Mes: octubre 2014

La estafa del romance virtual (El gran teatro del mundo)


EL ROMANCE SCAM O LA ESTAFA DEL AMOR ROMÁNTICO EN LA RED

SAINETE TRAGICÓMICO EN UN ACTO Y DOS ESCENAS

Los espectadores tosen. Todo está a oscuras. Se enciende un foco que ilumina la parte derecha del escenario. En un decorado virtual vemos a nuestro personaje en su dormitorio. Está en calzoncillos (los espectadores lo saben aunque podría ser un pantalón de deporte o un pantalón de pijama corto) tecleando en su portatil que está sobre una mesa de despacho bastante cutre. Todo lo que él va escribiendo se muestra en un monitor gigante al fondo del escenario. Los espectadores pueden leerlo todo tranquilamente.

En el monitor se puede ver una bandeja de correo electrónico y el clic del ratón en un correo. Al mismo tiempo nuestro personaje, un hombre en la cincuentena, barrigón, calvo, etc, etc, ya lo conocen de escenas anteriores. Es el mismo actor, tal vez un día o un mes más viejo y más tonto. El tiempo no importa, la tontería sí, porque siempre trae malas consecuencias.

Correo: Olga Ninotchka para….

Hola: Soy rusa, 27 años, 57 kilos. Mando foto. Busco hombre serio, para amistad y para relación. He visto tu perfil en… Me gustaría que me contestaras. La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes. John Lennon.

Hola,
He decidido mandarle esta misiva para conocerte. Pienso que podamos ser buenos amigos o incluso mas.
Quien sabe a donde nos llevara nuestro conocimiento.
Me llamo Olga. Soy una chica tierna y romantica, solitaria y estoy buscando un amor infinito y felicidad!!!
Para un mundo tu serias alguien, pero para alguien tu serias el mundo entero!!!
Me sentire feliz, si tienes el interes en conocerme.
Escribeme si es asi.
Sinceramente, Olga.

-Vaya, vaya. Esto tiene buena pinta. Una rusa de 27 años, rubia, ojos azules. Está de toma pan y moja. Está como un tren de alta velocidad. Está como las chicas de Bond, James Bond. Pero es que además es real. Tú fíjate en esa foto. Está sentada en un muro que parece de un paseo marítimo o un parque. Lleva un vestido ligero, de verano, un precioso vestido de un color vistoso, no sabría decir si es… Vaya que no entiendo de colores. Se le ven unas preciosas piernas, su cara es angelical. El vestido es muy sutil. Es delicioso imaginarse su cuerpo desnudo bajo esa sutileza. Imaginarse sus braguitas transparentes… Ñam… Ñam…Ñam… Me la como. Me la comería ahora mismo, crudita, con patatitas fritas, a la parrilla… Ñam

En el monitor se ve la foto. Los espectadores se quedan con la boca abierta porque en efecto es una preciosidad. Ellos también se la comerían, los “machos”, a lo mejor alguna hembra también. Nuestro hombre se apresura a contestar:

De… Para Olga.

Hola Olga: He recibido tu mensaje e imagino que me has visto en Badoo. Si es así te explico la situación para que te hagas una idea de mi situación personal….

-Je,jé. Me da una pena, la pobrecita… Claro que si se cree que soy un sueco de ojos azules, de dos metros de altura, con jet privado, etc etc, es que es más tonta que Abundio o que el que asó la manteca… Claro, que si fuera tan romántica como dice, tan sensible, tan… todo. A lo mejor no merece engañarla para echarla unos polvos salvajes… ¡Ozú mi arma, cómo está la moza! Para comérsela a pedacitos. Y no solo para eso, yo me casaba con ella, para el resto de mi vida… que no sería tanto tiempo porque estoy viejo y fondón. Pero ella se quedaría viuda y heredaría mi yate… ¿Pero qué digo? Ya hasta me creo mis mentiras.

Se va apagando el foco, poco a poco, vemos al señor en calzoncillos rascarse donde no debe y luego llevarse la mano a la calva y rascarse la calva… Es un guarro, un completo guarro, pero su Olga del alma no puede verlo y los espectadores saben que es un actor y en su casa, en la intimidad de su dormitorio no haría esas cosas… ¡Por Dios qué cosas estoy diciendo! ¡Un actor de prestigio!

Queda a oscuras el escenario y otro foco va iluminando el lado izquierdo del escenario. Nos encontramos en Ruisa, concretamente en Moscú. Una oficina cutre donde una docena de chicos y chicas (si el escenario es pequeño se pueden dejar en tres, cuatro, según los metros cuadrados, vamos) están muy ocupados delante de sus ordenadores. Un chico, de unos 14 años (no lo sabemos muy bien porque puede que los chicos y las chicas rusas estén más desarrollados que los españoles, o al revés, que el frío los haya encogido) se afana en un ordenador. Vemos en el monitor del fondo que está escribiendo un correo en ruso (alfabeto cirílico) y que luego lo traduce a través de Google o del traductor que tenga el navegador que usan allí. Yo no lo sé. Si alguien entre el público lo sabe, que levante la mano.

CORREO DE OLGA PARA… GORDITO EN CALZONCILLOS Y OBSESO DEL SEXO.

Buenos días, esta mañana era alegre para mí, has escrito. Estoy muy contenta de que usted escribió. Estoy esperando que alguien me escriba. Hace poco fui a Moscú y vi a la oficina y que la agencia de las novias. Siempre he querido ir a otro país. Me decidí a ir, conocí a una chica y le hablé de la reunión. Les pagué y dejé una foto y una carta. Pensé que era engañado. Hoy puedo comprobar el correo y veo su carta. Estoy muy contento de que no se dejó engañar. Encantados de conocerte.
Espero con interés escuchar de usted pronto. Su respuesta es muy importante para mí. Enviar la foto y decir el nombre completo. De donde eres? De acuerdo?
Atentamente,
Olga

En el monitor vemos tres fotos nuevas de Olga. En una está con gafas, es rubia y no está mal, contra el azul del cielo, pero no está tan bien como en la primera (esa es mi opinión, que los espectadores opinen, y sobre todo las espectadoras, que saben más de estas cosas). Yo diría que puede que no sea la misma. La cara tiene un aire y todo tiene un aire… a rusa, eso sí, pero se han podido sacar de facebook, de Google images, de Badoo, de lo que sea, que Internet es una selva. En la otra aparece con un ramo de flores en el interior de una casa, el pelo tiene un tono un poco distinto, es rubio, pero parece más claro. Tal vez sea la diferencia de luz. No es lo mismo al aire libre, a la luz del sol, que en un cuarto, una cocina de un piso poco iluminado. Bueno, digamos que el perfil se parece, podría engañar. En la tercera tiene el pelo recogido en un moño, una pose más señorial, como de condesa rusa. Digamos que parece un poco mayor que en las anteriores, pero si mandas diferentes fotos de ti mismo es posible que quien no te conozca piense que le estás engañando. Eso es muy humano. Como humano es que a nuestro personaje se le caiga la baba y mire la pared de enfrente (virtual en el decorado) y se quede ensoñando, muy ensoñando diría yo, como que uno podría pensar que está dormido. De pronto se despierta y teclea furiosamente, con prisa, como si el mundo se fuera a terminar mañana y a él no le diera tiempo de echarle 24 polvos en un día a la preciosidad de las fotos, que es la misma o son varias que parecen las mismas. Bueno y después de tanto polvo se casaría con ella y sería feliz y esta historia romántica sería escrita por Tolstoy en su nueva versión de Guerra y Paz.

Se abre la puerta de la oficina cutre y entra un hombre, alto, bien trajeado, pelo con gomina, se sabe que lleva una pistola porque le abulta la sobaquera. Los espectadores no son tan tontos como para creer que bajo la sobaquera lleva un tubo de desodorante muy grande. Se parece a un malo de película rusa con malos en la que los de USA son los buenos o si es de Jame Bond, Bond, James Bond, entonces los buenos son ingleses y los malos los rusos. Habla en ruso a los oficinistas pero nosotros lo traducimos al español puesto que la obra se representa en España. Pedimos disculpas si al traductor se le va la olla y en vez de ruso nos habla en chino, pero es que no tenemos nada mejor teniendo el cuenta el paupérrimo presupuesto de esta obrita.

-¿Alguna novedad?

El chico que está haciendo el papel de Olga, se levanta, le mira con reverencia, yo diría que con miedo y dice:

-He captado a un tonto nuevo (en ruso suena mucho peor).

El matón de la mafia rusa (suponiendo que no sea un actor de película de James Bond, Bond, James Bond) se acerca,

-¿Qué tienes?

-Dice ser sueco, medir dos metros, ojos azules, tener un jet privado y una sarta de tonterías, pero escribe en español y seguro que es un cincuentón, barrigón, calvo, que está escribiendo en calzoncillos en su dormitorio cutre.

-Intenta que te diga en qué trabaja, medios de vida, y que se sincere. Dile que no te crees nada y que te mande una foto y te diga su verdadera edad y sobre todo si tiene medios de vida porque quieres casarte con él y vivir una vida maravillosa.

-A la orden, jefe.

Se atenúa el foco de la izquierda donde los funcionarios de la oficina de extorsión de la mafia rusa se dedican por turnos a engañar a pardillos en el timo moderno conocido como el romance SCAM o cómo pescar tontos en la red. Al mismo tiempo se enciende el otro foco. Mientras los estafadores desaparecen en la negrura y oscuridad de la noche rusa de San Petersburgo, digo de Moscú, nuestro gordito favorito va emergiendo de la noche, sus carnes blancas y fofas resultan desagradables para cualquier espectador con gusto, especialmente espectadoras con gusto, que hay muchas, casi todas, razón por la cual nuestro pobre hombre tiene que recurrir a Internet. De nuevo en el monitor vemos la pantalla de su ordenador y el correo que está escribiendo. Se adjunta una foto más o menos actual, tal vez algunos años menos, una de sus fotos preferidas en la que hasta parece un millonario en su yate (¿Será el millonario Slictik venido a menos?).

Hola Olga: Veo que te cuesta un poco escribir en español. Yo leo perfectamente el francés, si puedes expresarte mejor en francés puedes hacerlo. Es posible que no comprendieras bien mi correo anterior. Tampoco entiendo muy bien si actualmente estás en Rusia o en España. Yo vivo en España…

No vamos a perder el tiempo contándoles el resto del correo que los espectadores están viendo en el monitor. Solo decirles que mientras escribe habla en voz alta.

-Es que me da un dolor de corazón, una angustia vital, un remordimiento horrible… engañar a esta muñequita de porcelana, a esta condesita de mis sueños, a esta preciosidad romántica y deliciosa ( me la comería, Ñám… Ñám…Ñám). Creo que le voy a contar la verdad…

Y se la cuenta.

TELÓN

FIN DE LA PRIMERA ESCENA. AHORA VIENE LA SEGUNDA QUE ES MÁS INTERESANTE