CANCIONES PARA LA SOLEDAD III


 

CANCIONES PARA LA SOLEDAD III
PARAFRASEANDO A LEONARD COHEN

NOTA INTRODUCTORIA: Hace unos días me puse a buscar como un loco una letra para una canción de Leonard Cohen que había escrito hace dos o tres años, tal vez más. Recuerdo que hacía un viaje largo, solo, y venía escuchando canciones de Leonard Cohen. Como suelo hacer siempre que viajo solo, dejé que mi fantasía me llevara por sus caminos inexplorados. A lo largo de los viajes se me suelen ocurrir grandes ideas para relatos, pero esta vez me dio por ponerle letra a la canción de Leonard de la que no sabía ni el título. Como no entiendo nada de inglés y la canción me sugería tanto decidí ponerle mi propia letra, como ya había hecho con alguna otra.

Recuerdo que me detuve en un área de descanso y mientras contemplaba la puesta de sol me puse a escribir en la libreta que siempre llevo conmigo. Mientras esbozaba la letra escuché una y otra vez la canción. Cuando terminé me puse en camino y cambié de música porque aquella canción me estaba obsesionando.

Sabía que la había escrito en una libreta pequeña que tenía un formato que no me gusta mucho, por eso suelo comprar pocas y solo cuando no encuentro de otros formatos. Pues bien, me puse a buscar en esas libretas y no encontré la canción. Decidí ampliar la búsqueda a otras libretas de otros formatos y con otras cronologías porque también me suele ocurrir que me quedo sin libretas y tengo que buscar alguna que no haya completado, por eso no me puedo fiar de la cronología de mis libretas y cuadernos. Me pasé un buen rato buscando y al final, ya casi desesperado, decidí repasar las libretas del formato raro porque se me había quedado en la cabeza que había escrito la letra en una de ellas. Repasé hoja por hoja… y allí estaba. No me había equivocado. Es mejor fiarse del subconsciente que de nuestra memoria convencional, funciona mejor. Cuando terminé de pasarla al ordenador me puse a buscar la canción y también me armé un lío porque solo sabía que había un mariachi. Encontré la canción pero cuando leí la letra traducida no me encajaba. Tuve que buscar el cedé con las canciones de Leonard que había escuchado en el viaje y que había “codificado” en la libreta con una letra y un número. En efecto, ambas canciones coincidían. Al repasar la letra fui consciente de que aunque ambas tienen un regustillo melancólico y tratan de un protagonista solitario, la mía estaba bastante alejada de la suya.

¡Cómo se puede escribir en medio de semejante caos! Para mí es un misterio. A veces tardo más en encontrar algo que he escrito hace tiempo que lo que tardé en escribirlo. He intentado organizarme por todos los medios, con índices, con tablas en el ordenador ordenando lo escrito durante una época, intentando utilizar una sola libreta o cuaderno para una sola historia, pero es inútil, siempre acabo escribiendo donde me parece, me olvido de registrar en el índice la historia y si lo he pasado en el ordenador nunca sé en qué carpeta lo puse, si en textos actuales o en textos muy actuales o textos en los que estoy trabajando. Escribir de esta manera es un tormento pero no soy capaz de hacerlo de otra manera, así que tendré que aceptarlo. Ya me he puesto con la canción que me sugirió Perurena. No sé cuándo la terminaré y si cuando la termine la encontraré. A Dante se le olvidó poner un círculo infernal para los escritores caóticos

 

CANCIÓN DEL VAGABUNDO

UN MARIACHI EN LA NOCHE

Suena un mariachi en la noche
mientras contemplo las alegres llamaradas
que despide la hoguera sobre una playa desierta.
Me emociona su dulce trompeta
que me sume en una dulce melancolía.

Soy un vagabundo sin metas
que recorre los caminos
cantando viejas canciones
que brotan de un corazón malherido.

He intentando quebrar los barrotes
que me encierran en una prisión invisible.

No busco trabajo, no pido favores,
no soporto la compasión de las almas sensibles
Solo quiero que no me molesten
mientras entono mis viejas canciones de amor.

Mientras suena un mariachi en la noche
en alguna fiesta cercana,
bebo de mi botella de vino barato
y recuerdo la puesta de sol que contemplé
sentado en esta playa desierta.
La mirada enrojecida del sol
no me pidió un ticket
para disfrutar de su rostro generoso.
Mientras ,suena esa triste canción,
tocada por un mariachi en la noche
y la melancólica trompeta llama
a la fiesta de los corazones rotos
siento que la vida es bella
a pesar de todo y de todos
y bebo de mi sucia botella
el sólido vino del olvido.

La noche ya cayó sobre la playa desierta
en este lugar de cualquier mundo perdido.
Mi corazón se estremece al compás de la música
que llega como una suave brisa
sobre el rumor del oceánico oleaje.

Y la tristeza me invade con el dulce sabor
de los días perdidos en los caminos polvorientos.

Hecho de menos la sonrisa compartida
de los viejos amigos que se pasan la botella
mientras entonan desgarradas baladas de amor
y la triste mirada de la mujer que me vio partir.

Ya no puedo regresar por los viejos caminos
a lo que un día llamé mi dulce hogar.
Nunca tuve nada y nada tengo.
Solo me acompañan los recuerdos
y mis melancólicas baladas de amor.

Suena de nuevo la melancólica trompeta
llamando al recuerdo de lo que no pudo ser
y las guitarras rasgan el aire oscuro.
Nada hay para quien tiene los bolsillos vacíos
excepto este cielo estrellado sobre la playa desierta,
la soledad de las noches claras,
el rumor del oleaje contra la arena
y esa triste canción apenas susurrada
mirando la hoguera que agoniza
y ese último trago al compás
de esa dulce y maravillosa trompeta.

El mariachi está tocando en una fiesta cercana
a la que no he sido invitado, porque nadie invita
a un viejo vagabundo con los bolsillos vacíos.

Contemplo la oscuridad de la noche
y mis ojos se humedecen por la brisa.
La música se va acercando sobre la playa desierta.
La fiesta ya ha terminado
en el refugio de los corazones rotos
y el mariachi viene caminando sin prisa
antes de recogerse en las sórdidas
habitaciones de cualquier sórdido motél.

Una bella mujer baila sobre la arena
moviendo sus juveniles caderas
y su falda revolotea al compás de la música
dejando ver sus muslos de diosa morena.

Ella no será nunca para mí
solo soy un viejo vagabundo
con los bolsillos vacíos
que entona tristes baladas
mientras recorre polvoriento caminos.

Pero al menos he captado su luminosa mirada
al pasar cerca de la agonizante hoguera.
El calor de sus profundos ojos oscuros
entibiará mi vieja y cansada alma
mientras entono la letra que acabo de inventar
para esa música escrita para el club de los corazones rotos,
pensando en sus profundos ojos oscuros
y en la hermosura de sus muslos morenos.
En esa música que me acompañará mañana,
cuando recorra otra vez los viejos caminos polvorientos.

Mientras se aleja el mariachi, en la playa desierta,
bebo un último trago de la sucia botella
y aún tengo tiempo para contemplar
por última vez sus muslos de diosa
sobre los que revolotea la falda multicolor
y para escuchar, embriagado, la melancólica trompeta.

Me acurruco en la arena, buscando el sueño
buscando recorrer los oscuros caminos de la noche,
pero aún puedo ver a la diosa
que vuelve su rostro hacia mí,
una última vez y me envía su mejor sonrisa,
un instante antes de que el sueño arrope
mi viejo corazón triste y cansado.

 

 

Imagen

Ballad of the Absent Mare

Balada para una yegua ausente

Esta es la letra traducida que he encontrado. Puede que no sea muy buena la traducción pero no tengo otra.

Reza por el vaquero
La yegua se ha escapado
Y podrá caminar hasta que la encuentre
Su cariño, su perro callejero
Pero en la inundación del río
Y las calles están inundadas
Y rompen los puentes
En el pánico de la pérdida.

Y no hay nada para seguir
No hay dónde ir
Se ha ido como el verano
Como la nieve
Y los grillos están rompiendo
Su corazón con su canción
Como el día cuevas
Y la noche está mal

¿Sueña, fue ella
Quien salió galopando pasado
Y doblada hacia abajo el helecho
Abrió la hierba
E impreso el lodo con
El hierro y el oro.
Que clavó a sus pies
Cuando él era el señor

Y aunque ella va de pastoreo
Un minuto
Él le rastrea toda la noche
Él le rastrea todo el día
¡ Ciega a su presencia
Excepto para comparar
Su lesión aquí
Con su castigo allí

Luego en su casa en una rama
En el árbol más alto
Un pájaro cantor canta
Tan de repente
Ah, el sol es caliente
Y los vientos suaves
En los sauces
Por el lado del río

¡ El mundo es dulce
El mundo es ancho
Y ahí es donde
La luz y la oscuridad brecha
Y el vapor saliendo de ella
Es enorme y es tímida
Y entra en la luna
Cuando ella las patas en el cielo

Y viene de la mano
Pero ella no es muy manso
Ella suspira a perderse
Anhela para el mismo
Y ella le perno y ella podrá sumergirse
A través del primer paso abierto
Para rodar y para alimentar
En la hierba dulce montaña

O ella hará una pausa
Para el altiplano
Donde no hay nada más arriba
Y no hay nada más abajo
Y es hora de la carga
Es hora para el látigo
Guiará a través de la llama
Él puede disparar desde la cadera

Así que se ata a sí mismo
A la yegua al galope
Y ella misma se une
El ciclista se
Y no hay espacio
Pero no hay izquierda y derecha
Y no hay tiempo
Pero no hay día y noche

Y se apoya en el cuello
Y susurra bajo:
“A dónde vas
Voy a ir”
Y se vuelven como uno
Y se dirigen a la llanura
No hace falta el látigo
Ah, no hace falta la rienda

Ahora el cierre de esta Unión
¿Que lo sujeta firmemente?
¿Quién ha roto lo broches de presión
La noche siguiente
Algunos dicen que el jinete
Algunos dicen que la yegua
O el amor es como el humo
Más allá de toda reparación

Pero mi amor dice:
“Leonard, déjalo
Esa vieja silueta
En el gran cielo occidental”
Así que elijo una melodía
Y se mueven a lo largo de
Y se van como el humo
Y se van como esta canción.

Y ESTA ES LA LETRA EN INGLÉS, PARA LOS QUE SEPAN

Say a prayer for the cowboy, his mare’s run away
And he’ll walk ‘til he finds her, his darling, his stray
But the river’s in flood and the roads are awash
And the bridges break up in the panic of loss
Say a prayer for the cowboy, his mare’s run away
And he’ll walk ‘til he finds her, his darling, his stray
But the river’s in flood and the roads are awash
And the bridges break up in the panic of loss

And there’s nothing to follow, there’s nowhere to go
She’s gone like the summer, gone like the snow
And the crickets are breaking his heart with their song
As the day caves in and the night is all wrong
And there’s nothing to follow, there’s nowhere to go
She’s gone like the summer, gone like the snow
And the crickets are breaking his heart with their song
As the day caves in and the night is all wrong

Did he dream, was it she who went galloping past?
And bent down the fern, broke open the grass
And printed the mud with the iron and the gold
That he nailed to her feet when he was the lord
Did he dream, was it she who went galloping past?
And bent down the fern, broke open the grass
And printed the mud with the iron and the gold
That he nailed to her feet when he was the lord

And although she goes grazing a minute away
He tracks her all night, he tracks her all day
Oh, blind to her presence, except to compare
His injury here with her punishment there
And although she goes grazing a minute away
He tracks her all night, he tracks her all day
Oh, blind to her presence, except to compare
His injury here with her punishment there

Then at home on a branch, in the highest tree
A songbird sings out, so suddenly
Ah, the sun is warm and the soft winds ride
On the willow trees by the river side
Then at home on a branch, in the highest tree
A songbird sings out, so suddenly
Ah, the sun is warm and the soft winds ride
On the willow trees by the river side

Oh, the world is sweet, the world is wide
And she’s there where the light and the darkness divide
And the steam’s coming off her, she’s huge and she’s shy
And she steps on the moon when she paws at the sky
Oh, the world is sweet, the world is wide
And she’s there where the light and the darkness divide
And the steam’s coming off her, she’s huge and she’s shy
And she steps on the moon when she paws at the sky

And she comes to his hand but she’s not really tame
She longs to be lost, he longs for the same
And she’ll bolt and she’ll plunge through the first open pass
To roll and to feed in the sweet mountain grass
And she comes to his hand but she’s not really tame
She longs to be lost, he longs for the same
And she’ll bolt and she’ll plunge through the first open pass
To roll and to feed in the sweet mountain grass

Or she’ll make a break for the high plateau
Where there’s nothing above and there’s nothing below
And it’s time for the burden, it’s time for the whip
Will she walk through the flame? Can he shoot from the hip?
Or she’ll make a break for the high plateau
Where there’s nothing above and there’s nothing below
And it’s time for the burden, it’s time for the whip
Will she walk through the flame? Can he shoot from the hip?

So he binds himself to the galloping mare
And she binds herself to the rider there
And there is no space but there’s left and right
And there is no time but there’s day and night
So he binds himself to the galloping mare
And she binds herself to the rider there
And there is no space but there’s left and right
And there is no time but there’s day and night

And he leans on her neck and he whispers low
“Whither thou goest,I will go”
And they turn as one and they head for the plain
No need for the whip, ah, no need for the rein
And he leans on her neck and he whispers low
“Whither thou goest,I will go”
And they turn as one and they head for the plain
No need for the whip, ah, no need for the rein

Now the clasp of this union, who fastens it tight?
Who snaps it asunder the very next night?
Some say the rider, some say the mare
Or that love’s like the smoke, beyond all repair
Now the clasp of this union, who fastens it tight?
Who snaps it asunder the very next night?
Some say the rider, some say the mare
Or that love’s like the smoke, beyond all repair

But my darling says, “Leonard, just let it go by
That old silhouette on the great Western sky
So I pick out a tune and they move right along
And they’re gone like the smoke
And they’re gone like this song
But my darling says, “Leonard, just let it go by
That old silhouette on the great Western sky
So I pick out a tune and they move right along
And they’re gone like the smoke
And they’re gone like this song

 

 

Anuncios

Un comentario en “CANCIONES PARA LA SOLEDAD III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s