LA REBELIÓN DE LOS LIBROS V


 

AÑO 3001- 2014 AL OTRO LADO DEL AGUJERO DE GUSANOEl Robot Slictik-Torre de Babel hubiera deseado encontrar la manera de avisar a Carl Future, quien se encontraba disfrutando de su luna de miel, posnupcial, en un planeta lejano, con su amada Isoldina, con quien acababa de contraer matrimonio, nupcias o como se estilara decir en aquel tiempo, que todos son los mismos perros con diferentes collares.

La situación que dejamos hace un año, en el 2013, al otro lado del agujero de gusano, año 3001, un par de minutos después de lo ya relatado, no podía ser más dramática. Los canallescos robots seguían reclutando adeptos para sus malvados fines, incluso robots que por la humanidad y espiritualidad de los libros que portaban, o más bien que eran, deberían haberse opuesto radicalmente a semejante perversidad, parecían dudar como el mismísimo Hamlet, y algunos ya habían dado su palabra de seguir a los rebeldes allá donde fueran. Eso suele ocurrir, la enfermedad se contagia antes y más virulentamente que la salud, que parece no ser contagiosa, para desgracia nuestra. Algo parecido a lo que sucede con el mal, que atrapa y asfixia la bondad con suma facilidad y en cambio ésta, es decir la bondad, debe ser inoculada en vena para que pueda llegar a surtir algún efecto con el tiempo.

Mientras los robots abrigaban designios malévolos en sus cerebros positrónicos, la ceremonia anual de celebración del día del libro del año 3001 remataba sus preparativos. Todo estaba dispuesto ya y los invitados humanos comenzaban a ocupar sus puestos. Un humano, incluso, comenzaba a probar el sistema de sonido…

Un, dos tres… Un, dos, tres…

A Slictik-Torre de Babel comenzaron a caerle gruesos lagrimones eléctricos de sus enrojecidos ojos, debido al grave conflicto interior que se desarrollaba en lo más recóndito de su cerebro positrónico. Poco le importaba lo que fuera a ocurrirle a los humanos -salvo la salvaguarda de las tres leyes robóticas, inventadas en el siglo XX por un tal Asimov y que Future había llevado a la madurez más exquisita- pero en cambio la mera posibilidad de que Elisabeth fuera destruida o antes violada y torturada como proponía el Marqués de Sade, hacía que se rebelara una fibra muy íntima de su alma positrónica.

Poco sabía entonces Slictik-Torre de Babel que aquel sentimiento humanoide era producto de una meticulosa programación del genio informático Carl Future. Tampoco sospechaba que su deseo de avisar a Future ya se había realizado. En efecto, porque su temor a los daños que pudiera sufrir Elisabeth había disparado una alarma oculta en su memoria RAM y un rayo hiperespacial ya había iniciado su marcha por el hiperespacio en su dirección.

Aquel informático genial y suspicaz persona, previendo posibles conflictos en el día del libro, había efectuado una meticulosa programación de Slictik-Torre de Babel. Sus sentimientos amorosos hacia Elisabeth eran parte de su programación, lo mismo que la existencia de múltiples personalidades en su cerebro positrónico. Todos los personajes de aquel delirante autor que viviera a finales del siglo XX y principios del XXI formaban parte de su personalidad robótica. Una broma un tanto macabra que aparte de formar parte de la naturaleza humorística un tanto sádica de Future también tenían su rol en el laberinto positrónico diseñado para proteger a los humanos en su ausencia.

Los gruesos lagrimones eléctricos formaron un charco sobre el césped artificial y multitud de voces con diferentes tonos, algunas sollozantes, se fueron manifestando por la boca metálica de Slictik-Torre de Babel, tan abierta como la de un papamoscas. Las voces fueron subiendo de tono, lo mismo que los insultos y maldiciones dirigidos contra los malvados robots y sus canallescos designios.
Avergonzado de semejante descontrol decidió alejarse del lugar de la ceremonia y encontrando un gigantesco árbol, copudo y refrescante, se sentó sobre sus raíces, dispuesto a esperar un milagro que salvara a su amada Elisabeth de las rapaces manos del Marques de Sade.

El anfitrión, Sr. Howard, se dirigió a todos los concurrentes invitándoles a disfrutar del día del libro y luego con cariño paternal cedió la palabra a su hija Elisabeth, quien glosó los antecedentes históricos de la fecha y sorprendió a todos anunciando una representación teatral basada en escenas del Quijote. Para ello había encargado expresamente a Carl Future, antes de que abandonara el planeta para disfrutar de la merecida luna de miel con su amada Isoldina, que fabricara los robots-libro más perfectos que su genio pudiera crear. Aunque resulte inaudito para nosotros, lectores del siglo XXI, concretamente del año 2014, que estamos participando de la ceremonia a través del agujero de gusano que abriera Carl al trasladarse desde el futuro al presente y desde el presente al jardín del Edén y desde éste hasta… (eso no lo vamos a desvelar de momento), que puede llegar un aciago día en el que el Quijote pueda ser olvidado, lo cierto es que en aquellos malhadados tiempos los malandrines lectores tenían a la genial obra maestra como un libro desfasado y sin interés, tan largo como aburrido y carente del menor interés, razón por la cual ninguno había encargado el correspondiente robot-libro de esta genial novela.

Para corregir este despropósito y como homenaje reparador y lavador de injurias, Elisabeth, apasionado lectora del Quijote (poseía toda una estantería repleta de diferentes ediciones ilustradas de la magna obra) decidió que había llegado el momento de proponer y convencer a aquellos palurdos de la belleza singular de esta historia y estos personajes. Así fue presentando con voz retórica e impostada al ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, más conocido por sus vecinos como Alonso Quijano el bueno, y a su fiel escudero Sancho Panza y a su mujer Teresa y a… El escenario se llenó de robots-libro y cuando todos saludaron con una reverencia y se retiraron tras el telón, para vestirse y prepararse para la representación, Elisabeth, con voz conmovida anunció:

-Hoy vamos a representar la escena de la venta del Quijote…dedicada especialmente, con mucho cariño, a nuestro bien amado Slictik-Torre de Babel…

La llantina cesó como por ensalmo y el robot se puso en pie, como si tuviera muelles o como si se hubiera bebido una redoma del famoso bálsamo de Fierabrás, comenzando a dar saltos de alegría y llamar a gritos a su amada Elisabeth, a quien en la confusión del momento cambió el nombre, transformándola en Dulcinea.

Y así vamos a dejarles, con el suspense en los labios y la pasión por la lectura en sus corazones, hasta el próximo año 2015. Pero no soy tan sádico como para permitir que durante un año entero crean que Elisabeth estaba realmente enamorada de Slictik-Torre de Babel y ni tan siquiera dedicó la representación a éste. En realidad todo se debió a un cortocircuito generado por las lágrimas en el cerebro positrónico del robot que le hizo entrar en delirio.

Así pues, Dios mediante, y si la crisis económica no lo impide, ni las guerras, ni el terrorismo, ni el cambio climático, ni el hambre en el mundo, ni… (hay tantas variantes que es un milagro que las trompetas no estén anunciando el Apocalipsis) nos veremos el próximo año, en el día del libro, y así sabrán cómo sigue esta historia. Al fin y al cabo qué es el tiempo: un delirio de una especie mortal que se cree inmortal.

Continuará.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s