LA VIDA SEGÚN LOS ESCRITORES VII


ENFERMEDADES DEL ALMA-VICIOS MORALES-CARÁCTER

BALZAC

EL LIRIO EN EL VALLE

..Pues parece que las enfermedades morales tienen apetitos, instintos y tratan de aumentar el espacio de su imperio como un propietario desea aumentar sus posesiones. Pag 66

Usted acepte de los demás lo menos posible, para no convertirse en vasallo de nadie, no dependa más que de sí mismo. Pag 132

…La soledad moral produce los mismos efectos que la soledad material, y así como el silencio permite apreciar los más ligeros ruidos, la costumbre de recogerse uno en sí mismo desarrolla la sensibilidad de tal modo, que puede distinguir los menores matices del afecto que se nos profesa. Pag 135.

Tienen las almas nobles cierta especie de pudor que les impide exteriorizar sus sufrimientos, cuya extensión ocultan a los que aman, por un sentimiento voluptuoso de caridad. Pag 157

…Durante la juventud las malas cualidades del hombre están refrenadas por la sociedad, detenidas en su vuelo por las pasiones y dominadas por el respeto humano; pero más tarde, en la soledad y en la edad madura, esos pequeños defectos se manifiestan tanto más terribles cuanto más largo tiempo han estado oprimidos. Pag 158.

Las monomanías bien caracterizadas no son contagiosas, pero, cuando la demencia reside principalmente en la manera de apreciar los asuntos y se oculta bajo discusiones constantes, pueden ocasionar verdaderos estragos. Pag 160

Es grande la idea que ha tenido la religión romana al imponer a los cristianos deberes que cumplir cada día, porque la repetición de actos conservan la esperanza y el temor. Pag 178

Los sufrimientos morales no son absolutos: están en razón de la delicadeza de las almas… Pag 196

Porque la modestia de la vida obscura tiene ventajas indudables que, una vez experimentadas, hacen insoportable el brillo de la constante exhibición Pag 179.

El hombre se compone de materia y de espíritu; la animalidad termina en él, y en él también empieza el ángel. De ahí la lucha que todos sostenemos entre el destino futuro que presentimos y los recuerdos de instintos anteriores, de los cuales no nos hemos separado por completo; entre el amor carnal y el amor divino. Hay hombres que resumen ambos amores en uno solo, hay oros que se abstienen; éste pasa revista a todo el sexo, buscando la satisfacción de apetitos anteriores; aquél lo idealiza en una sola mujer, a la que reduce el universo; unos flotan indecisos entre las voluptuosidades de la materia y las del espíritu, otros espiritualizan la carne pidiéndole lo que no puede dar. Pag 185.

PAPA GORIOT

Introducción. Cita de una carta de Balzac a la señora Berny en julio de 1822.
Creo que moriré de pesar el día que reconozca mis esperanzas como imposibles de realizar… La calma y el silencio que requiere el ejercicio intelectual tienen un no sé qué de dulce, de embriagador: son como el amor. El ejercicio del pensamiento, la búsqueda de las ideas, las contemplaciones tranquilas de la ciencia nos prodigan inefables delicias, indescriptibles, como todo lo que participa de la inteligencia, cuyos fenómenos son invisibles para nuestros sentidos exteriores. Por eso nos encontramos siempre obligados a explicar los misterios del espíritu por comparaciones materiales.
La esperanza es una memoria que desea.

Quizá porque sea propio de la naturaleza humana el hacer que lo soporte todo aquel que todo lo sufre por humildad, por debilidad o por indiferencia. Pag 54

Si bien el corazón humano suele hallar reposo al subir las cuestas del afecto, raras veces le es permitido detenerse en la rápida pendiente de los sentimientos del odio. Pag 60

Entregándose durante el camino a esas esperanzas aturdidamente locas que hacen de la vida de los jóvenes un algo tan repleto de emociones. En tales momentos, no se calculan ni los obstáculos ni los peligros. Ven en todo el éxito, poetizan sobre su futuro con la imaginación y se sienten desdichados ante la frustración de proyectos que no son realidad más que en su deseo desenfrenado. Si los jóvenes no fueran ignorantes y tímidos, el mundo social sería imposible. Pag 90

Si hay naturalezas tiernas en las que se alojan las ideas, siendo asoladas por ellas, existen también naturalezas constitucionalmente fuertes y cráneos como murallas de bronce contra los cuales se quiebran las voluntades de los demás. Y existen asimismo, esas naturalezas flojas y algodonosas en las que las ideas ajenas vienen a perderse como en la tierra reblandecida por la lluvia Pag 136

Lo que los moralistas denominan como los abismos del corazón humano son únicamente los decepcionantes pensamientos, los involuntarios movimientos del interés personal. Pag 155

Los sentimientos quedan impresos en todas las cosas y atraviesan los espacios. Pag 156

¿Acaso no es el sentimiento el mundo de nuestros pensamientos?. Pag 205

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s