MI BIBLIOTECA PERSONAL IX


EL DICIEMBRE DEL DECANO DE SAUL BELLOW

Sigo leyendo en papel todos los libros que puedo, aunque reconozco que el libro electrónico es una gran herramienta, sobre todo cuando necesitas un libro que no tienes en casa para una consulta rápida y te puedes hacer con un PDF en Internet. El invierno del decano fue una de las novelas que adquirí en una librería, en León, hace ya años, y que no había tenido tiempo de leer. En mi biblioteca en papel siempre hay varias estanterías dedicadas a los libros que aún no he tenido tiempo de leer. En mi mesita de noche hay varios libros que voy leyendo antes de dormir, sin perjuicio de leer en otros momentos del día. Pues bien Saul Bellow ha estado en la mesita de noche varios meses. Acostumbro a buscar autores nuevos, que me puedan llenar por su gran calidad literaria y entre los muchos premios Nobel desconocidos y aún no leídos se pueden encontrar agradables sorpresas. No sabía nada de Saul Bellow (1905-2015) escritor norteamericano-canadiense de origen judío que recibió el premio Nobel en 1976. Su familia era de origen ruso, lo que me hace pensar en Nabokov, por ejemplo, y vivió Chicago, la ciudad del frío y de los gansters, que aparece en esta novela como uno de los decorados de la historia que transcurre entre Bucarest, la ciudad de su esposa, a la que tienen que ir en invierno para el entierro de la madre y el Chicago donde residen habitualmente y donde el protagonista Albert Corde, decano de la facultad de periodismo, tiene algunos problemas por sus artículos de prensa sobre temas de corrupción y racismo.

La historia transcurre plácidamente entre un frío y otro, del frío de Bucarest al de Chicago. Mientras en Europa el protagonista intenta llevar como mejor puede todo lo que supone el entierro de su suegra, con el desmoronamiento de su esposa y la relación con sus parientes, en Chicago su compromiso personal con sus propias ideas, al margen de modas y de del terreno sólido de lo políticamente correcto, le llevará a los terrenos pantanosos que debe pisar todo escritor, periodista, artista, creador, que decida mantener sus propias ideas, pese a quien pese, en un mundo donde quien se salga las líneas marcadas por quién sabe quién y que conforman las vallas o cercados donde pastan las verdes ovejas del Edén consumista, sufrirá las severas consecuencias modernas de lo que en otros tiempos fue la herejía castigada por la Inquisición.

No es una novela de suspense, no hay una trama que te pille y te mate de tanto estrés por saber el final, más bien es una de esas narraciones clásicas, típicas de las novelas del siglo XIX, especialmente las rusas, en las que el narrador nunca tiene prisa por llegar a parte alguna y deja que sus personajes se tomen el tiempo que necesiten para reflexionar sobre lo divino y lo humano, la cultura, la política, América y Europa, la condición del hombre moderno, la violencia, el racismo y todo lo que se tercie. El protagonista, seguramente una cara en el espejo deformado de la feria de la ficción del propio autor, intenta llevar como puede la relación matrimonial, el viaje a un país europeo, que no es el suyo y donde se siente perdido, sus conflictos sociales debido a sus artículos de prensa y sus actitudes frente a la sociedad en la que vive, poco comprendidas en su entorno, y ese afán molesto, como un moscardón del frío, como una mosca cojonera del hielo, por analizarlo todo, por bucear en la condición humana, pese a quien pese, y por comprometerse con las consecuencias de intentar cambiar lo inmutable, los tejemanejes de la política, la pesadez bóvida de una sociedad que solo piensa en consumir, lo que sea y a cualquier precio, incluso sus propias carnes si fuera necesario. Una sociedad que no quiere saber nada de problemas, ni de inquietud de conciencias, ni de saber a dónde vamos ni por qué vamos. Una sociedad dormida, conducida al matadero de la violencia por extraños intereses ocultos que son como el viento caprichoso, tan pronto giran en una dirección como la otra.

El invierno del decano no es una novela para leer con prisas, intentando divertirse siguiendo suspenses bien trazados, para aprovechar el poco tiempo de ocio que conseguimos tras el duro ajetreo cotidiano. Es una novela para tener en la mesita de noche y leer unas páginas cada noche, antes de dormir, sin prisas, rumiando ideas y emociones, sintiendo el calorcito bajo las sábanas mientras observamos, como en una película, el frío que está pasando el pobre hombre. Algo que en mi caso es un aliciente más para tirarse de cabeza a la historia. Nunca me atrevo a dar una opinión sabia sobre el estilo de un autor que ha sido traducido, pero tengo la sensación de que en inglés será aún mejor. Un estilo adaptado a la historia que quiere contar, sin exquisiteces estéticas, tampoco sin vulgarismos inútiles, un estilo al servicio del pensamiento del decano y de sus peripecias de un frío a otro, atravesando un océano de ignorancia, en sociedades, capitalistas y comunistas, que curiosamente se parecen mucho en lo básico, nadie quiere pensar por su cuenta, nadie quiere sufrir las consecuencias del compromiso.

Saul Bellow ha supuesto para mí otro gran descubrimiento, una puesta al día de los autores modernos de la literatura norteamericana, autores que siempre me interesan y muchas veces me deslumbran. Seguiré leyendo a este autor que según la wikipedia a influido en casi todos los autores norteamericanos de origen judío, como “ernard Malamud (1914-1986), Howard Fast (1914-2003), Peter Viertel (1920-2007), Betty Friedan (1921-2006), Norman Mailer (1923-2007), Joseph Heller (1923-1999), Herbert Gold (1924), Allen Ginsberg (1926-1997), Neil Simon (1927), Ira Levin (1929-2007), William Goldman ( 1931), Philip Roth (1933), etc. Philip Roth ha escrito:

“La columna vertebral de la literatura estadounidense del siglo XX fue proporcionada por dos escritores: William Faulkner y Saul Bellow.”

SINOPSIS

Alber Corde, decano de la facultad de periodismo, en Chicago, debe viajar con su esposa Mina a Bucarest, su lugar de nacimiento, donde su madre, la suegra de Corde, está muy enferma y fallecerá al poco tiempo de su llegada. Mientras Corde intenta consolar a su esposa y cuidarla, haciéndose cargo de lo que supone un funeral en un país comunista, tiene tiempo para recordar lo ocurrido en Chicago, con sus artículos de prensa que intentan despertar un poco de su letargo a una sociedad que se deja mecer por la corrupción, el racismo y la violencia. El presente de la narración se desarrolla en Bucarest, una ciudad fría, como Chicago, con extensos y meticulosos flashback hacia la vida que el protagonista ha llevado en Chicago, a donde regresará para que la narración tenga un punto y final.

FICHA TÉCNICA

AUTOR: SAUL BELLOW
TÍTULO ORIGINAL: The Dean’s December (1982)
EDITORIAL: DEBOLSILLO.
ISBN: 9788497937009
GÉNERO: NARRATIVA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s