Pero el destino irá poniendo en su camino, implacablemente, el recuerdo de un pasado que no se resigna a morir.

 

Kieslowsky es uno de mis directores favoritos. Por su humanidad, por la sensibilidad que derrocha al tratar los temas más duros y escabrosos, por el mimo con el que cuida a sus actores y por ese manejo implacable y sensible hasta el dolor con el que maneja su cámara. Creo que nunca pasará a una segunda fila en mis preferencias cinematográficas.

Diario de un cinéfilo I


DIARIO DE UN CINÉFILO

 

 

 

                       I

 

Día de Todos los Santos. 1 de noviembre. 14 horas.

 

 

Se me acaba de ocurrir la idea de un diario sobre cine tras ver el final de la película Azul de Kieslowsky. Esta mañana hice la comida y algunas faenas de la casa (Conchi está trabajando) y luego puse el vídeo y terminé de ver la película. Aprovecho los momentos en los que la televisión de pantalla plana del salón está libre para ir viendo mis películas favoritas, esas que he ido grabando en video a lo largo de los años y que nadie en mi familia quiere ver conmigo. Incluso me atrevería a decir que me resultaría muy difícil encontrar una persona entre un millón que aceptara verla. A menudo me quedo a medias con alguna porque un miembro de la familia me interrumpe para ver algo en la tv que no puede esperar. Acepto mis extraños gustos cinematográficos como una especie de lepra repugnante que me avergonzaría imponer al resto del mundo.

 

 

Estas películas, que tanto me gustan, son las que los demás calificarían despectivamente como “una película en blanco y negro” “un ladrillo indigerible” “un muermo de película que dormiría hasta las piedras” etc etc Somos pocos los cinéfilos que “soportamos” ver cine clásico o películas que ya han pasado a la historia del cine y por lo tanto “están muy viejas y fuera de onda”. La mayoría las considera “aburridas”, “desfasadas” o “lentas, lentísimas”.

 

 

 

Como nos sucede también a los amantes de la música clásica nos vemos obligados a pegarnos los auriculares o “cascos” a la oreja para no molestar al resto de la familia o al resto del mundo, que no gusta de escuchar a Bach o a Wagner o a Beethoven o a tantos otros… Esos otros que llaman música ratonera a la ópera y no soportarían un “do” de pecho ni aunque les ataran y amordazaran.

 

 

Acostumbrados al cine norteamericano, trepidante, “rápido”, violento, o a comedias “de risa”, en la mayoría de los casos de un humor bastante grosero, pero “con buen ritmo”, el cine clásico nos parece “aburrido” y ciertos directores absolutamente “intragables”.

 

 

Viendo Azul de Kieslowsky, a uno se le ocurre pensar que el verdadero, el auténtico cine, debería ser siempre así. Debería preocuparse del ser humano, de la naturaleza humana, de las personas que se hacen preguntas sobre la vida y la muerte, sobre la naturaleza del amor…El cine debería ser siempre así, humano, sensible al sufrimiento, situar en primer plano a las personas que luchan por no ahogarse en un océano de soledad y de angustia, a las que intentan encontrar un sentido a la vida, a las que se retuercen entre emociones encontradas desde la oscuridad del anonimato, intentando atisbar  un rayo de luz… aunque fuera “lento” y “aburrido”.

 

 

El otro, el otro cine no deja de ser un juego, un “divertimento” más o menos grosero o sutil, culto o basto hasta la zafiedad.

 

 

Juliette Binoche es una de mis actrices favoritas, pocas me han seducido tan profundamente –y no solo como macho que gusta de una hembra atractiva- sino “humana y cálidamente”.  Y esto se lo debo en gran parte a Kieslowsky. Azul es la historia de una mujer que sufre no solo la pérdida de su esposo en un estúpido accidente de automóvil, sino que pierde también la confianza en sus semejantes al descubrir que él la engañaba con otra y que la vida apasionante que llevaba con el gran compositor, al que la Comunidad Europea ha encargado una gran obra conmemorativa, era solo una mentira más.

 

 

A lo largo de la película los compases de esta obra inacabada irán resonando como aldabonazos, acompañando la narración de una historia triste, profundamente triste y desesperanzada. El compositor habitual de Kieslovsky alcanza una profundidad estremecedora con tan solo unos pocos compases. No voy a desvelar toda la trama porque tal vez a alguno le apetezca verla, pero sí puedo decir que esta tercera, cuarta o tal vez quinta visión de la película me ha dejado igual de impactado y anonadado que la primera vez.

 

 

Tal vez el cine, como la misma vida, necesite de momentos variados, más “divertidos y rápidos”, más “asimilables”, más juguetones. Pero cuando uno termina de ver “Azul” no puede dejar de pensar, al menos en ese momento, en cómo le gustaría que todo el cine fuera así.