LA VIDA SEGÚN LOS ESCRITORES V


SOBRE EL BIEN Y EL MAL Y LA NATURALEZA HUMANA

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL 11-M

GEORGES BERNANOS

MONSIEUR OUINE

-¡Ojalá te sea dado conocer la piedad antes que la experiencia del hastío haya envenenado el manantial

– En el último grado del envilecimiento, un hombre pierde su verdad para siempre; éstos andarían por encima de ella sin reconocerla.

-¿No encuentras tú que la gente parece mirar la vida de lejos, desde abajo, sombrero en mano, como a un monumento? ¿Comprendes lo que quiero decirte? Palacio, catedral, museo o simplemente cuartel de policía, caja de ahorros, según el gusto de cada cual. La vida para nosotros no debe ser un término, sino una presa. UY no una sola, sino millares y millares de presas, tantas como horas. Y no errar ninguna, antes de la última, la última de las últimas, esa que siempre se nos escapa, ¡cuic! Una cosa que se mueva, y tú saltas encima. Y hecho esto, con tal de que te apoderes del animal, ¿qué importa que sea por maña o por fuerza? Puedes perseguirla o esperarla, acecharla, tirar cuando esté quieta u oculta, atraparla en su guarida. O pillarla al pasar, como una trucha, contra corriente, que se traga el anzuelo. “Yo te enseñaré –me dijo él.- a llenar la hora que pasa”.

-Lo difícil, sabe usted, es solamente tener piedad de uno mismo.

-Un solo gran grito llegado desde no se sabe dónde, ¿del alma quizás? Seguramente la muerte, la verdadera muerte, es ese mismo grito que sube, sube, hasta que se aplaste –¡cuic!- la última partícula de silencio; no hay silencio en el otro mundo, ésa es mi idea.

-El mal viene del cerebro siempre en trabajo, el animal monstruoso, informe y blando, en su envoltura, como un gusano, succionador infatigable.

-La última desgracia del hombres es que hasta el mismo mal le aburre.

– Recordaba no haber detestado nunca, realmente, sino una sujeción: aquella cuyo principio estaba en él, la conciencia del bien y del mal, semejante a otro ser en el ser…,ese gusano.

-El único peligro que puede correr un hombre desesperado cuando afronta el odio o el desprecio es enternecerse con su propia desgracia.

-Ay, amigos míos, la vida sobrenatural, la vida de las almas, de las pobres almas, no deja de tener tampoco sus basuras… Está el vicio,el pecado. Si dios abriera nuestros sentidos al mundo invisible, ¿quién de nosotros no se caería muerto -¡sí muerto!- ante el espectáculo…, ante el solo espectáculo de las repugnantes…, de las abominables proliferaciones del mal?

-La vida también está vacía. Una gran casa vacía, en la que cada uno entra cuando le corresponde. A través de las paredes usted oye el arrastrar de pies de los que van a entrar y de los que salen. Pero ellos no se encuentran nunca. Los pasos de uno mismo suenan en los corredores y si habla, cree oír la respuesta. Pero es el eco, y nada más.Cuando se encuentra usted bruscamente frente a alguien, basta con mirar de cerca y reconoce usted su propia imagen en uno de esos espejos deteriorados, verdosos, bajo una costra de polvo, parecidos a los que hay aquí…

JOSEPH CONRAD

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

– No, es imposible; es imposible transmitir la sensación de vida de una época cualquiera de la propia existencia; lo que le confiere veracidad y significado, su esencia sutil y penetrante. Es imposible. Vivimos igual que soñamos: solos.

-La mente del hombre es capaz de cualquier cosa, porque está todo en ella, tanto el pasado como el futuro.

DOSTOIEVSKY

RELATOS

El dolor y la inquietud te dejan paralizados. ¡Terrible es el dolor del hombre! Pero la desgracia, cuando llega no busca los corazones débiles, sino que hace presa en los fuertes, hasta que los va secando, silenciosa, inadvertidamente. ¡Grato espectáculo para la gente malvada!

GREEN JULIEN

CADA HOMBRE EN SU NOCHE

-La muerte se apodera de los ojos de los que van a morir para observar a los vivos.

-Nuestros actos son mínimos, limitados, ¿sabe? Nosotros los superamos siempre. Lo que hacemos tiene importancia, sí, por cierto; perO, en definitiva, lo que cuenta es lo que somos, porque lo que somos es lo que Dios quiere más que nada. ¿Querrá reflexionar sobre esto?

-Todos somos enviados los unos a los otros, el justo al malvado y el malvado al justo. Esta es mi convicción. Cada uno de nosotros no es ni más ni menos que un enviado de Dios, amigos mío. Incluso el verdugo, incluso el asesino, traen un mensaje cuyo contenido ellos mismos ignoran.

EL PEREGRINO EN LA TIERRA

– Hay algo terrible en el hecho de que no podamos cambiar nada de lo que ha sucedido. En tanto un hecho está en el porvenir y, por así decir, ante nosotros, podemos hacerlo o no hacerlo, pero basta que por la injusta magia del tiempo pase detrás de nosotros y lo hayamos realizado para que en adelante, quede fuera de todo alcance. Un segundo antes, hubiera sido fácil impedirlo, tal vez; después, la mayor potencia del mundo resulta impotente ante lo que parece inmutable para siempre. Si fuera creyente me parece que buscaría en mi corazón una plegaria contra el tiempo. Diría a Dios: “Señor, haced que esto no haya ocurrido, que no me haya reído de la angustia de esta infeliz”.

EL MALHECHOR

-Qué hacen los demás cuando sufren? –se preguntó-. ¿En dónde encuentran la fuerza para ir de una hora a otra hora hasta que la vida se acaba?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s