Mes: octubre 2013

Todos estamos solos al caer la tarde VIII


-Bien, voy a llamar a Lucy, quiero que vengan todos. Tendré que preguntar al viejo sheriff, si no está muerto, sobre si alguna vez ocurrió algo parecido en este condado. Intentaremos hacer lo que se pueda, que no será suficiente, nunca es suficiente.

-¿Por qué no llama al F.B.I.?

-Andan escasos de personal y además de momento este es solo un asesinato, no hay pruebas de que ande suelto un asesino en serie.

-Seguro que usted no se lo cree sheriff, y no le servirá de nada hablar con el viejo sheriff, que aún sigue vivo, porque en este condado nunca ocurrió nada parecido.

-¿Cómo lo sabes?

Pico de Águila no respondió. Se quedó allí, en medio de la noche, mirándome impasible. Tal vez hubiera gastado ya todas las palabras que pensaba emplear en un año. Algo me decía que tendría que gastar también las del año siguiente y las del otro, porque habría mucho de qué hablar durante los próximos meses. Antes de que diera un paso él ya había abierto la puerta de su coche patrulla, como si adivinara mis pensamientos. Me senté en el asiento del piloto, tomé el micrófono y activé la emisora.

-Aquí el sheriff. ¿Estás ahí, Lucy? Cambio.

-¿Dónde quiere que esté, sheriff? Cambio.

Seguramente Pico de Águila le habría pedido, antes de venir, que fuera a la oficina. Lo hacía a veces, como un favor a quien estuviera de guardia, incluso a mí. Lucy era una mujer grande aunque otros habrían dicho que obesa, madura, soltera, una verdadera madre para todos. Además vivía cerca de las oficinas del sheriff. Nada le gustaba más que sentarse frente a la emisora por las noches, nada excepto traernos donuts por las mañanas y café del bueno que hacía ella misma en casa. El presupuesto de la oficina era tan pobre que a menudo me las veía y deseaba para poder pagarle a Lucy pequeñas cantidades mensuales, por las molestias, porque no había partida para las horas extras. Ya lo había comentado con el alcalde en más de una ocasión. Éste se había encogido de hombros y en tono sardónico me había contestado: ¿Necesita más dinero para encerrar a cuatro borrachos los fines de semana? Ahora sería distinto, debería aprovechar la ocasión para conseguir un puñado de dólares más en el presupuesto anual.

-Ya hablaremos tú y yo. Quiero que localices a todo el mundo y los mandes aquí, a Helen, a Pancho con el maletín, al fotógrafo, ya sabes, a todos. Vete personalmente a la casa del juez Roy y no consientas que su sirviente te impida el paso, la conoces y creo que no os lleváis mal. Hable personalmente con él, aunque tengas que levantarle de la cama a rastras, cuéntale que hemos encontrado el cadáver de una joven en las minas de Silver Creek, que necesitamos que venga a levantar el cadáver, esta noche, sin falta, no puede esperar a mañana o que te dé una autorización para que lo hagamos nosotros, por escrito o no hay trato. Dile que si no viene o nos da la autorización soy capaz de ir a buscarle yo en persona y sacarle de la cama a patadas. Díselo así. Vuelve cuando tengas su respuesta, la que sea y llámanos. ¿Entendido, Lucy? Cambio.

-Entendido sheriff. Alto y claro. Todo el mundo en pie de guerra. ¿No podría llamarle mejor al móvil? Cambio.

-Me lo he dejado en casa. Sabes que no me gusta, odio esos malditos chismes con los que todo el mundo puede localizarte. Llámanos por la radio. Cambio.

-Lo que usted diga jefe. ¿No podría contarme algo más? El juez Roy querrá conocer más detalles. Cambio.

-Y tú también, cotilla. Mañana habrá reunión en la oficina, hacia las diez. Ya sabes lo que quiero decir. Cambio y corto.

-Seguro que una piedra me diría más. Me pongo en marcha. Adiós sheriff. Suerte.

La comunicación se interrumpió. Todo hubiera sido más sencillo con un teléfono móvil, suponiendo que no se interrumpiera la cobertura, pero yo odiaba aquellos chismes y no podía decirle a Lucy, ni a nadie por qué. Es más fácil pillar a alguien que lleve un móvil encima y a mi podían estar siguiéndome unos cuantos buitres.

Nos quedaba algún tiempo hasta que llegara el grueso de la tropa, tal vez media hora o más. Decidí regresar a la cueva y observar otra vez la escena del crimen. Tal vez algún detalle fuera relevante. No podía permanecer allí de pie, en mitad de la noche, vomitando como un chiquillo y llamándome idiota por haber hecho caso de nuestro alcalde.

-Pico de Águila, vamos a regresar allá dentro, dicen que la primera impresión de una escena de un crimen es la más importante.  Dime algo del chico que descubrió el cadáver.

-Como quiera sheriff, pero no creo que sirva de mucho volver dentro. He tenido tiempo de inspeccionar otros túneles y no he encontrado ninguna huella, tampoco en el lugar donde está el cadáver. Pájaro loco es un adolescente rebelde y muy imaginativo. Se pasa los días por ahí, solitario, le gustan especialmente estas minas porque en ellas idea ceremonias chamánicas sin que puedan verle.

-Parece que a Pájaro loco le viene que ni pintado el nombre.

¿Qué podíamos encontrar en el lugar del crimen que pudiera servirnos para la investigación? No esperaba tener suerte. Aquel era mi primer asesinato desde que estaba en el cargo y pocos más fueron investigados por mis antecesores. El monstruo no parecía precisamente un novato, nadie hace semejante salvajada por primera vez, sin un entrenamiento, digámoslo así. Era impensable que hubiera dejado una huella clara y aprovechable que pudiera ser cotejada con el banco de huellas del FBI, o un objeto olvidado cuya pista pudiera seguirse. Caso de que la joven hubiera sido violada, lo que parecía muy probable, el criminal habría utilizado condones (en estos tiempos todo el mundo ha visto películas policiales y está al tanto de los vestigios que un investigador va a tener en cuenta, tales como el semen en la vagina de la víctima) por lo que la posibilidad de encontrar rastros de semen que pudieran servir para darnos un perfil de ADN era como esperar que te toque la ruleta la primera vez que juegas.  Hay asesinos tontos como hay policías tontos pero yo no iba a tener tanta suerte como para que me tocara uno en mi primera investigación por asesinato.

Con los medios de que disponía la oficina del sheriff del condado solo podía esperar que Helen consiguiera algo sobre lo que empezar a trabajar y unas cuantas buenas fotos que mostrar a los agentes del FBI que aparecerían por mi oficina antes o después. Me sentía impotente y completamente estúpido pero no iba a dejar que me arrebataran el caso desde el principio. Aunque bien pensado eso era precisamente lo que debería hacer, salir corriendo, encerrarme en casa y llamar al Sr. Alcalde. Aquel mamón me había metido en aquel laberinto y era razonable que fuera él quien pagara el pato.
Sí, le llamaría para decirle que abandonaba el cargo. Pancho, el más veterano se haría cargo mientras encontraban un sustituto o convocaban nuevas elecciones. Me importaba poco lo que hicieran.

Entonces caí en la cuenta de que lo que estaba pensando era una gran estupidez. Mis perseguidores me habían perdido el rastro, o al menos eso parecía, durante años. Lo peor que podía hacer ahora sería salir en todos los medios de comunicación. Ya podía verlo en grandes titulares: SHERIFF ABANDONA EL CARGO INCAPAZ DE ENFRENTARSE A SU PRIMER ASESINATO. Verían mi foto en la primera página y sabrían dónde encontrarme. No, aquello era inaceptable. Trataría de pasar lo más desapercibido posible. Dejaría que fuera Pico de Aguila quien se enfrentara a los medios. Ni con un machete en la nuez serían capaces de sacarle algo que les interesara, o simplemente “algo”. O tal vez una cara bonita les entretendría lo suficiente para dejarme en paz, al menos por un tiempo.

Lo mejor que podía hacer era seguir como si nada hubiera ocurrido.  Necesitaba al menos unos días para iniciar la investigación y calibrar mis capacidades como investigador. Cuando llegara el momento de pedir ayuda lo haría, aunque la oficina del FBI de Alburquerque pondría todas las dificultades burocráticas que pudiera. Aún no sabíamos si era un asesino en serie, tenían muy poco personal, tal vez si se cometiera otro asesinato… Eso me daría tiempo…

Caí en la cuenta de que tal vez hubiera debido pedir ayuda a los condados vecinos y cortar las carreteras. Estaba convencido de que no serviría de nada. ¿A quién iban a buscar? No obstante eso era lo primero que se hacía en las películas y seguramente lo que más me recriminarían los agentes del FBI que se encargaran del caso.

Casi habíamos regresado al lugar donde nos esperaba aquella pobre chica desnuda y empalada y ni siquiera me había dado cuenta de mi extraño silencio tras la ráfaga de preguntas que le había dirigido a Pico de Águila. Claro que para él resultaba más sorprendente la charla que el silencio. No quería hundirme otra vez a presencia de aquel navajo imperturbable. Entonces se me ocurrió…

-¿Te importaría volver a llamar a Lucy? Me olvidé de pedirle que llamara a los sheriffs de los condados vecinos para que corten las carreteras. No tenemos ni idea de a quién buscamos pero tal vez el que echen un vistazo a los vehículos que circulen a estas horas podría darnos alguna pista.

-Claro, sheriff. Debí haberlo hecho yo, pero no me atreví sin su permiso.

 


TALLER DE HUMOR-DEBERES PRIMERA CLASE


DEBERES PRIMERA CLASE

 
DEBERES
Vamos a crear un personaje, primero de forma teórica y luego lo interpretaremos y puliremos sobre el escenario.
NOMBRE: No es necesario ponerlo al principio, solo si se os ocurre.
CARACTERÍSTICAS FÍSICAS: Sexo, mujer u hombre. Edad, niño, adolescente, joven, maduro, anciano. Gordo o flaco, alto o bajo, etc.
CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS.
Tímido, desvergonzado, hipocondriaco, colérico, etc.
ENTORNO. Profesión, familia, lugar en el que vive, etc.
PASADO: Imaginamos la vida que ha vivido hasta el momento en que aparece ante nosotros.
VESTIMENTA: Es lo último, lo vestimos de pies a cabeza. El gran ejemplo sería cómo Charles Chaplin vistió a su personaje. Charlot.

TALLER DE HUMOR/PRIMERA CLASE


TALLER DE HUMOR

Imagen

CLASE PRIMERA

Buenas tardes y bienvenidos a este humilde taller en que intentaremos sobre todo divertirnos porque una persona que se divierte estará alegre, y la alegría es el mejor estado de ánimo posible para enfrentarse a la vida y nos predisponer al amor, lo único que no desparecerá cuando desaparezca todo.
Os voy a explicar en qué va a consistir.

Habrá una parte teórica en la que estudiaremos la teoría del humor, los géneros humorísticos y las técnicas para crear humor. Dentro de la teoría analizaremos algunas obras maestras del humor, como el Quijote o el teatro del absurdo y repasaremos un poco la filmografía humorística, las grandes películas de humor
Habrá una parte práctica en la que haremos humor, trabajaremos el monólogo, el chiste y los demás géneros.

En una tercera parte utilizaremos el humor como terapia, la riso-terapia y el psicodrama o la escenificación de nuestros problemas psicológicos.

Imaginaremos que este local es una sala de fiestas o un teatro. Las sillas serán el patio de butacas o las mesas donde se sientan los espectadores de una sala de fiestas para ver el espectáculo. Esta parte donde estoy será el escenario. Hay una silla vacía para mí, cuando la ocupe seré espectador y cuando esté en el escenario seré humorista.

Nuestra meta será pasar de espectadores a humoristas. No va a ser fácil porque requiere una transformación profunda en nuestra forma de ser y la superación del miedo a hablar en público, la timidez, el temor al ridículo y al qué dirán. No se trata de que se rían de nosotros sino con nosotros, de lo que hacemos y decimos, aunque si se ríen de nosotros tampoco habremos perdido el tiempo, al fin y al cabo la meta de un humorista es la de que los espectadores se rían.

Para conseguir pasar de espectadores a humoristas, sin sufrir demasiado, utilizaremos algunas técnicas o trucos, algunos de ellos sacados del yoga mental. Por ejemplo os pedí que trajerais unos peluches. Nos servirán para interponer nuestra verdadera personalidad entre nosotros y el espectador. No soy ventrílocuo ni domino las voces, pero bastará con sacar algunas voces, más agudas o graves, para utilizarlas cuando se supone que habla el peluche. También deberemos transformarnos en actores, interpretar, eso requiere un trabajo largo y complejo, pero no tenemos prisa alguna, no vamos a parte alguna, nos quedamos para divertirnos y reírnos, sin prisa.

Comenzaré yo haciendo una presentación en serio, luego en broma y después se presentará y hablará el peluche. Lo tengo aquí, se trata de cerdito bizco, Oing, el peluche favorito de mi hija Sara. Le llamamos bizco porque vino así de fábrica, con los ojos un poco extraviados.

PRESENTACIÓN

Me levanto de la silla y subo al escenario, he dejado de ser espectador y me he convertido en humorista. Ahora estoy en el escenario, con los nervios y miedos propios del debutante.

Presentación seria: Hola, buenas tardes, soy César, he moderado algunos talleres de humor virtuales en Internet pero esta es la primera vez que actúo físicamente. No es lo mismo, es más complicado porque el miedo a hablar en público no es moco de pavo. Hace años sufrí una fobia social de la que me tuve que tratar largo tiempo a través de la hipnosis y otras técnicas. Me costaba incluso salir a la calle. Si ahora estoy aquí, ante vosotros, si he conseguido superar la fobia para vosotros será mucho más sencillo.
Presentación en broma: Hola a todos, me llaman César, porque yo no me llamo nunca, no me haría caso. César, tronco, tienes que hacer… No me gusta hacer, no me gusta la actividad, me gusta estar apoltronado en mi sofá pensando en lo que me apetece. Para ustedes, a partir de este momento seré más conocido como el “Gordito de León”. Soy gordo, como ven, calvo, y creo que en el fondo buena persona, tal vez muy en el fondo, tal vez haya que perforarme como un pozo de petróleo, no lo intenten, saldría demasiado gas”.

Presentación del peluche (con la voz impostada, en tono agudo)

Hola a todos, soy el cerdito bizco. Me llamo Oing y me gusta mucho estar con vosotros. Lo vamos a pasar todos muy bien.

Es suficiente, no necesitamos nada más por el momento. Ahora cada uno subirá al escenario se presentará en serio, en broma y presentará a su peluche. Si alguno no está preparado para superar la timidez y el miedo al público lo puede dejar para otro momento, pero me gustaría que antes de acabar el taller todos hubierais hecho la presentación.

TEORÍA DEL HUMOR

En esta pizarra iré escribiendo al tiempo que lo digo en voz alta. En la primera página de vuestros cuadernos escribiréis INDICE y luego iréis poniendo la página donde habéis anotado las diferentes secciones de la teoría, así por ejemplo “géneros humorísticos” página 2.

En la siguiente página escribiréis arriba GÉNEROS HUMORÍSTICOS

Son los siguientes, aunque no están todos, algunos no serían considerados géneros por los puristas y otros serían llamados subgéneros, no importa, es solo para que nos hagamos una idea.
Monólogo: Un humorista que habla al público o narra una historia, algunas veces ayudado por muñecos o algún instrumento, como sería el caso del humorista Gila y su famoso teléfono.
-Gag: Es una escena visual muy corta de tono humorístico, casi siempre sin palabras. La famosa escena de la monda de plátano o la tarta del cine mudo.
-Sketch: Sería una escena más larga en la que podrían participar varios actores que podrían hablar entre ellos.
-Chiste: Sería una historia muy corta de la que es difícil rastrear el autor que tiene por objeto hacer reír y en la que se suele utilizar el lenguaje coloquial.
-Parodia: Se imita a un autor, un tema o incluso una persona real utilizando la ironía. Se suele decir cuando el humorista “parodia” a una persona real a través de sus gestos o imitando su voz.

-Comedia: Sería una obra dramática o teatral en la que los personajes se enfrentan a las dificultades de la vida cotidiana. Se pretende conseguir más la sonrisa que la risa y se busca más el final feliz y el regocijo que el final dramático y el sufrimiento del espectador. Según la temática se podría hablar de “comedia romántica” o comedia de espías, etc.

Humor negro: Como veremos luego en las técnicas humorísticas, todo, llevado al extremo genera humor, en este caso serían situaciones dramáticas, trágicas, de mucho dolor y sufrimiento en circunstancias normales pero que tratadas con humor se convierten en objeto de risa.

Un ejemplo: En un taller de microrelatos les propuse una serie de historias, variaciones, sobre una tumba. En la que dediqué al humor negro narro (os lo voy a representar) cómo un señor mayor, bien trajeado, de luto riguroso, está en un cementerio, enterrando a su esposa que acaba de fallecer. Hay una comitiva de parientes y conocidos, todos burgueses, bien trajeados que observan con curiosidad cómo el personaje mira el reloj con frecuencia. Cuando termina el funeral y los demás se marchan, él comienza a correr entre los árboles para no ser visto, llega a su coche, se sube y acelera, viaja por toda la ciudad como un conductor suicida (representación en la silla). Llega a su calle, aparca el coche, entra en el vestíbulo del edificio, el ascensor no funciona, sube por las escaleras echando el bofe, llega a su casa, abre la puerta y al entrar una voz femenina le llama desde la cama: “cariño, llevo mucho tiempo esperándote”. El personaje se desviste rápidamente y se pone a hacer el amor con la chica estupenda, su amante. Le da un infarto y muere. El micro se titulaba “las prisas del hombre moderno”. Todo en el relato tendría que ser dramático, un funeral, un marido que ha perdido a su esposa, un canalla insensible que le pone los cuernos a la señora, recién enterrada… Sin embargo llevada la temática al extremo se convierte en humor, claro que en este caso sería humor negro.

-Humor gestual o imitativo: Podríamos llamarlo “mimo”. El actor no habla y se expresa con gestos, una representación dramática, teatral sin palabras.

-Humor escatológico: utiliza las debilidades humanas, concretamente las corporales para hacer humor. Aunque sea basto y grosero, lo cierto es que funciona y muy bien. Empiecen a contar un chiste sobre ventosidades y parece como si todo el mundo sufriera un ataque de risa histérico y no pudiera parar. También se puede utilizar la comida o cualquier otra debilidad corporal. A este respecto recuerdo una película de Marco Ferreri, la gran comilona, en la que un grupo de chefs de alta cocina se reúnen en el lujoso chalet de uno de ellos y comienzan a prepararse platos exquisitos, tragan como cocodrilos, se oyen ventosidades, humor escatológico, pero todo degenera hasta la muerte, humor negro.
El humor escatológico, creativo, puede no ser tan grosero y funcionar muy bien. Les pondré un ejemplo. En uno de mis relatos titulado “Apocalipsis ventoso” un grupo de científicos trabajan en un virus que tiene por objeto hacer que el enemigo acabe en el retrete, desde donde le será muy complicado hacer la guerra. Nuestro profesor chiflado particular, en un descuido, deja escapar el virus que se extiende. No se atreve a confesar su error porque está en manos del ejército y ya sabemos que son muy duros. El virus se extiende entre la población, en un principio se piensa en una gripe intestinal, se plantea una cuarentena, etc. Cuando llega a los medios de comunicación se producen situaciones hilarantes de humor escatológico o humor negro. Locutores que dicen las noticias más terribles entre ventosidades trompeteras. Etc. No les voy a contar el final de la historia pero resulta demoledora de lo frágil que es nuestra importancia personal, de la seriedad de nuestra sociedad y de las conductas sociales.

Humor surrealista y del absurdo: En España hay grandes cultivadores, como Mihura, Tono, Jardiel Poncela, etc. Fuera de España está Ionesco, por ejemplo.

-Ejemplo a representar: Llegan a casa de un matrimonio inglés una mujer y un hombre que se presentan, comienzan a charlar y descubren que viven en la misma calle, tienen una hija con igual nombre, etc etc. Hasta que recuerdan que se conocen de la cama. Efectivamente… son marido y mujer.

-Humor gráfico: Al texto se acompaña un dibujo o más bien al dibujo un texto. Hay grandes humoristas gráficos, a mí me gusta especialmente Forges, pongamos por caso.

Según la temática habría otros tipos de humor, como el humor tribal en el que se hace burla de ciertos nacionalismos que exaltan las grandezas de una tribu concreta.

TÉCNICAS HUMORÍSTICAS

En otra hora escriban esto en mayúsculas. Estas técnicas son muy personales, puede que otros las hayan estudiado o analizado o las llamen de otra manera, a mí son las que me dan resultado.

-EXTREMOSIDAD: Consiste en llevar al extremo cualquier situación o tema, con seguridad total acabará generando humor.

Ejemplo: El hombre bueno (representación) Un hombre muy bueno sale de su casa y se encuentra un mendigo en la acera, es invierno, está temblando de frío y con la cara afilada por el hambre. Nuestro hombre le da todo el dinero que lleva en la cartera, le da las tarjetas de crédito y el número para sacar dinero del cajero, como teme que se congele hasta el cajero le da su bufando, sombrero, guantes, abrigo y así sucesivamente hasta que le entrega incluso los calzoncillos. Aparecen un grupo de mujeres por la calle y le ven desnudo. ¡Aaahhh! Un exhibicionista. Llaman a la policía y el buen hombre termina en la cárcel. Es difícil reírse de la bondad, junto con el amor o ambos entrelazados lo mejor de la naturaleza humana. Sin embargo, llevado al extremo resulta humorístico. Cualquier tema, incluso los más sagrados, llevados al extremos se convierten en algo humorístico. Claro que otra cosa es la reacción del público, y sino que se lo digan al dibujante de la viñeta sobre Mahoma de hace unos años al que pusieron en su lista de herejes a fulminar.

CONTRADICCIÓN

Tomemos una situación, cualquiera, y hagámosla contradictoria, seguro que acabará siendo algo humorístico.

Un ejemplo: Supongamos (representación) que voy a un reality show donde el concursante que adelgace 30 kilos en una semana se llevará un millón de euros. Me digo, me sobran esos kilos y si consigo bajar de peso, además de lo bueno que es para la salud, conseguiré un millón de euros. El locutor entrevista a los concursantes, yo voy a hacer la dieta de la alcachofa, etc. Entrevista a nuestro personaje y éste dice que seguirá la dieta de la “saturación”, comerá de todo hasta reventar. Luego cuando esté saturado, ahíto, dejará de comer y así adelgazará. Risas entre el público y el locutor le dice: pero alma cándida, no comprende que si come de esa manera subirá otros treinta y tendrá que bajar 60 en lugar de 30. Etc. Estamos empleando la técnica de la contradicción.

OBJETIVIZACIÓN O DESHUMANIZACIÓN

Resulta complicado reírse de una persona de carne y hueso a la que estamos viendo, tendríamos que carecer de empatía por completo. Para hacerlo la “objetivamos o deshumanizamos”. No es algo tan terrible, sencillamente la convertimos en personaje. Os costaría mucho burlaros de César-persona, pero si me convierto en el “Gordito de León” y os cuento mis tragedias os costará mucho menos burlaros. Por eso un humorista debe transformarse en actor e interpretar personajes. Por eso lo que contamos lo hacemos pasar por ficticio aunque sea real. Es más cómodo para el espectador.

IMITACIÓN
Imitar a una persona real y llevar la imitación al extremo genera humor.

INTERPRETACIÓN

Somos actores e interpretamos personajes, si lo hacemos bien y utilizamos las otras técnicas estaremos haciendo humor.

CREATIVIDAD E IMAGINACIÓN

Sin ellas no se puede llegar muy lejos y menos en el humor. Copiar la realidad no sirve porque si somos sinceros hay pocas cosas de la realidad que nos resulten divertidas, a no ser que las transformemos.

VENTRILOQUÍA Y VOCES
Maravilloso instrumento que me gustaría poseer para darle voz a mis personajes.
Hay más pero de momento tenemos más que suficiente para hacer humor.

PRÁCTICA DEL HUMOR

Hoy trabajaremos un poco el monólogo. Como veo que nadie se anima a subir al escenario haré un pequeño monólogo improvisado (como este resumen es muy largo, recordar el monólogo corto e improvisado de la pareja, el día y la noche que solo se encuentran al albo y al ocaso).

Un monologuista debe interpretar, debe objetivar y debe narrar una historia con estructura y ritmo narrativo.

Terminamos por hoy el taller. Ha sido largo y un poco tedioso pero imprescindible para que conozcáis algo la teoría del humor. En próximas clases seremos más prácticos y trabajaremos la riso-terapia.
Antes de marcharos os pondré deberes para casa.

QUE LA RISA OS ACOMPAÑE

NOTA PARA EL TALLER VIRTUAL

Tanto los deberes para crear el personaje como el Manual del perfecto humorista lo pondré en la sección de talleres y colocaré aquí un enlace. Me gustaría subir una foto de cerdito bizco pero no la tengo a mano, la subiré en otro momento.

 

BREVES HISTORIAS DE OMEGA(El sexo en Omega)


Imagen

BREVES HISTORIAS DE OMEGA V

NOTA INTRODUCTORIA:

El esbozo de las conductas sexuales en Omega fue muy divertido. No tenía claro si la reproducción sería sexual o habrían llegado a un nivel evolutivo que les permitiera dejar el sexo solo para el placer o si tal vez convenía que el avance no fuera tan importante… Fantasear sobre el tema me llevó tiempo y al final, tras muchas elucubraciones, decidí que debería separar sexo y reproducción, de esa forma todo lo que tenía esbozado encajaría a la perfección. Solo así podría explicar el trauma que sufre el padre de Ermantis, el protagonista, y que le lleva a vivir en las montañas negras, donde se casa con Eraia y tienen a Ermantis, cuyo diario da título a la primera novela de la trilogía, Diario de Ermantis. 

Decidí que habría un sexo físico y otro virtual y que la promiscuidad fuera algo tan natural que ni siquiera se hablara de ello, pero me encontré con un problema serio para encajar ese tipo de relación sexual con una vida familiar normal y mínima. Necesitaba, por razones internas de la historia, que existiera en Omega algún tipo de vida familiar. Me puse a ello y encontré algunas razones que lo justificaran: A pesar de que la inteligencia artificial podía diseñar un número casi infinito de casas y pedir a los robots a su servicio que las construyeran, lo cierto era que el espacio en el planeta era limitado, sobre todo si se pretendía crear una sociedad humanizada y no un hormiguero, además la programación de Helenio de Moroni exigía que el número de robots fuera el imprescindible, aquel profesor chiflado odiaba la posibilidad de una robotización y mecanización en la sociedad que había planificado al crear su inteligencia artificial. Esto exigía que de alguna manera se formaran unidades familiares ya que la adjudicación de casas se hacía de forma preferente a las familias y cuanto más numerosas mejor. Por otro lado la programación de la inteligencia artificial la predisponía a crear todo tipo de incentivos para que se acabara retomando la forma de vida tradicional, familiar y tribal, que la sociedad omeguiana había abandonado tras la tragedia genocida de la batalla del valle de la Muerte y la necesidad de una relación promiscua entre los escasos hombres que sobrevivieron y las numerosas mujeres en edad fértil. Esto creó una sociedad muy diferente a las que existían en otros planetas del Cuadrante, habitadas por especies inteligentes. 

El tema del sexo aparece poco en la novela, lo imprescindible, por lo que todo aquel material manuscrito que fui creando necesitaba una salida. Este estudio de la doctora Almidina es solo un aperitivo puesto que habrá toda una serie de episodios dedicados al sexo y al romanticismo en Omega.

EL SEXO EN OMEGA

Breve extracto de la tesis doctoral que presentó Almidina Arnaica para su doctorado en sexología por la universidad de Vantis

PREÁMBULO INTRODUCTORIO

Debido a la peculiar historia de Omega, de la que solo fuimos conscientes al entrar en contacto con otros planetas habitados del cuadrante galáctico. Las etapas del desarrollo sexológico, lo mismo que en otros temas, como economía, política o tecnología, por las que atravesó nuestra sociedad no tienen parangón en ninguna otra sociedad galáctica conocida.

Tras la batalla del valle de la Muerte, el mayor genocidio de la historia de Omega, y tal vez de la historia planetario de todos los planetas habitados conocidos, toda la concepción tradicional del sexo en las diferentes civilizaciones tribales omeguianas sufrió un duro golpe y se vino debajo de forma irreversible. La mayoría de los hombres habían muerto en esa batalla y de entre los que sobrevivieron había que descontar ancianos y niños por lo que solo un número muy reducido eran actos para la procreación. Los ejércitos que se enfrentaron en la legendaria batalla habían reclutado a todos los hombres disponibles, en una horquilla de edades muy amplia, desde jóvenes imberbes, apenas salidos de la adolescencia, hasta auténticos ancianos que aún se conservaban en una forma aceptable para el combate.

Los supervivientes de la batalla fueron muy pocos por lo que para la tarea de la procreación hubo que recurrir a auténticos ancianos y a adolescentes, muchos de ellos aún sin desvirgar. Se buscaron hombres en los parajes más recónditos que hubieran podido librarse del reclutamiento. Aún así su número era ridículamente bajo comparado con las mujeres en edad fértil. Fue por ello que se pidió ayuda a los dioses “como así fueron llamados los tripulantes de la nave en la que había llegado El Mesías de Omega. Incluso éste fue requerido y suplicado hasta la extenuación para que no solo engendrara el mayor número posible de hijos en su amada, sino que no se conformaron con ello y utilizaron al mayor número de mujeres en edad fértil para engendrar. 

Los tripulantes de la destino terminaron agotados después de mantener un número tan elevado de relaciones sexuales que hubieran dejado fuera de combate a un dios mitológico. A pesar de lo placentero que sin duda debió resultar tal actividad sexual con distintas y bellas mujeres todos, sin excepción, por unanimidad acabaron aprobando la propuesta del comandante, el Mesías de Omega, para otorgar a los omeguianos la tecnología genética necesaria que les permitiera la fecundación in vitro, incluso la clonación directa. Hasta la tripulación femenina de la nave, ante la presión ejercida por los omeguianos se vio obligada a embarazarse año tras año del omeguiano que eligieran. Los dioses tenían que procrear sin pausa, y solo cuando la tecnología genética logró que la población subiera exponencialmente pudieron darse un respiro y tomárselo con calma. Es cierto que habrían podido negarse puesto que la fuerza estaba de su parte, pero tal vez la tentación de unas relaciones sexuales ilimitadas con cualquiera que les apeteciera fue demasiado fuerte incluso para los dioses, que una vez convencidos por el Mesías de Omega de la necesidad de ayudar al pobre planeta diezmado y decidido él mismo a permanecer allí por tiempo indefinido, al enamorarse perdidamente de una omeguiana, no dejaron de rodar cuesta abajo, saltándose todo el protocolo establecido para el primer contacto con una civilización inteligente en un nuevo planeta y los topes morales que les imponía el decálogo moral de la expedición.

Esta situación propició un cambio drástico en el concepto de relaciones sexuales que se habían mantenido hasta entonces en las diferentes sociedades omeguianas. La promiscuidad se convirtió en una necesidad insoslayable y cada hombre capaz de engendrar tuvo a su disposición un incalculable número de mujeres. Sin duda fue una época extraña, tanto para mujeres como para hombres, y marcaría para siempre el concepto de sexualidad en Omega.
Solo décadas más tarde, cuando gracias al esfuerzo reproductivo y a la tecnología genética puesta a disposición de la sociedad omeguiana por la tripulación de la nave en la que llegara a nosotros el Mesías de Omega, el planeta recobró una población aceptable, se produjeron algunos intentos de regresar a los viejos tiempos, pero éstos ya habían pasado y como sucede siempre en estos casos, quienes lo intentaron quedaron tan obsoletos como la tecnología prehistórica que había utilizado la civilización omeguiana hasta la llegada de nuestro mesías particular.

Durante años los habitantes de Omega se dedicaron con gran celo a la reproducción y a cuidar de sus retoños, alimentándoles y educándoles con los medios que les fue dando con cuentagotas la tripulación de la Destino. Se establecieron turnos rotatorios para la reproducción, el cuidado y alimentación de la población y el estudio, en escuelas especiales, de la tecnología alienígena. Omega dio un salto gigantesco en su evolución y toda su civilización cambió para siempre.

Una vez que se saltara la línea roja por parte de la tripulación de la Destino, no tuvieron el menor inconveniente en saltarse las demás líneas y poner a disposición de los omeguianos cuanta tecnología les fuera requerida y aprendida por sus habitantes. No tardaron en hacerse con la tecnología del viaje por el espacio y así descubrir que no estaban solos en el Cuadrante. Todo se hubiera descontrolado provocando consecuencias imprevisibles de no haber sido llamada la Destino a volver su hogar. Pero de eso hablaremos en otro capítulo.
Resumiendo lo visto hasta ahora podemos decir que la vivencia actual de la sexualidad en Omega, con sus indudables lacras, procede de aquel momento. A nuestros amados ancestros les hubiera parecido una espantosa aberración, y de hecho un número importante de ciudadanos, en cuanto vieron claro que la población de Omega no se extinguiría, decidieron exilarse refugiándose en las Montañas Negras, lo que dio origen a lo que hoy conocemos como granjeros rebeldes. 

Continuará.

 

Diario de un gigolo III (Versión Sonymage)


DIARIO DE UN GIGOLÓ

CAPÍTULO I

LILIAN (CONTINUACIÓN)

Nunca podría pagarle todo lo que hizo por mí, lo que me enseñó, ni en dinero, ni mucho menos en “carne”. Eso sí, apreciaba el cariño como el mayor tesoro del que puede disponer un ser humano, tal vez por eso lado podría intentar pagar mi deuda, aunque me llevaría muchos años.

Lily estaba sobre todo interesada en que Amako me enseñara shiatsu, un masaje japonés del que había oído hablar, pero no se decidió hasta recibir lo que debió ser un esplendoroso masaje shiatsu por un japonés (fue un viaje de negocios, aunque mi patrona siempre aprovechaba los viajes también para sus placeres). Estaba convencida de que sus clientes pagarían lo que fuera por un buen masaje, en cuanto lo descubrieran. Se puede decir que yo era un adelantado, lo mejor de su “tropa” según ella. Si luego conseguía darle un masaje aceptable, aunque no fuera como el del japonés, mandaría a más personal a recibir lecciones de Amako, salvo que yo fuera capaz de dárselo a sus pupilas, de pupilos ni hablar Lily, le dije, y ella sonrió con aquella sonrisa suya que lo mismo podía elevarte al cielo que hundirte en el infierno.

Pero me estoy adelantando. Mi mente retrocedió un poco, algo más de un año, para recordarme cómo había comenzado todo.

EL PUB DE PACO

A pesar de lo agradable que me estaba resultando recrearme en la imagen de Amako y lo placentera que fue nuestra intimidad durante los meses que convivimos, la mente, siempre caprichosa, siempre voluble, me impidió retener a la dulce Amako entre mis brazos por más tiempo. Una parte de mi mente parecía muy interesada en rememorar los orígenes, cómo empezó todo, como si de esta manera pudiera encontrar explicaciones que nunca nadie le había pedido, ni yo mismo, o ser absuelta de hipotéticos pecados que yo nunca creí haber cometido. A pesar de que mi vida siempre había sido para mí transparente y cristalina, como el agua fresca de un arroyo de montaña, algo en mi interior, tal vez el “yo” hipócrita, ese que siempre quiere ir con los demás, vayan donde vayan y aunque se arrojen al abismo (¿dónde va Vicente?, donde va la gente?) quisiera a toda costa justificar lo que casi todo el mundo considera injustificable, que alguien venda su cuerpo por dinero y se convierta en un prostituto o gigoló.
Fuera la que fuere la razón que tenía mi mente más hipócrita, pacata y reprimida, parecía estar obsesionada con hacerme revivir unos recuerdos que yo conocía ya muy bien.

El pub de Paco estaba situado por la zona de Bilbao, para quienes conozcan la capital, y de cara al exterior no se diferenciaba en nada de los muchos bares de copas del barrio, que entonces comenzaban a llamarse “pub” y que a mí, siempre tan romo para los idiomas, me sonaba como a “puf”. ¿Dónde vas tío? “Puf”, dónde voy a ir, a tomarme una copa. ¿Sería por eso que los llamaban “pufs”? Creo recordar que la aparición de los bares de copas tuvo mucho que ver con el ansia imitativa, anglófila, que nos invadía a los españoles por entonces, imagino que en gran parte debido a los famosos Beatles y al rastro que dejaron aquellos escarabajos o cucarachas, como me comentó un compañero sabiondo y que “fardaba” de hablar inglés como los ángeles ingleses, que era la traducción al español.

La casualidad, o el destino, o tal vez mi deseo subconsciente de acabar de una maldita vez por todas con aquella miserable vida que llevaba, trabajando en empleos desagradables y mal pagados para lograr juntar lo indispensable para los gastos de matrículas y otros a los que no llegaba la cortísima asignación de mis progenitores, me llevaron aquella noche frente al pub de Paco. Regresaba yo del cumpleaños de un compañero de clase en la universidad al que apenas conocía y con el que solo había intercambiado un par de frases por pura cortesía. Con el tiempo me enteraría de que la invitación había tenido un claro tinte egoísta, con ella buscaba atraer a muchas chicas guapas entre las que hizo correr la voz de que “el guaperas” asistiría. En aquel tiempo me costaba mucho aceptar que pudiera tener algún atractivo para el bello sexo. Fui un adolescente larguirucho, pecoso, granuloso, repelente, como me decían las chicas, y tanto me acostumbré a sus desplantes y burlas, que mi éxito nada más llegar a la universidad me pilló de sorpresa por completo. Además mi desgraciada historia con María me hacía mirar con muchísimo recelo incluso a las chicas más guapas. *

*NOTA DEL EDITOR: Los lectores pueden conocer la historia completa de María, así como la de todas las mujeres que aparecen en esta historia, leyendo “Cien mujeres en la vida de un gigoló” que pueden adquirir en todos los comercios del ramo a un precio módico.

Como decía, regresaba de aquel malhadado cumpleaños al que nunca debí haber ido. ¿Por qué acepté? ¿Puede uno saber porqué elige un camino en una encrucijada y no otro, por qué mover un dedo puede cambiar tu vida y no moverlo significará ser un gris y anónimo oficinista? Nadie conoce el profundo sentido de la vida, ni si hay oficinistas allá arriba que van trazando nuestro itinerario en la vida como un funcionario de justicia tramita la ejecución de una condena, una vez que la sentencia ha adquirido el carácter de firme. Tal vez influyera en ello que me lo pidiera casi de rodillas la supuesta novia de uno de los amigos íntimos del homenajeado. Como supe después, para mi desgracia, la chica al parecer estaba colada por mis huesos y estaba esperando el momento de arrojarse en mis brazos y dar un desplante público y drástico a su novio.

Apenas conocía a nadie en la fiesta, excepto a la mencionada novia y a un par de amigas suyas. La mencionada novia estaba muy ocupada preparándole la trampa al novio y las dos amigas estaban tan asediadas que me serví un gintonic y me dediqué a observar “el percal” desde un rinconcito a oscuras.

Continuará.

CRAZYWORLD IV


DOLORES

Nuevo Imagen de mapa de bits

Una mujer, tan gruesa que la puerta se aparta un poco para dejarla pasar, se introduce en la habitación, con la fuerza de un tornado. Empuja un carrito metálico, que en sus grandes manos, parece un cochecito de bebé. Está repleto de bandejas que tintinean como campanitas de fiesta. Todas son redondas y ocultan alimentos bajo campanas metálicas que relucen como los chorros del oro. Ni en los hoteles más lujosos se sirven desayunos tan pantagruélicos, ni siquiera en la suite presidencial.

Cómo puedo recordar este detalle, cuando ni siquiera soy capaz de pronunciar mi nombre… Es un misterio.

-Hola, amigo. Me llamo Dolores, para servir a Dios y a usted, como decía mi abuela. ¿Puedo preguntarle su nombre?

-Puede, aunque siento mucho no poder contestar. Ni siquiera lo recuerdo.

-No se preocupe. Los golpes en la cabeza tienen estos efectos.

-¿Cómo sabe que me golpeé la cabeza?

-Dolores conoce todo lo que sucede en Crazyworld. No hay nada que se le escape. Anoche sufrió un accidente en su coche y los vigilantes de seguridad le encontraron desmayado a la puerta.

Extendió un mantel sobre mi pecho, tras doblar la almohada y acomodarse. Puso en mi regazo una bandeja con patas y destapó un par de platos que olían tan bien que alimentaba con solo bajar la nariz.

-Riñones al jerez y salchichas con huevos a la plancha. Imagino que tendrá usted mucho apetito, amiguito.

Antes de que pudiera responder lo hicieron mis tripas, emitiendo un gluglú muy aparatoso.

-Hágalas caso, amiguito, y no se preocupe por la cuenta, que esto es gratis.

-Me alegro que haya sacado el tema. ¿Han encontrado mi cartera o alguna tarjeta de crédito?

-Aún no. Eso ayudaría. No a pagar la cuenta –que el doctor Sun ya ha dado órdenes de que se le trate como a su invitado- sino a identificarlo.

-¿Quién es el doctor Sun?

-El director médico de Crazyworld. Si él no puede curarle, créame cuando le digo que nadie lo hará. ¿Quién le atendió anoche?

-¿No me dijo que lo sabía todo?

-Pero antes hay que preguntar.

-Pues solo recuerdo a una enfermera muy rara, que me miraba como si me fuera a clavar los colmillos. Se relamía cada poco. Me sentí un bomboncito en su boca.

-Kathy. Esa es Kathy. Ni siquiera es enfermera. El doctor Sun la obliga a trabajar, como terapia… Pero vaya comiendo, buen hombre, que yo mientras tanto le pondré al corriente de los secretos de Crazyworld. ¿Quiere un vaso de zumo para bajar la comida? ¿Sí? Pues como le decía Kathy es una paciente. La pobrecilla es ninfómana o adicta al sexo, como se dice ahora. No puede ver un pantalón sin tirarse a él, aunque lo lleve una mujer. Le gustan sobre todos los nuevos, si son jóvenes y guapos, como es el caso, mucho mejor… Tenga cuidado con ella, porque hasta a mí un joven tan guapo como usted me hace tilín entre los pechos. Se relamía porque estaba imaginando lo que hará con usted, amiguito. Pero no se preocupe, porque la jefa de enfermería, la señorita Ruth, ya ha ordenado que cierren su habitación por las noches y un celador vigilará la puerta para que ella no pueda colarse.

Dejé de comer riñones, muy sabrosos, para hacer una pregunta mientras imaginaba qué podría estar haciendo mi sex-appeal entre sus enormes pechos.

-¿Y quién le dio vela en este entierro a esa señorita Ruth?

-No se deje guiar por sus instintos, amiguito, o Kathy se lo merendará en dos bocados. Hágame caso. Sé lo que me digo. Más altas torres han sido exprimidas por sus colmillos de vampira. En cuanto a la señorita Ruth, se trata de una mujer mayor, delgada como un palo, plana como una tabla de planchar y tan desagradable como una serpiente de cascabel. Pero sabe lo que se hace…

Di buena cuenta de los últimos riñones y me pasé a las salchichas con huevos a la plancha. Mientras Dolores continuó poniéndome al día de los secretos de Crazyworld. Aquella mujer hablaba más que un locutor de radio retransmitiendo un acontecimiento que no termina de echar a andar.

-Aquí estará bien, amiguito. Dolores lo cuidará como al hijo que nunca tuvo. Aunque no me vendría mal que eligiera un nombre provisional. Me siento como una tonta, hablando sin parar y sin poder dirigirme a usted por su nombre.

No le hice caso. Acabé las salchichas y los huevos. Dolores me sirvió una taza de café que olía como el elixir de la eterna juventud. Me untó las tostadas con mantequilla y mermelada de fresa. Antes de llegar a clavarle el diente a la primera, se abrió la puerta y un armario malencarado, vestido de blanco, se dirigió a ella con muy malos modos.

-El doctor Sun le está esperando.

-Dígale al doctor, Albert, que no pondré a mi protegido en sus garras con el estómago vacío. ¡Vaya a decírselo! No se quede ahí, como un pasmarote.

La puerta se cerró tras Albert. Mordí la tostada y Dolores volvió a lo suyo.

 

Continuará.

 

 

TALLER DE HUMOR


 

          AVISO A LOS INTERESADOS

   Pronto se pondrán en marcha las clases presenciales del taller de humor en la sede de la Asociación para enfermos mentales “Luz de la Mancha” donde estoy dando un cursillo de yoga mental. Subiré aquí un resumen de cada clase, con tareas y deberes para los participantes. Y para quienes estén interesados en participar en un posible taller de humor virtual les dejo el enlace de Sonymage donde podrán apuntarse.

 

   http://www.sonymage.es/foro/viewtopic.php?f=13&t=17459