LA VIDA SEGÚN LOS ESCRITORES X


 

 

LA CONDICIÓN HUMANA

MIGUEL DE UNAMUNO

Melancolía del que recuerda futuros días de dolor.

THOMPSON,JIM

1280 ALMAS

¿No somos todos relativamente inanimados, George? ¿De cuánta libertad disponemos? Se nos controla por todas partes, nuestra estructura física, nuestra estructura mental, nuestro pasado; se nos moldea a todos en su sentido concreto, se nos determina para desempeñar cierto papel en la vida y, George, lo mejor es jugarlo, llenar el agujero como mierda quiera usted decirlo, porque si no se derrumbarán los cielos y se nos caerán encima. Lo mejor es hacer lo que hacemos porque si no, ocurrirá que nos lo harán a nosotros.

Creo que me refiero principalmente a que no puede haber infierno personal, porque no hay pecados individuales. Todos son colectivos, George, todos compartimos los de los demás y los demás comparten los nuestros. O quizá, George, quiera decir que yo soy el Salvador, el Cristo en la Cruz que ha bajado a Pottsville porque Dios sabe que aquí me necesitan, y que voy por el mundo haciendo buenas obras para que la gente sepa que no tiene nada que temer, porque si se preocupan por el infierno no tendrán necesidad de buscarlo. Santo Dios, esto parece sensato, ¿no, George? Quiero decir que el deber no corre totalmente a cargo del individuo que lo acepta, tampoco la responsabilidad. Quiero decir que, bueno, George, ¿qué es peor? ¿El tipo que hace saltar una cerradura o el que llama al timbre?

SILLITOE,ALAN

LA PUERTA ABIERTA

Nunca se puede conocer a nadie a menos que uno pueda convertirse en los demás, y aun así no lograría conocerlos mejor de lo que ellos se conocen a sí mismos, o de loque cualquiera es capaz de conocerse a sí mismo.

Los impulsos son las ruedas dentadas de la acción.

RÍe y el mundo rÍe contigo pero llora y te mueres solo.

LA CONDICIÓN HUMANA SEGÚN PROUST

PROUST,MARCEL

ACONTECIMIENTOS

Todo acontecimiento es como el molde de una forma particular y sea cual sea, le impone a la serie de hechos que ha venido a interrumpir y parece deducir, un dibujo que creemos el único posible porque no conocemos al que pudo sustituirlo. Pag. 104 Albertina

AMOR
Las dos mayores causas de error en nuestras relaciones con otro ser son, tener uno mismo buen corazón o bien querer a ese otro ser. Uno ama por una sonrisa, por una mirada, por unos hombros. Eso basta; entonces, en las largas horas de esperanza o de tristeza, se fabrica una persona o compone un carácter. Y cuando más tarde frecuenta a la persona querida, ya no puede, por cruel que sea la realidad enfrentada, quitarle ese carácter bueno, esa naturaleza de mujer que nos quiere, al ser que tiene esa mirada, esos hombros, como no podemos cuando envejece quitarse su rostro primitivo a una persona que conocemos desde joven. Pag 127 Albertina

CAMBIAR LAS COSAS

Uno cree que cambiará las cosas a su alrededor, de acuerdo a nuestro deseo; lo creemos porque fuera de ello no vemos otra solución favorable. No pensamos en la que se produce más a menudo y que también resulta favorable: no llegamos a cambiar las cosas de acuerdo a nuestro deseo, pero poco a poco cambia nuestro deseo. ALBERTINA PAG 43

CELOS .
Es asombroso cómo los celos, que pasan el tiempo haciendo pequeñas suposiciones en el error, tienen poca imaginación cuando se trata de descubrir la verdad. Pag 25 Albertina

PLAGIO
El plagio humano al que les resulta más dificil escapar a los individuos ( y aun a los pueblos que perseveran en sus faltas y las agravan) es el plagio de si mismo.

EXPERIENCIA

Pero lo que se llama experiencia no es más que la revelación lpara nuestros ojos de un rasgo de nuestro carácter que reaparece naturalmente y con tanto más vigor cuanto que ya lo pusimos a la luz una vez para nosotros mismos, de modo que el movimiento espontáneo que nos guiara la primera vez se ve reforzado por todas las sugestiones del recuerdo.

DESEO.-

…La búsqueda de la felicidad en la satisfacción del deseo moral era algo tan candoroso como la empresa de alcanzar el horizonte caminando hacia él. Mas avanza el deseo y más se aleja la verdadera posesión. De manera que si el sufrimiento o por lo menos la ausencia de sufrimientos puede ser hallado, no es la satisfacción, sino la reducción progresiva, la extinción final del deseo lo que debe buscarse. Uno trata de ver lo que ama y debería tratar de no verlo, mas sólo el olvido acaba por lograr la extinción del deseo. ALBERTINA HA DESAPARECIDO Pag 42.

Se desea más a la persona que va a entregarse; la esperanza anticipa la posesión; pero el arrepentimiento también es un amplificador del deseo. Pag 99

LA MEMORIA

Los vínculos entre un ser y nosotros sólo existen en nuestro pensamiento. La memoria, al debilitarse, los afloja y a pesar de la ilusión que desearíamos nos engañara y con la que por amor, por amistad, por cortesía, por respeto humano, por deber, engañarnos a los demás, existimos solos. El hombre es el ser que no puede salir de sí mismo, que sólo conoce a los demás en sí y miento al decir lo contrario.. ALBERTINA PAG 42

Porque a menudo sólo es mucho después que queríamos enterarnos de qué actitud tuvo una persona en un momento en que no le prestamos ninguna atención y que más tarde, cuando pensamos de nuevo en nuestra conversación, iluminaría una dificultad punzante. Pero en nuestra memoria hay una laguna, no hay rastros de ello. Y muy a menudo, no le hemos prestado bastante atención, en elmismo momento, a las cosas que ya podían parecernos importantes; no hemos oído bien una frase, no hemos anotado un gesto o bien los hemos olvidado. Y cuando más tarde, ávidos de descubrir una verdad remontamos de deducción en deducción, hojeando nuestra memoria como una antología de testimonios, cuando llegamos a esa frase, a ese gesto, imposible recordarlo, volvemos a empezar veinte veces elmismo trayecto pero inútilmente: el camino no va más lejos. Albertina Pag 105

Pero como mi recuerdo sólo evocaba momentos de ella, exigía volver a verla tal como ya no lo hubiera sido si viviese; lo que quería , era un milagro que satisficiese los límites naturales y arbitrarios de lamemoria que no puede salir del pasado. Pag 107 Albertina.

LOS NERVIOS

Se dice y es lo que explica el debilitamiento progresivo de ciertas afecciones nerviosas, que nuestro sistema nervioso envejece. Eso no es verdad únicamente para nuestro yo permanente, que se prolonga durante toda la duración de nuestra existencia, sino para todos nuestros yo sucesivos, que en resumen lo componen en parte. Albertina pag 300

EL OLVIDO

Asi como hay una geometría del espacio, hay una psicología del tiempo, en que los cálculos de la psicología plana ya no serían exactos porque no se tendrían en cuenta el tiempo y una de las formas que reviste, el olvido; el olvido cuya fuerza comenzaba a sentir y que resulta un instrumento tan poderoso de adaptación a la realidad porque destruye poco a poco en nosotros el pasado sobreviviente que está en constante contradicción con ella. Pag 154

LOS MUERTOS

No es porque estén muertos los demás que se debilita nuestro afecto por ellos, es porque nosotros mismos vamos muriendo. Pag 199.

MAS ALLÁ

Y cuentas hechas, aun para una misma muerta, ¿está uno seguro de que la alegría que causaría enterarse de que sabe ciertas cosas equilibraría el espanto de pensar que las sabe todas? ; y por sangriento que resulte el sacrificio, ¿no renunciaríamos a veces a conservar después de su muerto como amigos a los que hemos amado por temor a que también fueran nuestros jueces?. Pag 105

SUFRIMIENTO
No se cura un sufrimiento sino a condición de soportarlo plenamente. Pag. 133 Albertina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s