CRAZYWORLD XVIII


EN LOS BOSQUES DE CRAZYWORLD/ CONTINUACIÓN

-Eres un sinvergüenza de mucho cuidado, simpático, pero muy sinvergüenza.

-¡Si tú lo dices! En cuanto lleves aquí más tiempo comprenderás que la única forma de sobrevivir es pensando en ti, solo en ti y siempre en ti, antes, ahora y después.

-Eso es de un egoísmo atroz.

-Pues muéstrate generoso y no durarás dos días. Te lo digo yo.

-Bueno. Me estabas contando lo del millonario.

-Sí, gracias a los datos que he ido obteniendo aquí y allá podría reconstruir la historia de Crazyworld. Mr. Arkadin, el millonario, tenía un grave problema con una hija que le salió rebelde, díscola y peligrosa. Se dedicaba a espiar a sus amigos y no se le escapaba nada de lo que sucedía en su propia familia, hasta lo más íntimo. No existía motivo alguno para ello y menos para que luego se dejara entrevistar por los medios de comunicación o fuera a los reality shows, como Gran hermano, y allí se fuera de la lengua sin el menor control. Su padre, el gran Arkadín, le daba cuanto necesitaba, satisfacía sus menores caprichos y hasta le presentó a varios productores de Hollywood cuando a ella le dio por ser actriz. Era guapa y cada noche introducía en su cama a los guaperas más perseguidos por las chicas de su generación. Lo tenía todo…

-¿Y cómo se torció este camino de rosas?

-La muy idiota cometió el error de enamorarse. Hay pocos errores que no tienen remedio y ese es uno de ellos. Y como pasa siempre, él solo buscaba su fortuna. Aquel fue el revés más importante que había sufrido en su vida, en su camino de rosas, como dices. Caroline no lo superó. Ella creía hasta entonces que los dioses la habían elegido para una vida de cuento de hadas y la protegerían de todo. Se equivocó. En venganza contra su padre, su familia y todos los millonarios del mundo, que no habían sido capaces de protegerla, decidió hacerles todo el daño posible, atacándoles donde más duele a los millonarios, en su intimidad. Su padre la obligó a seguir todo tipo de terapias, puso a su disposición a los mejores psiquiatras y terapeutas del mundo, incluso pagó a conocidos actores para que la sedujeran y así hacerla olvidar su tragedia amorosa. Todo fue inútil. Y cuando agotó su paciencia con revelaciones en un reality show que ocuparon los titulares de los medios de comunicación durante un mes, decidió que había que actuar. Recluyó a su hija en una clínica privada y allí hubiera permanecido el resto de su vida de no ser porque ella intentó suicidarse y Arkadín descubrió el trato que allí recibían los enfermos. Comenzó a pensar en soluciones, incluso en construir él mismo una clínica. Cuando un millonario amigo suyo le habló de un problema con un hijo, al que necesitaba poner remedio de inmediato, él le habló de su idea. El caso de la hija de Arkadin era claro, había sido declarada incapaz por un tribunal, en el que testificaron un buen montón de psiquiatras, bien pagados por el millonario. En cambio su amigo no había tenido tanta suerte. Su caso llegó hasta el Tribunal Supremo, que dictaminó que esta perfectamente cuerdo y podía regir su persona. ¿Qué hacer?

“Cuando más amigos de Arkadín le plantearon problema semejantes, éste consultó a sus mejores asesores legales, a eminencias en el campo de la psiquiatría y a sus asesores económicos. Todos le vinieron a decir lo mismo. Por los cauces legales solo se podía llegar hasta un punto, más allá del cual ni un millonario como él podría librarse de la justicia. Entonces una idea delirante fue creciendo dentro de su cráneo. Convertiría su finca en una clínica privada para millonarios. Construiría todo lo que fuera necesario construir y adaptaría lo ya existente a sus nuevos planes. Por suerte la finca estaba muy alejada de la civilización, en medio de bosques densos, solo visitados por sus amigos para cazar. Nunca había permitido que los medios de comunicación entraran allí, de hecho ni siquiera sabían de su existencia, la que ocultó a efectos legales, fiscales y de todo tipo. Un entramado legal muy complejo la había convertido en invisible a los ojos del Estado. Así fue como empezó todo.

Un sonido extraño nos interrumpió. Me pareció el canto de un pájaro, pero de un pájaro muy raro.

Jimmy miró su reloj de pulsera y apagó la alarma. Porque eso y no otra cosa era lo que me pareció el canto de ave más extraño que había escuchado nunca. El Pecas me explicó que había puesto la alarma para poder estar de regreso antes de la cena. Ahora ya íbamos retrasados. Me enseñó su maravilloso reloj de pulsera, que hubiera podido servir al mismísimo James Bond, y me urgió a dejar de hacerle preguntas hasta llegar a la meta señalada. Hablar nos retrasaría aún más. Nos quedaba el peor trecho, el más tupido, y donde sería fácil perdernos si él no iba atento a las señales que había dejado para señalar el sendero. Me ordenó ponerme tras él, mantenerme en silencio y apresurar el paso. Y eso hice.

El bosque permanecía en un silencio intenso y abismal, solo roto por el canto de algún ave lejana o por el ruido de nuestros pasos. El espléndido sol del verano, que habíamos dejado tras nosotros al introducirnos en el bosque, era ahora solo un sueño. Árboles milenarios, altísimos y copudos, nos impedían el menor atisbo del cielo. A pesar de mi amnesia creí recordar que se llamaban sequoias. No se lo quise preguntar a Jimmy, que iba muy ocupado dando machetazos a diestro y siniestro y mirando de vez en cuando hacia atrás para ver si yo podía seguir su apresurado caminar. Por fin llegamos a un claro circular, cuyo centro estaba ocupado por un enorme tronco seco y hueco. Yo me sentía muy cansado y El Pecas debía de estarlo aún más que yo, porque me propuso pararnos allí y descansar un poco.

-¿Queda mucho para lo que quieres enseñarme?

-No mucho.

Me hizo trepar el tronco y allí nos sentamos. Permanecimos en silencio hasta recuperar el resuello. Luego Jimmy quiso proseguir su historia.

-¿Dónde nos habíamos quedado?

-Me estabas contando cómo el millonario Arkadín decidió transformar su finca en este frenopático infernal.

-Sí, como te decía se había cubierto bien las espaldas. Su mente rapaz y astuta lo planificó todo muy bien. Sus amigos millonarios colaboraron económicamente y juraron mantener el secreto, aún a costa de sus vidas. Arkadín contrató a los mejores profesionales de la construcción, uno a uno, como si se tratara de un casting para una película. Eligió a los que supuso le darían menos problemas y los puso a las órdenes de un hombre de confianza que había aceptado permanecer en Crazyworld como jefe de mantenimiento. Arkadín lo compró con un tratamiento experimental para su esposa, enferma de cáncer. No tenían hijos, así que cuando ella murió aceptó un sueldo elevadísimo que repartió, en parte, entre los familiares más cercanos y se recluyó aquí, como un anacoreta.

“La construcción se hizo en un tiempo record, había dinero más que suficiente, los mejores profesionales y el millonario Arkadín azuzándoles para que se dieran prisa. Cuando todo estuvo concluso los mejores profesionales del país repasaron los planos como si se tratara de un proyecto para una película. Dieron el visto bueno, y quien se interesó en algo tan sorprendente fue silenciado de una u otra manera, alguno terminó aquí, como asesor de la ciudad fantasma que Arkadín quería crear, ampliando Crazyworld, para que en ella cupieran todos los que le molestaban, que cada vez eran muchos. El hombre iba perdiendo la chaveta poco a poco y nadie se atrevía a internarlo a él.

“Yo fui de los primeros en llegar. Su hija, Caroline, fue la primera paciente…

-¿Aún sigue aquí?

-Pues sí. No la has visto porque Arkadín la mantiene apartada, no quiere que los demás pacientes la contagien. Aún no ha perdido la esperanza de recuperarla algún día. Ya te la presentaré en su momento. Seguro que los dos os caéis bien, uno que no recuerda y otra que no quiere recordar, jeje. Como te decía yo fui de los primeros, aunque cuando mi padre me encerró aquí, los amigos de Arkadín ya habían aprisionado a sus hijos y familiares conflictivos. Mi progenitor no era amigo personal de Arkadín, pero en cuanto le llegaron rumores de lo que estaba tramando le faltó tiempo para apuntarse.
-¿Ya estaba todo el personal preparado?

-No, apenas había suficiente para atendernos. Luego fueron llegando más pacientes, y más personal. El doctor Sun ya estaba aquí, lo mismo que el director y celadores y un nutrido grupo de agentes del cuerpo de seguridad.

-¿Ya sabíais que nunca os dejarían salir?

-En absoluto. Esta era para nosotros una clínica más. Eso sí, bastante rara. Nos hicimos conscientes de ello con el tiempo, cuando algún paciente pedía el alta porque ya creía encontrarse muy bien, o cuando alguien del personal solicitaba el finiquito para marcharse…Fue un duro golpe para todos… Pero creo que ya hemos recuperado el resuello. Será mejor que te de la sorpresa ahora.

-¿No decías que aún nos quedaba un poco?

-Te mentí. Todo este tiempo he estado pensando si descubrirte el secreto o no.

-Lo entiendo. Nos acabamos de conocer y no sabes nada de mí, ni siquiera yo se mucho de mí. Lo que no entiendo es de qué secreto puede tratarse para que seas capaz de mantener la boca cerrada. Perdona que te lo diga, amigo, pero lo tuyo no es precisamente el secretismo.

-Eso te dará una idea del secreto que voy a descubrirte. Me gustaría que juraras sobre este crucifijo que no se lo desvelarás a nadie más sin mi permiso.

Y Jimmy se abrió la camisa y me puso delante un crucifijo de oro, bastante grande, que llevaba colgado al cuello con una cadena.

-¿Eres religioso? Ese sí que era un secreto bien guardado.

-No seas idiota. No creo en nada ni en nadie, pero cuando lleves algún tiempo aquí descubrirás que es preciso buscar algo en lo que creer o te colgarás de uno de estos árboles. ¿Vas a jurar o no?

Lo hice, repitiendo sus palabras, y luego me obligó a besar el crucifijo. Entonces se puso en pie y señaló entre los árboles. Por un momento supuse que me iba a enseñar a un incrédulo colgando.

-Fíjate allí. Entre aquellos dos árboles. Sigue la dirección de mi dedo. ¿Ves algo?

-Nada de momento.

-Fíjate bien.

-¿Qué debería ver, Jimmy?

-¿No te parece aquello el tejado de una cabaña?

-Ahora que lo dices…

Jimmy miró su reloj.

-Vamos muy retrasados, pero no te he traído aquí para que regresemos sin que conozcas mi gran secreto.
El Pecas me hizo bajar del tronco y nos fuimos acercando al lugar que él había señalado. Aquel claro me gustaba. Se podía ver el cielo, el suelo estaba cubierto de hierba, musgos y hojas. Olía bien, a alguna plante desconocida –todas deberían serlo para mí- y una suave brisa acariciaba los pulmones al tiempo que provocaba el susurro de las hojas de los árboles. Era un buen lugar para meditar o para buscar refugio en los malos momentos. Me dije que, si como decía Jimmy, iba a permanecer allí el resto de mi vida, aquel sería un estupendo lugar para olvidarme de Crazyworld. Si además había una cabaña donde refugiarse y algún manantial cercano, aparte de plantas o setas para comer, pasaría largas temporadas allí, a no ser que me echaran de menos y las patrullas de seguridad conocieran aquel escondrijo. Decidí no preguntárselo a Jimmy, de momento, antes de conocer aquel tesoro del que parecía tan orgullo.

La cabaña estaba muy bien disimulada, árboles de tupidas copas lo ocultaban a miradas aéreas, si es que por allí pasaba algún helicóptero o avioneta. Una colina de mediana altura, repleta de vegetación salvaje, escondía la parte trasera de la cabaña de madera, que así, a simple vista, no parecía gran cosa, incluso me decepcionó un poco. Una cabañita para que un par de cazadores estuvieran a gusto, no más. Me dije que aquel no podía ser el secreto, dentro debería haber algo mucho más importante. Sentí curiosidad y no me pude contener.

-¿Qué hay dentro?

-Ahora lo verás.

La puerta estaba disimulada tras unas ramas que observé habían sido colocadas muy cuidadosamente. Jimmy excavó en el suelo, al lado de una vieja maceta medio podrida. Cuando se puso en pie y se volvió pude ver una sonrisa deslumbrante en su rostro. Nunca me imaginé que aquel hombre pudiera ser tan feliz. Me enseñó una llave que introdujo rápidamente en la cerradura de la puerta, que se abrió chirriando.

Entramos. La cabaña permanecía a oscuras. Jimmy tanteó cerca de la pared y sacando un mechero del bolsillo encendió un cabo de vela que al parecer había dejado sobre una repisa. Estaba colocado en una botella de cerveza cubierta por restos de cera. Creí escuchar ruido de agua, como una cascada lejana. No quise preguntarle nada al Pecas. La travesía por el bosque había excitado mi sensibilidad hasta límites dolorosos.

-Voy a poner en marcha el generador para que tengamos luz.

-¿Un generador? ¿Cómo te arreglas con el combustible?

-De vez en cuando consigo un bidón de gasolina. Los guardias de seguridad patrullan todo el perímetro de Crazyworld a diario. Guardan los “todoterreno” en un edificio que tiene surtidor de gasolina. Los coches llevan siempre un bidón de gasolina por lo que pudiera pasar. Disponen también de un helicóptero, aunque de nada serviría si se quedan sin gasolina en pleno bosque.

-¿Un helicóptero? ¿No sabrás pilotar? Sería la manera más sencilla de salir de aquí.

-No lo creas. Es la posibilidad de fuga más evidente. Todo está muy vigilado y controlado. Lo sé muy bien porque intenté fugarme aprovechando que lo utilizan para el suministro de alimentos desde la ciudad más cercana, pero me descubrieron y Sun me mantuvo casi un mes en las celdas de aislamiento. Estuve a punto de volverme loco. Pero es una historia que ya te contaré en otra ocasión. Lo primero es lo primero, voy a poner en marcha el generador y luego te enseñaré mi secreto.
Jimmy abrió una puerta, al fondo del pequeño salón en el que nos encontrábamos y esta vez sí que escuché con toda claridad lo que me pareció un salto de agua. Me apresuré a seguirle, curioso. Lo que observé me dejó con la boca abierta.
En un principio la cabaña me había parecido muy pequeña para una reunión de cazadores, casi diminuta, como la casa del bosque de Blancanieves y los siete enanitos. Los amigos del millonario deberían haber sido también enanos para sentirse allí a sus anchas. Ahora lo comprendí todo. En realidad la supuesta cabaña no era otra cosa que una especie de careta para ocultar una obra de ingeniería que me pareció portentosa. Vista desde el claro la cabaña de madera parecía apoyarse en un gran peñasco que se elevaba tras de ella. Había árboles gigantescos por todas partes, que ocultaban la visión de la cabaña a cualquier curioso que se acercara por allí. Solo sabiendo de su existencia uno podía descubrirla si miraba en la dirección correcta con la perspectiva adecuada.

Resultaba impresionante abrir aquella puerta de madera y encontrarse en un gran jardín circular. Miré hacia arriba y pude contemplar las copas de los árboles y a través de un pequeño hueco el cielo azul. La enorme peña en la que parecía apoyarse la cabaña mirando desde el claro no era sino la proa desgajada del gran peñasco que había detrás. En el hueco natural existente entre ambos se había diseñado un bonito jardín, de un tamaño más que aceptable. Del gran peñasco brotaba una cascada que caía desde varios metros de altura, produciendo un ruido ensordecedor. El agua rebotaba en un estanque artificial, creado al efecto, y salpicaba todo el círculo. En medio del estanque un excelente escultor había formado un grupo escultórico que me pareció muy bueno. Lo que me sorprendió fue la crudeza del tema. Se trataba de una orgía numerosa y variopinta. Hombres desnudos, con gorritos de cazador en la cabeza, perseguían o penetraban a mujeres de diferentes edades y con físicos de amplio espectro. Había jovencitas retozonas, maduritas de formas opulentas, parejas lésbicas y animales, perros y caballos, que hasta a un ingenuo amnésico como yo no le cabía la menor duda de sus propósitos al perseguir a las mujeres. Todo era de una crudeza que repugnaría a una naturaleza más sensible que la mía y no digamos que la de Jimmy, quien ya debía de estar más que curado de espanto si frecuentaba el lugar tanto como me yo imaginaba. Un cazador era especialmente llamativo, sin haber visto una sola foto del millonario, de quien me hablara Jimmy, yo hubiera jurado que no podía ser otro. En lo alto de una especie de plataforma floral y boscosa penetraba por detrás, con un enorme miembro a una jovencita, mientras las restantes figuras, en círculo, le contemplaban con rostros arrobados al tiempo que continuaban con sus placenteras faenas.

Lamenté no haber traído mi cámara fotográfica, aunque bien pensado yo no podía saber si poseía ese artilugio o no, puesto que era un amnésico. Aunque dado que el coche en el que me había estrellado era un deportivo último modelo, carísimo, resultaba lógico pensar que también obraba en mi poder una cámara fotográfica, entre otros numerosos artilugios que forman parte de los “objetos de bolsillo” que hoy día lleva todo el mundo encima. Al menos eso me estaba pasando por la cabeza, como un vago recuerdo del mundo exterior. Como me pasaba también la idea de saber qué había ocurrido con mi deportivo y si podría verlo.

Me hubiera gustado preguntarle a Jimmy si él tenía cámara o si existía alguna grabación en video de aquella obra maestra de la escultura erótico, pero no me atreví a hacerlo. Ya habría tiempo para satisfacer todas las curiosidades pendientes. El Pecas había atravesado la cascada y desaparecido de alguna manera, tal vez en una cueva. Aquello me sonaba a alguna película que había visto alguna vez en alguna parte, aunque no lograra recordar dónde ni por qué. ¿Era aquel un signo de que la amnesia postraumática, como la había llamado el doctor Sun, empezaba a remitir? Esperaba que sí, aunque prefería que el grueso de recuerdo viniera a mí más tarde, por la noche, o si pudiera elegir, al día siguiente.

Regresó con la ropa mojada, aunque eso no parecía importarle lo más mínimo.

-Ya encendí el generador. Aquí entra la luz del día, pero necesitaremos la corriente eléctrica para movernos por el interior. Me has visto desaparecer tras esa cascada, ahí detrás hay una cueva natural, adaptada como almacén, ahí está el generador. Pero hoy no tengo tiempo para enseñarte todo. Iremos a lo más importante. ¡Sígueme!

Y eso hice. Jimmy abrió otra puerta, disimulada tras la vegetación, con la misma llave que había empleado para abrir la primera y me hizo pasar, tras dar al interruptor de la luz. Nos recibió un enorme salón, muy acogedor, decorado a lo grande, con muebles caros y sillones y sofás muy cómodos, como comprobé enseguida. El Pecas, sin pedirme permiso, me sirvió una copa. Era un bourbon excelente, según pude comprobar. Aquel salón tenía de todo, incluido un mueble bar mejor surtido que el de muchos hoteles de cinco estrellas… Bueno, eso pensé de forma natural, sin darme cuenta de que yo era un amnésico y por lo tanto no podía saber si era así o no. Esta extraña dicotomía, por un lado el hombre sin recuerdos y por el otro el hombre normal al que le vienen a la cabeza sensaciones y presuntos recuerdos que deberían ser normales en cualquier otro, me estaba molestando un poco. Se lo consultaría al doctor Sun en la próxima sesión de terapia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s