Mes: noviembre 2013

TALLER DE HUMOR/QUINTA CLASE


Imagen  
TALLER DE HUMORQUINTA CLASENOTA PREVIA: Me olvidé de llevar a la clase física mi libreta, donde hago la programación y escribo las notas que luego utilizaré. Es por ello que hago referencia a textos que no utilicé en la clase física y que ahora aparecen aquí por arte de magia. El humor tiene estas sorpresas. Tuve que improvisar, pero aquí está todo tal como lo había preparado.

Buenas tardes. Que la risa nos acompañe.

MÁXIMA DE LA SEMANA
-Bromear es una de las cosas más amenas de la vida, pero cuesta muchos años de aprendizaje.
Ling Yu Tang, escritor chino.

Os pido disculpas porque me olvidé la libreta en casa, hoy tendremos que improvisar.

ORQUESTA DE ANIMALES

DSCF1742
Oing, el cerdito bizco os da la bienvenida a esta nueva clase.
-Hola, amiguitos, qué tal la semana, cuesta salir de casa con este frío solo para reírse un poco, pero nos lo pasaremos bien. Aún no se inició la rebelión en la granja, pero cuando seamos más lo trataremos seriamente y votaremos.
Hoy he traído un archivo con sonidos de animales domésticos. Vamos a imitarlos para formar una orquesta, un poco anárquica pero orquesta al fin y al cabo.

TRABAJANDO CON LOS PERSONAJES
Cada semana intentaremos avanzar un poco en la creación de nuestros personajes, aunque sea solo un pequeño detalle eso demuestra que el personaje sigue creciendo en nuestra cabeza.
Hoy os voy a presentar a Alfredo el montañero.

Cada uno de vosotros tiene que empezar a esbozar un poco los personajes secundarios que darán la réplica al personaje principal. Al mismo tiempo vamos a comenzar la historia, la narración. Para ello hay que elegir un momento en el tiempo y un lugar. Podemos elegir, por ejemplo, el hogar de nuestro personaje y un momento del día… pongamos que se acaba de despertar. A partir de ahí vamos contando lo que hace nuestro personaje, y al hacerlo nos damos cuenta de sus gestos, de su conducta, de cómo hace las cosas. Un personaje se crea con estos pequeños detalles.
En el caso de que el personaje sea un animal haremos lo mismo, lo situaremos en un lugar y un tiempo y le pondremos en contacto con algún personaje secundario. En el caso de nuestro amigo, el viejo perro pastor, lo situamos en la residencia, ponemos en marcha un personaje secundario para que le de la réplica y escogemos una de las historias que nos va a contar como ha hecho su autor.
Si pensamos en nuestro personaje a lo largo de la semana, en momentos de ocio, como si fuera una diversión, mejor incluso que ver algo que no nos gusta en la televisión, encontraremos que puede resultar muy divertido, el personaje va creciendo y se convierte en alguien de la familia.

NUESTROS RAPS

Yo me lo dejé en la libreta, pero ahora lo tengo aquí. Como os he dicho si alguno quiere que suba su rap a la página donde se está desarrollando el taller, que me lo mande por correo, por ejemplo.
Ponemos la base de la música de rap. Intentaré encontrar otra mejor en youtube y con esa música de fondo cantamos nuestros raps.

EL RAP DEL HUMORISTA
Soy humorista.
Eso se ve a la vista.
Ando como un pato,
Porque me aprieta el zapato.
Cuando lloro,
Todos se ríen a coro.
Si estoy triste
Tengo que contar un chiste.
Camino en la cuerda floja.
Si no escucho la risa
No me llega el cuerpo a la camisa.
Si no hago reír
El dueño del escenario
Me pondrá a freír
Como un pobre canario.
Dejo en el armario
Mis problemas en la vida
Para que todo el mundo
Pueda tocarse la barriga.
Soy humorista,
Eso se ve a la vista.
Nadie me contrata
Porque estamos con recortes.
Dicen que la risa
No da de comer,
Si lo sabré yo
Que tengo que pacer
Las hierbecillas del campo.

Ahora quienes hayan hecho su rap lo cantarán también con la música de fondo.

EL MONÓLOGO
Hoy escucharemos otro monólogo de Gila, el de la guerra.

ANÁLISIS
Como veis el humorista se convierte en actor, crea un personaje, aunque sea muy básico. A Gila le basta con ponerse una boina y es un paleto o con ponerse un casco de guerra y ya es un militar. Su voz intenta ser un tanto candorosa, como si fuera un ingenuo o un tonto. Eso forma parte de la caracterización del personaje.
Una vez que se transforma en actor hace una pequeña introducción, nos sitúa en un escenario para contarnos una historia, en este caso sobre la guerra en general.
Utiliza a veces un instrumento, un medio mecánico para apoyar la historia, el teléfono, aunque a veces habla al espectador directamente, olvidándose de que está haciendo una llamada al campo de batalla.
Un monólogo no suele durar más allá de diez minutos, si dura más se puede hacer un poco pesado, y si dura muy poco al espectador apenas le da tiempo a saborear el caramelo.
En este tiempo se engranan varias sobre el mismo tema, que duran más o menos. Entre cada historia se hace una pequeña pausa para dar tiempo al espectador a asimilarla y reír. Un buen humorista sabe ante qué público está durante ese concreto show y si tiene que improvisar y añadir alguna morcilla, lo hace.
La temática puede ser muy variada, pero como observaréis las leyes básicas del humor siempre funcionan.
La contradicción en el caso de que se ordene un alto el fuego para que pase una anciana o la bronca de la mujer cuando el soldado llega lleno de barro y él se defiende alegando que en la guerra hay barro y ha tenido que reptar por el suelo, o cuando el soldado se asombra de que en la guerra se pueda matar a todo el mundo y nadie te diga nada y en cambio si lo haces fuera de la guerra te detienen y te llevan a la cárcel.
La extremosidad que está presente en todas las historias que pueden ser más o menos realistas y cotidianas, en una guerra, se entiende, pero que son llevadas al extremo para que se genere el humor. Como es lógico en un monólogo sobre la guerra el género tiene que ser necesariamente el humor negro.

CANTANDO AL RITMO DE UNA MARCHA MILITAR

Para entrar un poco en calor, porque nos estamos quedando fríos, vamos a desfilar, como si estuviéramos de maniobras en un campamento. Para ello he elegido unas marchas de la película La chaqueta metálica de Kubrik. Hubiera preferido la de oficial y caballero, porque creo recordar que las letras eran algo menos groseras. De todas formas que nadie se asuste porque como nos ha dicho Gila, estamos en una guerra.

A TIRARNOS FLORES
Somos los mejores
…….
Por eso nos tiramos flores
……
Nos hemos marchado de casa
……..
Porque allí no hay guasa
…..
No queremos la guerra
……
Porque es muy perra
…….
Y hacemos el humor
…..
Porque no nos dejan hacer el amor
……..
Y por eso desfilamos
……
Con el fusil en las manos
……
Y si no nos reímos
…..
El sargento nos convierte en mininos
……
Miau miau miau
…..
Yo quiero una sardina
……
Porque no tengo minina
……
Miau miau y miau
Y con esto terminamos de desfilar y nos sentamos. Cada uno puede crear en casa su propia letra y la cantaremos aquí.

INTERPRETANDO
Hoy os he traído una escena de tres sombreros de copa de Miguel Mihura. Tenemos que decidir si nos gusta más que la venganza de don Mendo para ir trabajando en ella un poco cada clase.

MIMO
Hoy elegimos como historia para contar un día de nuestra vida. Por ejemplo decimos con gestos que estamos durmiendo, suena el despertador y cada uno reacciona a su manera, nos lavamos, desayunamos, tomamos el coche para ir al trabajo, etc. Cada uno puede elegir sus momentos personales del día.

BAILANDO

Como de nuevo nos quedamos un poco fríos nos ponemos en pie y bailamos un poco con la música disco. Con esto lo que estamos haciendo es perder el miedo al ridículo, el defecto más grande de un humorista.

DEBERES
Os propongo crear un diccionario humorístico conmigo. Cada uno se inventa una palabra que no esté en el diccionario y la define. Yo por ejemplo escojo la palabra “fumano” y su significado es humano que tiene que esconderse para fumar intentando conseguir que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.
-Vamos a comenzar la creación de un chiste. Elegimos un personaje, por ejemplo Jaimito. Elegimos un tema, por ejemplo la política, el futbol, los toros, etc y de momento nos quedamos ahí. En la próxima clase desarrollaremos la historia que será la materia prima del chiste.
-Ensayar en casa la escena de la obra de Mihura.
Para terminar vamos a utilizar el móvil apagado para llamar a una Cia de seguros, tenemos que contarles que hemos tenido un accidente. Nos responde una máquina. Yo haré de máquina o de cliente según vosotros escojáis una cosa u otra.

NADA MÁS. FELIZ SEMANA. QUE LA RISA OS ACOMPAÑE

DEBERES CUARTA CLASE TALLER DE HUMOR


DEBERES CUARTA CLASE

-Trabajar con los personajes, añadiendo algún matiz, e iniciando la historia del personaje. Si necesitáis personajes secundarios tendréis que hacer un pequeño esbozo de ellos.

-Tenéis que intentar crear la letra de un rap que luego “cantaremos” en clase con una base de música de rap.

-Tenéis que seguir mejorando vuestros sonidos de animales, eligiendo uno o más de uno con los que formaréis parte de la orquesta de animales.

-Tenéis que leer la Venganza de don Mendo para luego interpretarla aquí. Declamad el párrafo del personaje en casa, delante de un espejo, por ejemplo, o delante de vuestra familia, si os lo permite y no la emprende a tomatazos o os cierra la puerta de casa, ¡con el fío que hace!

 

TALLER DE HUMOR-CUARTA CLASE


TALLER DE HUMOR

CUARTA CLASE

Buenas tardes y que la risa nos acompañe.

Hoy tenemos ordenador por lo que vamos a utilizar los archivos de sonido para trabajar un poco sobre las diferentes risas automáticas que podemos generar. También escucharemos sonidos de animales para que vayamos aprendiendo a imitarles y de esta manera llegar a formar una especie de orquesta animal. Analizaremos un monólogo de Gila, a elegir, el de la guerra o el de los paletos. También os he traído música para bailar, de esta manera entraremos en calor y al mismo tiempo nos desinhibiremos recorriendo otra etapa hacia nuestra meta de ser actores, aunque sea mediocres, un humorista tiene que ser también un poco actor o no será buen humorista. Tenemos una clase muy completa y variada, vamos a empezar.

MÁXIMA HUMORÍSTICA

Como en todas las clases escribiré una frase humorística que escribiréis en vuestros cuadernos y sobre la que reflexionaremos durante la semana.

La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son.
» Winston Churchill (1874-1965) Político británico

TRABAJANDO CON LOS PERSONAJES

Durante cada semana iremos añadiendo un matiz o un decorado nuevo a nuestro personaje. Revisaremos los personajes y hoy comenzaremos a contar una pequeña historia sobre ellos. Tenemos que decidir si son solteros o casados, si tienen familia, y en ese caso esbozar un poco cómo es la pareja, los hijos, los amigos, etc. En el caso de personajes animales decidiremos si los antropomorfizamos o los dejamos como tales animales, aunque habrá que darles voz. Si por ejemplo es un perro puede decir “guau-guau-guau” y nosotros traduciremos, pongamos por caso, “hola, majo, cómo estás”. Según las características del animal, en este caso el perro, lo situaremos en un entorno determinado. Por ejemplo alguien ya ha decidido que se trata de un perro policía que está jubilado y residiendo en una residencia canina. En ese caso podemos elegir a un interlocutor para contar la historia, como si se tratara del abuelo Cebolleta, y de esta forma nuestro personaje podría ir contando sus batallitas. Si se trata de un conejo podemos inspirarnos en Bugs Bunny el conejo de la suerte, y darle la cualidad de ser un “suertudo” lo que nos ayudaría mucho a buscar situaciones humorísticas.

UN SALUDO DE NUESTRAS MASCOTAS

Como en todas las clases mi mascota “Oing” el cerdito bizco, saludará al resto de mascotas que responderán a su manera y nos contarán algo. Con el tiempo, y conforme os vayáis animando, iniciaremos una historia, algo así como Rebelión en la granja, al estilo de George Orwell. De momento nos conformaremos con que nos sirvan para perder el miedo a hacer el ridículo.

DEBERES DE LA SEMANA PASADA

Os sugerí que recopilarais algunos chistes, para leerlos e interpretarlos aquí, y analizarlos. Si alguno lo ha hecho puede contarlos y trataremos de irlos diseccionando poco a poco. El chiste no es mi especialidad, me cuesta mucho, pero eso no importa porque de lo que se trata es de crear nuestros propios chistes desde cero y ver el mecanismo interno de todo chiste.

Para empezar comenzaremos con un poco de teoría del chiste que iremos ampliando poco a poco. Comenzaré intentando esbozar unas leyes básicas del chiste.

LEYES BÁSICAS DEL CHISTE

-Cuanto más comprimido es un chiste más intensidad humorística genera y más risas provoca. Dicho en una ecuación matemática: A igualdad de creatividad y originalidad entre dos chistes, siempre resultará más gracioso el más breve.

-Cuanto más se adopte la temática del chiste al sentido del humor del espectador o espectadores, más cosquillas les hará. Hay que tener en cuenta que en el humor no prima tanto la calidad indudable e indubitable como el llegar al espectador. Si haces un chiste maravilloso pero demasiado intelectual para la media de espectadores que asisten a tu espectáculo, o te ríes tú solo o mejor lo dejas para otro día.

Otro día veremos más leyes básicas.

TEORÍA DEL CHISTE

Freíd lo comparaba con los actos fallidos que como sabemos son ventanas o escapes o fugas de una realidad difícil de aceptar. En forma humorística podríamos decir que el chiste es como una ventosidad que se escapa a pesar de los esfuerzos por controlarla del interfecto. Como nuestra sociedad no permite ciertas expresiones o formas de pensar, pues utilizamos el chiste como vía de escape o “pedorreta” dicho en forma de humor escatológico.

Se puede decir que el chiste como género humorístico está contaminado por esta cualidad de acto fallido. Por eso en su temática encontraremos muchos temas políticamente incorrectos, sexismo, racismo, sexualidad cercana a la pornografía, tribalismo, burla de profesiones, de algunos defectos físicos, etc. El chiste es una especie de caja de Pandora o cajón de sastre, donde cabe todo, desde lo mejor a lo peor, o “pedor” como dice un conocido locutor radiofónico. Otro día seguiremos con la teoría del chiste.

BAILANDO EN LA DISCOTECA

Para calentarnos y para perder el miedo a hacer el ridículo, ahora nos levantaremos todos y comenzaremos a bailar al ritmo de la música que he traído. Otro día podéis traer las músicas bailables que más os gusten en vuestros pendrives. Bailamos como los indios. Yo voy el primero moviéndome en círculo y vosotros detrás. Una de las músicas que he escogido es electrónica, que nos servirá también para bailar moviendo nuestras piernas de forma tal que bien podríamos ser personajes caminando de una determinada forma, robots o frikis o pijos caminando como si se fueran a partir en una discoteca de alto standing.

TRABAJANDO CON EL RAP

He traído también algunas canciones de rap español para iniciar un juego, se trata de crear letras para raps. Uno de los archivos es una base musical para ponerle letra. Como esta es una clase de humor, haremos una letra humorística. Yo trabajaré una letra de rap sobre el humor. Hoy podría improvisar algo parecido a esto:

Soy humorista
Eso se ve a la vista
Dicen que soy un amor
Porque les causo dolor…

Como veis se trata de crear pareados o ripios o letras que podemos ir cantando, más que cantando, declamando, mientras nos movemos sobre un supuesto escenario o caminamos por el local. Será un juego interesante de risoterapia. Para la próxima semana tenéis que intentar esbozar una letra de rap.

ESCUCHANDO EL MONÓLOGO DE LOS PALETOS

Hemos elegido este monólogo de Gila que escucharemos a trocitos y lo iremos analizando. Como veis el monologuista hace una pequeña presentación, se convierte en un personaje, en este caso un paleto de pueblo. Se pone una boina y nos sitúa en un pueblo hipotético donde pasan cosas graciosas. Utiliza la técnica de la extremosidad llevando las cosas al extremo. No es creíble que unos paletos de pueblo se dediquen a darse de cabezazos contra una piedra como un juego en la fiesta del pueblo, no es creíble pero funciona como humor porque es extremo. Utiliza la contradicción puesto que el narrador se burla de quienes golpean piedras con la cabeza pero lo hace porque no se ponen boina, con lo que quien se hace pasar por listo resulta más tonto que el propio tonto del que se ríe. Una contradicción que funciona. También se utiliza el género negro. Por ejemplo un padre que ha perdido un hijo porque se ha dado un cabezazo y ha quedado difunto, suelta aquello de: he perdido un hijo, pero cómo nos hemos reído. Es típico humor negro.

Aquí Gila hace una presentación brevísima, se caracteriza muy escuetamente de personaje y nos cuenta una serie de historias hilvanadas, como salchichas, a un mismo decorado y entorno, un pueblo de paletos en fiestas. Un monologuista puede usar este formato o puede contar una historia más larga, salpicada de incidentes. Lo importante son tres cosas:

-El humorista interpreta un personaje.
-El humorista hace una breve presentación situando la historia.
-El humorista nos cuenta una historia o varias historias hilvanadas con la estructura y el ritmo de una buena narración.

COMENZANDO A HACER TEATRO

Dentro de los juegos que vamos a practicar para ir avanzando en nuestra etapa como actores principiantes, hoy os voy a repartir una escena de la Venganza de Don Mendo de Muñoz Seca. Leeremos unas escenas interpretando a los personajes, como si fuera una lectura teatral antes de comenzar los ensayos en serio. Si vemos que no nos gusta mucho o no encajamos podemos probar con Cinco sombreros de copa de Mihura o buscaremos otra pieza.

Se trata de leer el párrafo del personaje con entonación. Otro día nos levantaremos y actuaremos como si estuviéramos en un escenario, procurando gesticular y movernos como lo haría el personaje.

Nada más. Nos estamos quedando un poco fríos. Vamos a bailar otro poco y luego nos vamos.

QUE LA RISA OS ACOMPAÑE

CRAZY WORLD V (El doctor Sun)


Imagen

EL DOCTOR SUN

Dolores continuó contándome chismorreos sobre aquella clínica del demonio. Algunos eran más bien secretos o misterios, sin duda muy importantes, pero a los que no hice demasiado caso, muy ocupado en rematar el desayuno. Aún ignoraba que un tal Jimmy, “El Pecas”, tomaría el relevo de Dolores y me desvelaría con pelos y señales qué me esperaba de ahora en adelante.

Dolores recogió la bandeja, la colocó en el carrito y se acercó a darme un beso maternal, que yo agradecí como un pollito angustiado agradecería a su mamá clueca que le librará del miedo a ser comido por el habitual zorro, depredador de gallineros. En ese momento entró de nuevo Albert, como un ciclón.

-El doctor Sun me ha ordenado que lo lleve inmediatamente a su consulta.
A Dolores, inclinada sobre mi frente, con sus castos y enormes pechos reposando en mi nariz, no le hizo demasiada gracia la interrupción.
-Usted es idiota, Albert, y en su casa aún no lo saben.

Se irguió en toda su majestuosidad frente al matón de gesto agrio (tal vez se desayunaba con zumo de limón puro) y a punto estuvo de sacarlo del cuarto a sopapos. Pero se lo pensó mejor (tal vez el hecho de que yo hubiera terminado mi desayuno ayudó bastante) y acató las órdenes del gran jefazo, no sin antes poner las cosas en su sitio.

-Dígale al doctor que no consentiré que se lleve a mis pacientes sin desayunar. Que sea la última vez.

-Eso se lo explica usted misma al doctor.

-Lo haré. ¡Vaya si lo haré! Y por lo que a usted se refiere quiero que me trate a este joven como si fuera mi hijo o caso contrario me rendirá cuentas.

Albert calló, por la cuenta que le traía y Dolores salió con el carrito, muy tiesa y muy oronda. Las jambas de las puertas se apartaron unos centímetros, temerosas y recatadas.

Aquel mamón, matón y de leche agria, en cuanto mi benefactora desapareció de su vista, perdió los pocos escrúpulos que le quedaban. Sin presentarse, como es de buena educación, y sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, como es de gente, buena o mala, temerosa del destino, me tomó en sus brazos, sin ninguna consideración y se disponía a dejarme caer sobre una silla de ruedas, que había de traído de su mano, sin darle la menor importancia, cuando yo grité, primero, y después anuncié que no estaba dispuesto a presentarme en la consulta de un eminente doctor en pijama.

Albert me dejó caer sobre el lecho, que rechinó sobre sus goznes, y se dirigió, hecho un basilisco, al armario empotrado. Allí revolvió hasta sacar unos vaqueros con las rodilleras rotas y una camisa vaquera a rayas rojas y azules, realmente repugnante. Me calzó unas sandalias, tipo “pescador de hombres”, y tras haberme arrancado el pijama a mordiscos y colocado de cualquier manera la ropa, me volvió a tomar en brazos e hizo como que mi peso le obligaba soltarme bruscamente. ¡Embustero, trapacero, hijo de p…! La silla crujió, las ruedas se desinflaron y mi cuerpo protestó como un millonario al botones de un hotel de seis estrellas.

Todo fue inútil, porque aquel maldito matón emprendió una loca carrera. La puerta no se expandió, como en el caso de Dolores, y mis rodillas tropezaron con las jambas, primero con una y luego con otra. Mientras Albert conducía la silla por el pasillo, como si fuera un bólido de fórmula uno, me restregué mis rótulas y busqué roturas en huesos y músculos. No sufría daño alguno y observé curioso cómo la ropa se ajustaba a mi cuerpo, como si fuera de mi talla, o más bien como si hubiera sido hecha a medida. Anoté el dato para preguntarle a Dolores en la próxima ocasión.

Me habían adjudicado un cuarto en la quinta planta, la misma donde estaba situado el despacho del famoso doctor Sun. Eso me permitió librarme de la entrada en el ascensor. El grosero, estúpido y malnacido hijo de perra (me estoy refiriendo a Albert) llamó suavemente, casi diría que con dulzura, a la puerta, con sus nudillos de boxeador retirado. De haber empleado esa misma dulzura conmigo ahora nos estaríamos besando como apasionados amantes que acabaran de conocerse.

Una voz baja y varonil le invitó a pasar. La imagen que me hice del doctor Sun antes de atravesar la puerta fue más o menos ésta: fornido, ancho de hombros, alto, perilla a lo Freud, traje oscuro, estetoscopio colgado de su cuello…

Lo que vi fue esto otro: Un hombre tan canijo que su cabeza apenas sobresalía de la mesa de su despacho; tan morenazo que parecía negro; tan peludo que se le hubiera podido considerar como hijo del “hombre lobo”; tan serio que parecía Edipo tras sacarse los ojos, luego de haberse enterado que la tía buena con la que se acababa de acostar era su madre y el marido de la tía buena, su padre, y la jovencita con la que pensaba acostarse su hermana y…

-Buenos días, doctor Sun.

Aquel malnacido era un redomado pelota. Suele pasar que bestias pardas como aquel matón se achantan y besan el culo de un superior que inclina el dedo pulgar hacia abajo, con los antiguos césares.

-Buenos días, Albert. Coloque al paciente en el diván y luego puede irse.

Albert me tomó en sus brazos, con el mimo con el que un reciente esposo lleva a la esposa al lecho nupcial, y una vez en la perpendicular del diván, sin ningún remilgo, ni vergüenza, ni complejo, ni sentimiento de padecer una patología insana, me soltó sin avisar. Reboté, literalmente hablando, pero antes de tocar el suelo, el malnacido me empujó ligeramente con una mano y allí quedé, encajado casi de cualquier manera, en el amplio diván del doctor Sun. Este hombrecillo peludo hizo como que no hubiera visto nada, a pesar de que estaba observándome con los ojillos negros muy abiertos. Tomé buena nota y decidí odiarlo, aún antes de saber por qué razón o razones.

-Ya puedes irte, Albert. Regresa a por el paciente dentro de una hora.

-No me olvidaré, doctor.

-¡Maldito pelota, hijo de perra del averno! ¡ Así se rompiera la crisma por las escaleras!

Albert cerró la puerta con suavidad. Deseé ser una puerta.

-Bien. Póngase cómodo. Necesito que me de algunos datos para su historia clínica.

No hubiera necesitado el permiso del Dr. Sun para buscar mejor posición. Albert me había dejado en una posición realmente incómoda. Busqué acomodo en el diván y apenas lo hube encontrado cerré los ojos y me dispuse a dormir una buena siesta. Pero el Doctor no me lo permitió.

-¿Me ha oído?

La implacable voz de barítono del Dr. Sun hubiera seguido incordiándome el resto de la sesión, así que decidí contestar.

-No recuerdo nada.

-Bien. Ya suponía que era fácil que usted sufriera una amnesia post traumática. ¿No recuerda nada, nada de nada?

-Nada, doctor.

-Bien.

El Dr. Sun se sentó tras su mesa de despacho. Abrió un cajón, sacó un folio y se puso a escribir sin parar, con una pluma estilográfica, que relucía, tal vez era de oro.

Se trataba de un hombres bajito –sus pies no llegaban al suelo, según un pude observar por el hueco, bajo la mesa-y tan peludo que bien hubiera podido interpretar el papel de hombre lobo en una película, sin necesidad de maquillarse.
Moreno por naturaleza, cabeza grande y cuerpo enjuto, dientes amarillos, boca pequeña y mandíbula firme. Me pregunté si entre el personal de Crazyworld habría psiquiatras femeninos, y sí podría cambiar de Doctor, sólo con pedirlo.

-¿Conserva su cartera? Tal vez con su carnet de conducir tengamos bastante… De momento.

-Lo siento Doctor. No he visto mi ropa en el cuarto.

-Me enteraré.

El Doctor activó el interfono.

-Señorita Lucy, ¿puede venir un momento?

Por una puerta lateral, que sin duda comunicaba con el despacho de su secretaría, se introdujo una mujer joven, bajita, taconeando en morse.

-Lucy. ¿Puedes enterarte de lo que ha sido de la ropa de este joven?

-Sí, doctor. Era una vocecita remilgada, como el pedito del anfitrión en un cóctel. Salió, cerrando la puerta tras de sí. Al cabo de un minuto, que el doctor Sun empleó en observarme con interés, la misma vocecita de antes sonó muy intensificada por el interfono.-

-Doctor. Lo tiraron todo a la basura. La ropa estaba inservible, rota y manchada de sangre. Nadie sabe nada de la cartera.

-¿No se encontró alguna documentación?

-Me interesé por ello, doctor. Supuse que me lo preguntaría.

El Dr. Sun golpeó con sus dedos peludos el interfono, como diciendo: ¡buena chica, buena chica! En realidad se trataba de otra maldita pelota, con voz de pedito. Comprendí que mi malhumor nacía del trato recibido de Albert. Tal vez en otra ocasión descubriera encantos escondidos en el cuerpecito o de Lucy.

Continuará.

BREVES HISTORIAS DE OMEGA(El sexo en Omega II)


CÓMO SE VIVE EL SEXO ACTUALMENTE EN OMEGA

Helenio de Moroni, nuestro particular profesor chiflado, fue considerado en su tiempo, y lo sigue siendo, como uno de los más astutos programadores y visionarios de todos los tiempos. Solo imaginar lo que tuvo que pasar por su mente para crear a nuestro fantástico “H”, nuestra inteligencia artificial, llamada “HDM-24” por su creador (HelenioDeMoroni) y 24 por ser ese el número de la suerte, ya que los anteriores veintitrés experimentos sobre el tema resultaron fallidos, se le ponen a uno los pelos de punta y el vello se le eriza, resultando ideal antes de la depilación, suponiendo que alguien la siga utilizando, además de las mujeres de los granjeros rebeldes y algunas de nosotras, rebeldes culturales.

Una de las condiciones básicas de la programación de esta inteligencia artificial, o el bueno de “H” como le tuteamos en confianza, fue la de respetar la libertad de todo ciudadano omeguiano y la defensa de una sociedad democrática a cualquier precio. Como mente privilegiada que era, a Helenio no se le pasó por alto las dificultades con que se encontraría su inteligencia artificial a la hora de decidir entre respetar las directrices básicas de su programación y respetar la libertad de los ciudadanos omeguianos, de todos ellos, y las condiciones esenciales para que la sociedad planetaria pudiera seguir siendo considerada como democrática. Fue por ello que su programador y luego nuestra inteligencia artificial, dotada de una cierta libertad y emotividad, gracias a los prodigiosos algoritmos creados por Helenio, tuvieron que hilar muy fino para que las contradicciones a las que deberían enfrentarse no les abocaran a un seguro fracaso.

Tras la batalla del Valle de la Muerte y la drástica transformación que sufrió Omega debido a la influencia del Mesías de Omega y de la tripulación de la nave galáctica “Destino”, las tradicionales instituciones omeguianas, tales como el matrimonio, la familia, el parentesco…sufrieron un impacto tal que casi llegaron a desaparecer. Fue sobre todo para defenderlas que un grupo relativamente numeroso de omeguianos decidieron refugiarse en las Montañas Negras y allí fundar una sociedad tradicional que defenderían durante milenios con uñas y dientes hasta el punto de ser respetados por los diferentes Consejos Planetarios que se formaron tras la muerte o abandono de Omega (no se sabe muy bien) del Mesías de Omega, máxima autoridad durante muchos años en todo el planeta. A la llegada de “H” los granjeros rebeldes ya habían alcanzado un estatus respetado por todo el mundo y prácticamente inalterable gracias a las condiciones climáticas de su territorio, que nadie en su sano juicio deseaba conquistar.

Allí el matrimonio y la familia permanecieron inalterados durante milenios, pero no así en el resto de la sociedad omeguiana. Fue imposible conseguir que el matrimonio y la familia volvieran a ser instituciones respetadas y queridas en Omega. La poligamia y la promiscuidad se convirtieron en algo tan natural en nuestra sociedad como antes lo fueron el matrimonio y la familia. La escasez de hombres y el exceso, si se le puede llamar así, de mujeres en edad fértil, propició todo tipo de asociaciones formadas por un numero importante de mujeres que se organizaran alrededor de un solo hombre, bien de forma institucional, como un matrimonio de un hombre con un indeterminado número de mujeres, bien en forma de convivencia promiscua, en la que un hombre convivía sexualmente con muchas mujeres a las que inseminaba y luego aceptaba el fruto de estos embarazos como hijos comunes.

La imaginación para formar y estructurar este tipo de uniones no tuvo límites y con el tiempo llegaron a autorregularse por sí mismas. Se puede decir que la sexualidad se vivió en aquellos tiempos como fue posible y siempre de forma promiscua, ya que resultaba inaceptable que una sola mujer acaparara a un solo hombre cuando existían tantas mujeres en edad fértil y un planeta prácticamente deshabitado. Por ello cuando con el tiempo la proporción de mujeres y de hombres se equilibró (sobre todo gracias a la inseminación artificial programada) a los Consejos Planetarios que siguieron les resultó imposible regresar a una sexualidad tradicional. Nadie hubiera asumido de buen grado que le privaran de una sexualidad libre y promiscua, razón por la que la poligamia y la convivencia libre continuaron siendo la forma normal de relación, sexual y de convivencia, en Omega.

Helenio de Moroni era muy consciente de las dificultades por las que atravesó la sociedad omeguiana, en parte debido a este tipo de instituciones abiertas que generaron serios problemas de atención y cuidado de los niños, educativas y de todo tipo. El turismo que fue llegando a Omega cada vez en proporciones más elevadas, logró en parte atenuar estos problemas logrando, por ejemplo, que el número de huérfanos no aceptados por sus padres biológicos disminuyera al ser adoptados por familias tradicionales que llegaban en viaje turístico a Omega.

Cuando “H” tomó el control se vio obligado a tomar decisiones drásticas con referencia a este tema, puesto que ni existía territorio suficiente para que él pudiera conceder una casa particular a cada omeguiano que se lo pidiera ni era aceptable para su programación que los niños tuvieran que ser cuidados en orfanatos por robots. Armonizando la libertad y el respeto a los derechos de todos, decidió que se respetaría la libertad sexual y de convivencia de todos y cada uno de los omeguianos, pero que al mismo tiempo se les incentivaría para que progresivamente fueran regresando a las tradicionales instituciones del matrimonio y de la familia que tendrían preferencia a la hora de convertirse en adjudicatarios de nuevas viviendas. Esto obligó a que de una forma oficial y burocrática quienes solicitaran una vivienda diseñada por “H” y fabricada por robots debieran especificar claramente cuántas personas residirían allí y qué tipo de convivencia legal habría entre ellas.

Esto propició el regreso al matrimonio y a la familia tradicional en algunos casos, aunque solo fuera para lograr una vivienda aceptable y no una verdadera comuna, edificios muy extensos y gigantescos para la convivencia de familias poligámicas o promiscuas. Estos nuevos matrimonios continuaron viviendo su sexualidad en absoluta libertad o promiscuidad, aunque de cara a los beneficios de “H” formaran un núcleo sólido familiar. La mayor dificultad de esta fórmula de convivencia fueron los hijos, muy desatendidos y para los que “H” tuvo que inventar la “niñera” virtual y luego los padres holográficos, con los consiguientes traumas y trastornos para los niños. Pero descubrir esta situación no me compete a mí sino a mis colegas sociólogos.

Se puede decir que actualmente la sexualidad sigue siendo libre y promiscua en todos los aspectos, aunque con el progreso que “H” ha propiciado en todos los terrenos, también en el sexual, las relaciones sexuales virtuales se han convertido en una moda a la que casi nadie se resiste. Pero de ello hablaremos en otro capítulo.

Continuará

DEBERES TERCERA CLASE


FORO PARA INTERACTUAR

http://www.sonymage.es/foro/viewtopic.php?f=247&t=17983

ImagenDEBERES TERCERA CLASE

-Tenéis que buscar tres chistes, bien en Internet, bien que formen parte de vuestro repertorio o los recordéis de alguien que los ha contado. Si los subís aquí tenéis que puntuar cada uno de ellos de 1 a 10 y analizar someramente cada chiste, porqué funciona o porqué no funciona y qué tipo de humor utiliza.

CREANDO EL DICCIONARIO HUMORÍSTICO DEL TALLER

Cada uno se inventa una palabra que no exista ni en el diccionario de la RAE ni incluso en el habla coloquial.

EJEMPLO

FUMANO: Humano que fuma con mucho cuidado, procurando que nadie le vea y que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.

TALLER DE HUMOR/TERCERA CLASE


FORO PARA INTERACTUAR EN EL TALLER

http://www.sonymage.es/foro/viewtopic.php?f=13&t=17459&start=10

TALLER DE HUMOR

CLASE TERCERA

Un saludo, buenas tardes. Hoy somos muy pocos por lo que tendremos que esforzarnos más para conseguir la risa, que es contagiosa, por lo que cuantos más seamos mejor nos contagiaremos y cuantos menos más nos esforzaremos. Si esto sigue así y nos quedamos en cuadro habrá que pensar en dar el cierre hasta la primavera.

Tenía preparados algunos archivos de sonido pero como no disponemos de ordenador nos limitaremos a trabajar algunos sonidos con nuestros propios medios.

REBELIÓN EN LA GRANJA

Parodiando un poco la novela de George Orwell, Rebelión en la granja, hoy vamos a iniciar una pequeña historia con nuestros peluches. Veo que alguno no lo ha traído, os sugiero que lo hagáis todos los días porque será una forma de ir superando el miedo al ridículo y de iniciarnos un poco en la interpretación. Todo humorista debe ser también actor, aunque no sea muy bueno.
Oing, el cerdito bizco, os saluda a todos y con su vocecita impostada os va a proponer una rebelión en la granja contra los amos que nos tienen olvidados por cualquier parte, tirados como si fuéramos basura y nosotros somos muy humanos, “muy umanos” como dirían Martes y Trece con esa distorsión de la voz tan graciosa.

Hoy solo nos quedaremos aquí porque somos pocos y necesitamos que la asamblea crezca. Dejaremos la continuación de la historia para otra clase.

Aprovecho para invitaros, aparte de los deberes que os pondré para la próxima semana, para iniciar un juego divertido que es el de crear nuevas palabras. Me ha surgido la idea con lo de Martes y Trece.

PRIMERA PALABRA DEL NUEVO DICCIONARIO HUMORÍSTICO DEL TALLER

Inicio yo el diccionario con una nueva palabra. Cada uno podéis ir creando vuestras propias palabras humorísticas para iniciar el nuevo diccionario humorístico.

FUMANO: Humano que fuma a escondidas, procurando que su mano izquierda no sepa lo que hace la derecha.

RISOTERAPIA

Os propongo que cada uno de vosotros elija un sonido de animal para organizar una especie de orquesta animal o animalizada. Otro día escucharemos el archivo de sonido que he traído en el pendrive para ir perfeccionando el sonido que elijamos.

Ejemplos:

Los cerditos hacen “ping-oing-oing”.
Las ovejas balan: beee-beee etc
Los burros rebuznan: Como es difícil imitar el sonido, mejor lo oímos otro día.
Los perros hacen: guau.
Los gatos hacen: miau.

Para la siguiente clase tenéis que perfeccionar un poco el sonido para que cada cual actúe como un instrumento en una orquesta, en la orquesta de la risa.

Vamos a comenzar a utilizar la música para la risoterapia. Hoy no podemos pero os voy adelantando la idea.

Por ejemplo utilizaremos el rap para inventar letras humorísticas que cantaremos con ritmo de rap. Tengo un archivo con los mejores raps españoles para que os hagáis una idea y luego tengo una base musical para que podamos ponerla y cantar nuestras propias letras.

Como sabéis el rap es una forma musical moderna en la que en lugar de cantar se recita una letra mientras la música acompaña por debajo. Os voy a poner un ejemplo improvisando yo una letra:

Soy humorista/ eso se ve a la vista/ soy el mejor/ donde yo estoy no hay color etc

Esto se recita al ritmo de la música de rap correspondiente. A su debido tiempo os propondré que improviséis letras graciosas que cantaremos aquí, como un juego más de risoterapia. También las podremos utilizar en el juego de la marcha militar de la risa. El sargento desfila cantando y los reclutas repiten su estribillo, solo que en lugar de la música tradicional podemos desfilar a ritmo de rap.

PERSONAJES

Cada semana deberéis añadir alguna cualidad o defecto a vuestro personaje, un nuevo matiz. Tenéis que pensar en la vestimenta, en el tono de voz, en su forma de caminar… Si ya lo tenéis bien esbozado en este sentido podéis añadir un entorno, si es soltero qué amigos tiene, si es casado cómo es su mujer, cómo son sus hijos, etc.

TRABAJANDO CON LA FORMA DE CAMINAR

Imagen

Para trabajar un poco la forma en la que se mueven nuestros personajes y como una preparación también para nuestra nueva faceta de actores, vamos a imitar diferentes formas de andar. Vamos a imaginarnos que este espacio central del local es una pasarela de moda, la pasarela Cibeles en Madrid, por ejemplo y nosotros desfilamos por ella, solo que en lugar de caminar contoneándonos como modelos, haremos el paso que corresponda.
Hoy vamos a hacer tres pasos fundamentales, que haré primero yo y luego repetiréis cada uno de vosotros.

-Caminando como Charlot. Ya sabéis los pies separados, las puntas mirando hacia fuera, como si lleváramos unos zapatones. Movemos el bastón haciendo molinetes y añadimos todo lo que queramos.
-Caminando como un abuelito que arrastra los pies al caminar.
-Caminando como una señora estupenda con tacones que bambolea con gracia sus caderas al caminar mientras los demás la jaleamos.

BAILANDO EN LA DISCOTECA

Hoy no tenemos música, lo dejamos para otro día. Vamos a utilizar música para ir perdiendo el miedo a estar en público, a hacer el ridículo, a que los demás nos miren y nos avergoncemos. Para ello traeré distintos tipos de música y esto será una discoteca, donde cada una bailará a su aire. Si alguno se siente muy avergonzado, puede cerrar los ojos y bailar a su aire.

TRABAJANDO CON LA VOZ

La voz es importante para que nuestros personajes tomen cuerpo. Como no somos ventrílocuos ni podemos hacer voces como hace Carlos Latre, lo que vamos a hacer es trabajar un registro limitado de voces, desde la voz más baja, como la de Papá Noel, por ejemplo, hasta la más aguda, una voz chillona de niño o muy impostada, como la de nuestros peluches. Yo haré primero las voces y luego repetís.

Como hoy no disponemos del archivo de Gila, que había preparado para analizar el monólogo, lo que haremos será comenzar a estudiar un nuevo género, el mimo, aprendiendo a gesticular y a movernos dando a entender lo que estamos haciendo. Imagino que todos habéis visto alguna vez a Triciclo.

Conduciendo: Vamos a imaginarnos que salimos de casa, que subimos al coche y arrancamos y conducimos por la ciudad a nuestro aire. Podemos imitar con la boca los sonidos del motor o del golpe que nos damos, pero no podemos utilizar la palabra. Cada uno inventa su propia historia, por ejemplo puede tener un pique con otro coche y hacerle la peineta o lo que sea.

LA LISTA DE NUESTROS HUMORISTAS FAVORITOS

Cada uno leerá su lista y comentaremos el tipo de humor que nos gusta a cada uno. En alguna otra clase nos podemos plantear la posibilidad de ver alguna película corta de cine mudo o alguna escena de alguna película de los hermanos Marx.

DEBERES PARA LA PRÓXIMA SEMANA

Trataremos del chiste, teoría y práctica del chiste, intentando crear nuestros propios chistes. Hoy haré un adelanto leyendo e “interpretando” tres chistes que he recogido al azar de Internet. No se trata solo de leer, sino de interpretar el chiste, con la voz, el gesto, etc. Para la siguiente clase deberéis elegir tres chistes, que sepáis de memoria, que os cuente alguien o que encontréis en Internet. Los leeremos aquí, les daremos una puntuación y los analizaremos. Luego trataremos de crear nosotros nuestros propios chistes.

DESPEDIDA

Como hoy somos muy pocos habréis observado que cuesta más hacer humor, reírse, el humor es colectivo por definición, aunque uno se pueda reír de sí mismo ante el espejo, el esfuerzo es considerable, un mano a mano entre dos es posible si los dos se esfuerzan mucho y son buenos, para conseguir buenos resultados cuantos más mejor. Esperemos que para la próxima clase se apunten más.

Hoy vía a anotar como teoría un nuevo género que me olvidé de daros el primer día. Se trata de la performance, un tipo de humor muy agresivo con el público, también existe la performance artística que provoca al espectador.

En cuanto a la máxima humorística para meditar durante la semana, es la siguiente:

Reírse de todo es propio de tontos,
pero no reírse de nada,
lo es de estúpidos.

Erasmo de Rótterdam.

FELIZ SEMANA Y QUE LA RISA OS ACOMPAÑE

Imagen