NOTAS A RELATOS ESOTÉRICOS


NOTAS EN FORMA DE DICCIONARIO PARA COMPRENDER LOS RELATOS ESOTÉRICOS

Karma: Ley del karma. Ley de causa y efecto. Los budistas creen que toda acción genera un efecto, algo así como el efecto mariposa, desde el otro lado del mundo nos puede afectar el vuelo de una mariposa. Puede existir un karma positivo, si las acciones están encaminadas hacia la ayuda a los demás o un karma negativo si generamos dolor y sufrimiento al prójimo. De todas formas, ya sea karma positivo o negativo, ambos nos atan a la rueda del karma, la rueda que da vueltas y nos hace reencarnarnos una y otra vez. Es por ello que para el budista el apego es la causa de todos los males. Mientras estemos apegados a la tierra, incluso para el bien, seguiremos reencarnándonos. El desapego, la impasibilidad del buda nos libran de la rueda kármica.

Archivos akásicos: De ellos se habla en el budismo aunque también en otras corrientes esotéricas de conocimiento. Son como una especie de biblioteca cósmica donde quedan grabadas y archivadas nuestras vidas para siempre, de hecho todo lo que sucede, ha sucedido o sucederá alguna vez está allí. Podemos imaginarlos como una gigantesca biblioteca, con los libros de cada vida en los estantes. Dicen los budistas que se puede consultar. Mi experiencia al respecto es a través de un sueño. Me encontraba en una enorme biblioteca, como una catedral, había un anciano con barba que en mi siguiente relato aparecerá como el Archivero mayor. Pude consultar en el libro de mi vida, pero tuve que dejarlo porque el terror se apoderó de mi.

Dioses del karma: Existe el plano de los dioses. Según el budismo y concretamente en el Bardo Todol, el libro tibetano de los muertos, se habla de los diferentes planos de existencia y cómo al morir el alma se siente atraída hacia la luz que desprende uno de estos planos, se reencarna en él. En uno de estos planos están los dioses, poderosos y muy evolucionados, sin embargo también están sujetos a la rueda del karma y a la posible reencarnación. No he encontrado ningún texto en el que se mencione expresamente que existan dioses dedicados a la tarea de hacer cumplir el karma a los humanos. Más bien parece que es algo automático, cada acción genera una reacción. Como si se tratara de una ley cósmica, parecida a la gravedad, tiras una piedra hacia arriba y si no te apartas te caerá en la cabeza. Parece ser una ley modificable, no así la del karma, salvo que otro ser muy evolucionado asuma nuestro karma, tal como un buda o un maestro espiritual (el concepto cristiano de la redención del maestro Jesús, que asumió nuestros pecados, o nuestro karma, entronca bien con este concepto).

VERDUGO DEL KARMA

Creo que es un invento personal, salvo que encuentre alguna referencia a este personaje en algún texto budista o esotérico. En la serie de relatos se supone que es uno de los peldaños más bajos de la jerarquía cósmica, algo así como el verdugo en nuestra sociedad. Su función sería la de obligar a los muertos que no han asimilado su vida pasada, a repasarla a través de una especie de videos, sacados de los archivos akásicos que permiten revivir las escenas de una vida a todos los niveles, físico, emocional, mental, psíquico y hasta espiritual. Dentro de la serie hay incrustados episodios en el que el Verdugo del karma nos cuenta su vida en forma de diario.

VISITAS EN SUEÑOS A LOS ARCHIVOS AKÁSICOS

Como se narrará en el capítulo correspondiente, todos al soñar nos desprendemos de nuestros cuerpos y hacemos viajes más o menos lúcidos y más o menos voluntarios. Según contará el verdugo en otro episodio, muchos soñadores viajan a los archivos akásicos como turistas. Este personaje será encargado de hacer de guía turístico. A lo largo de la serie desempeñará muchos papeles, en uno de ellos, de gran importancia, hará de guía de un iniciado bastante pagado de sí mismo. El humor se irá haciendo más y más evidente en cada capítulo, sin perjuicio del terror que podría producir la posibilidad de que todo lo que nos cuenta este personaje fuera cierto.
Los budistas creen realmente que nuestro cuerpo astral se desprende del cuerpo físico al dormir. Existe otro cuerpo, el causal, que sería algo así como el alma, que puede ascender a planos más elevados, pero rara vez recuerda sus viajes.
Me permito remitir a una serie de fantasía, para mí una de las mejores que leeré nunca, titulada La rueda del tiempo, de Robert Jordan.En ella existen “Los caminantes de sueños”. En ellos me inspiro también para algunos detalles de esta historia, así como en mi serie Narraciones oníricas o el universo onírico. Llevo algún tiempo trabajando en un Manual del perfecto soñador, que no consigo rematar. En él explico más a fondo todo el tema de los sueños.

ARCHIVERO MAYOR: Jefe de los bibliotecarios o archiveros de los archivos akásicos. Este concepto no lo he encontrado en ningún texto esotérico. Lo he inventado para mi uso en estos relatos.

ANCIANOS DE LOS DÍAS: Gobernantes de los superuniversos. Aparecen en el Libro de Urantia. Dentro de la numerosa y compleja jerarquía cósmica están situados en un lugar muy elevado. Además de gobernantes de superuniversos también tienen funciones judiciales. Son ellos los que con permiso de la Trinidad del Paraíso proceden a ejecutar la orden de aniquilación de almas o entidades espirituales rebeldes a las que se considera irredimibles.

ARCHIVOS AKÁSICOS: Algunos datos más sobre los archivos akásicos. Se supone que es la gran biblioteca energética donde se compila todo el saber de los superuniversos. Se dice que nuestras vidas están escritas allí, en un libro personal. Se supone que la biblioteca es inmensa y cada entidad consciente tiene su propio libro, donde se narra su vida. El concepto de libro de la vida no es tan extraño, aparece también en la Biblia. Me he permitido numerosas licencias acerca de los archivos akásicos. He permitido que mi personaje, el verdugo del karma, encuentre un libro en blanco donde escribe su propio diario. Como se narrará más adelante nuestro verdugo del karma es un rebelde que trastoca todo aquello a lo que accede, también revolucionará los archivos akásicos y organizará un buen follón entre los archiveros y demás burócratas a cargo de esta increíble biblioteca de Alejandría energética. Se supone que con autorización de los dioses del karma los mortales y otras entidades espirituales del universo pueden tener acceso a su propio libro de la vida y por lo tanto ser conscientes del karma que han ido acumulando.

En próximos capítulos seguiremos narrando las peripecias de este insólito personaje e intercalando su diario personal en la historia que se va contando.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s