EL ESCRIBIR VISTO POR LOS ESCRITORES VI


Imagen

FOTO DE BIOY CASARES

LA CREACIÓN Y LAS MANÍAS A LA HORA DE ESCRIBIR

CREACION
– El acto creativo es una onirosíntesis, combinación inconsciente realizada en estado similar al sueño. El acto de creación guarda una estrecha relación conlaregeneración biológica: cuando una célula se quiere regenerar, regresa a la indiferenciación; cuando la mente quiere generar, regresa al sueño de la razón que –según Goya- produce monstruos. La creatividad comienza donde el lenguaje termina; todo lenguaje, ya sean palabras, fórmulas, silogismos o símbolos, es letra muerta, agua pasada incapaz de expresar la emoción nueva, la visión repentina, el descubrimiento de relaciones insospechadas, la conexión de conceptos previamente bisociados..- LUIS RACIONERO-EL ARTE DE ESCRIBIR.- Pag. 33.- Cita de Becquer interesante, descubrir de dónde la ha cogido.

DECORADO
GRAHAM GREENE
“ A mi no me interesa el paisaje, la decoración de una casa, si tiene una lámpara o unas escaleras- excepto en cuanto estas cosas pueden afectar la conducta o la evolución del carácter de alguno de los personajes de la novela. Esta es la razón de por qué no soy partidario de Sir Walter Scott”. DE LA BIOGRAFIA DE LEOPOLDO DURAN

DESCRIPCION ACCIONES VIOLENTAS.
Nadie tiene recetas para escribir bien; podrá tenerlas para evitar determinados errores. De todos modos, hay libros que dan consejos útiles, como Traficando con palabras, de Vernon Lee(seudónimo de Violet Page, escritora inglesa( 1856-1935). Esta escritora nos dice: no refieran acciones violentas con verbos auxiliares y frases largas; no describan un paisaje con términos de acción, no digan que el pasto crece y que los árboles estiran sus ramas, porque entonces una escena tranquila se convierte en una función de circo. A lo mejor ustedes dirán que estos son consejos menores, consejos de cocinero. Lo que pasa es que escribir se parece a cocinar Bioy Casares.

ESCRIBIR ARTESANALMENTE
GRAHAM GREENE- O Y D. PAG 157
El aspecto “artesanal” del trabajo es muy consciente. Pongo atención en el “punto de vista “, por ejemplo, o releo en voz alta y efectúo numerosas corecciones por razones de eufonía…. No se puede pues hablar de técnica o de artesanía. Confío mucho en lo que creo que es el inconsciente, sin duda a causa de mi experiencia del psicoanálisis cuando era adolescente. Esto no quiere decir que la escritura sea enteramente mágica , pero a veces la magia interviene en pequeños toques: el elemento preciso que hace que las otras piezas ajusten y encuentren su lugar, sin que uno se dé cuenta, en el tiempo preciso. Hay que dejarse llevar por una especie de fe en el propio inconsciente, y mantener con él buenas relaciones.

ESCRIBIR PARA EL LECTOR.
– Cuando escriban piensen que todo libro es una máquina compuesta de papel impreso y de un lector. Yo al menos escribo siempre para el lector. Y hay que tratar de manejarlo, de cuidarlo, de que no se aburra con el cuento que le estamos contando, de que el cuento no se alrgue más de lo necesario y que tenga una sorpresa de vez en cuando, y que la sorpresa no sea totalmente inesperada, para que el lector pueda decir: “Debí pensar que venía esto”. Todo esto ayuda a que el lector crea en lo que está leyendo, en la historia que le están contando.. No, escribo pensando en que va a haber lectores y que sería bueno que esos lectores sigan la historia sin demasiadas ganas de cerrar el libro… Pienso, simplemente, en que lo que estoy haciendo para un lector. Procuraré que el lector, a pesar de su natural indiferencia y distracción, lo recoja. El escritor debe producir material de lectura… Podemos considerar nuestra escritura como mensajes para mucha gente cuya cara no conocemos y que todavía no ha nacido, de modo que no es imaginable; pero hay que tenerla en cuenta, porque escribimos para esa gente, no para nosotros…. Es dificil que en su tiempo los escritores sean inmediatamente aceptados. El sentido críticos no está suficientemente despierto. BIOY CASARES.

ESCRIBIR EN SERIO
– Una de las cosas que más dificulta la escritura es tomársela en serio ¿no?. Claro, pasa lo mismo con la vida. Uno la toma en serio, aunque sabe, o debiera saber… Por un lado, al escribir trato siempre de hacerlo le mejor que puedo (en este sentido creo que muchos escritores somos operarios ejemplares), y por otro lado recuerdo que en esta vida todo es pasajero y me digo que aun las cosas por las que estaría dispuesto a morir en verdad importan poco. Sé que uno importa poco. Muchos fracasos importan poco y, si llevamos un diario, de alguna manera lo celebraremos, porque nos darán páginas que divertirán al lector. Al principio yo era muy inmaduro, y quería que los críticos dijeran- como había leidoen algunos críticos españoles, respecto al escritor que analizaban-: “Bioy fue el primero en usar tal palabra”. No se puede escribir así. Cuando uno escribe una novela, más vale que no esté preocupado con la idea de introducir la palabra “figurero”, para evitar “snob” y conseguir que lo aplaudan por eso.- BIOY CASARES.

ESCRIBIR DOPADO
GRAHAM GREENE-O.Y D. PAG 154
Sí, en 1939. Yo era entonces oficial de la reserva. Sabía que se acercaba la guerra y que pronto debería abandonar a mi mujer y a mis hijos. No teníamos nada ahorrado. Tenía, pues, que terminar una novela a toda prisa para hacernos con algo de dinero, mientras seguía trabajando en The Power and the Glory. Dedicaba las tardes a este libro, en el que avanzaba muy lentamente; por la mañana escribía unthriller, The Confidential Agent. Lo escribí en seis semanas, bajo el efecto de la benzedrina. Piente que en aquella época, escribir un libro me ocupaba por lo menos durante nueve meses. Me cotó mucho trabajo desintoxicarme. Lo logré disminuyendo progresivamente la dosis; no podía dejarlo de golpe, pues la abstinencia me deshacía los nervios. Desde entonces, la benzedrina me da miedo. Hay un excitante no tan duro, la dexadrina, que utilicé también alguna vez. Pero ahora ya no tomo nada.
ESCRIBIR MANIAS
GRAHAM GREENE O.Y D. PAG 155
Por lo que se refiere a la escritura, soy un maníaco. Para mí estos hábitos se convierten entonces en cuestión de vida o muerte. Escribir debe convertirse en una rutina. Cuando estoy trabajando seriamente en un libro, empiezo muy temprano, hacia las siete, antes de bañarme, de afeitarme, de leer el correo o de hacer cualquier otra cosa. Si el escritor tuviera que esperar por la llegada de lo que la gente llama “ la inspiración”, no escribiría una palabra.
Las cuento una a una, con el dedo índice. Cuando trabajo de verdad, me fijo un mínimo de palabra por día
Cuando se es joven adquiere uno métodos de trabajo que cree van a durar toda la vida y resistir a todas las catástrofes. En veinte años de labor habré llegado probablemente a una media de quinientas palabras por día, cinco días a la semana. Puedo escribir una novela por año, con tiempo de revisar lo escrito y corregir la copia a máquina. Siempre he sido un hombre metódico, de manera que cuando he produjcido mi tarea diaria dejo de escribir, aunque sea a mitad de una escena. De cuando en cuando, durante el trabajo de la mañana, cuento lo que llevo hecho y marco en el manuscrito el número de palabras escritas. Esto evita a la imprenta la necesidad de hacer un cválculo, puesto que en la página frontal de mi manuscrito puede ver la cifra exacta¨83.764 pongo por caso. EL FIN DE LA AVENTURA. PAG 38
… Como he dicho, buena parte de la obra del novelista tiene lugar en el inconsciente, en cuyas profundidades está ya escrita la última palabra antes de aparecer trazada la primera sobre el papel. ´Recordamos los detalles de nuestra obra, no los inventamos… EL FIN DE LA AVENTURA PAG 39

GRAHAM GREENE
El escritor se construye con ayuda de lo que no puede hacer. Una deficiencia es a menudo un don. No podemos robar. Lo único que podemos hacer es avanzar. Avanzar se convierte en una desgracia

INCONSCIENTE
GRAHAM GREENE
Al preguntarle sobre el papel de su inconsciente en la creación de su obra, a veces encogía los hombres, ante la imposibilidad de concretar. A veces decía, riéndose, que “ quién sabe si despierto copio en el papel lo que dormido he escrito en la mente”.

PROFESIONALES DE LA ESCRITURA
GRAHAM GREENE
Luego me contó cómo las necesidades económicas le acuciaban sin pausa; cómo en seis semanas escribió El agente confidencial por las mañanas, mientras que al mismo tiempo escribía El poder y la gloia con más calma por las tardes. No tenía nada de dinero en el banco para sostener a su familia. La necesidad le obligaba a trabajar a base de estimulantes. Más tarde durante la guerra, continuó Graham, ya tenía un sueldo oficial, y podía escribir sin ansiedad. Es muy difícil vivir al principio de lo que uno escribe. Le chocaba cómo muchos autores escribían una obra o dos, y luego desaparecían totalmente, a pesar de que las primeras obras hubiesen triunfado. Estos autores, probablemente, solucionaron su problema económico y ya no cultivaron más la literatura. El reflexionaba: Creo que si hubiese nacido en una casa rica, quizá no hubiese escrito sino un libro o dos. BIOGRAFIA LEOPOLDO DURAN PAG 253.

PROPOSITOS AL ESCRIBIR
– Abundan las obras maestras escritas en cumplimiento de propósitos ulteriores, a veces meritorios, a veces deleznables. Bastaría con citar dos ejemplos: el Quijote y La cartuja de Parma. Hoy nos parece que los propósitos alegados por Cervantes no guardan proporción con el libro que nos dejó; losvemos como otro encanto que se agrega al felicísimocomienzo del Quijote. En cuanto a la cartuja de Parma, creo recordar que Sthendhal la escribió para despertar la admiración de dos señoras. O quizás escribió con ese propósito la famosa descripción de la batalla de Waterloo que hay en la novela.
– – Como escribir una novela medianamente aceptable es una tarea complicada, aconsejo a los que empiezan a escribir que sean precavidos y que ascéticamente descarten los propósitos ulteriores. BIOY CASARES

REQUISITOS PARA ESCRIBIR
– “Para escribir cuentos y novelas habrá que saber contar, tener imaginación, un poco de lógica y oído..Mi amiga Vlady Kociancich, la autora de La octava maravilla y de otras novelas admirables, me dijo que también era indispensable la fuerza de carácter. En efecto, con cada publicación nos proponemos a un juicio público. Hay que estar revestido de una coraza de insensibilidad para no desencantarse ante el silencio de unos y las críticas adversas de otros. El reconocimiento, si llega, llega cincuenta años después, cuando ya no importa. La verdad es que para casi a todos los escritores el comienzo es duro. Generalmente los críticos son tan severos con los que empiezan como generosos con los consagrados.” Bioy Casares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s