UN POEMARIO NEGRO IV


 

NO TENGO ALMA

No tengo alma,
Lo dicen ellos,
Los que sí tienen alma.

No tengo alma,
Pero lloro a escondidas
Como los que no tienen alma.

Siento el dolor
En todo mi cuerpo,
El cuerpo de los que no tienen alma.

Es un cáncer profundo
Que me va consumiendo
En el silencio,
El silencio de los que no tienen alma.

Arrastro mi cuerpo
Por los caminos solitarios,
Los caminos de los que no tienen alma.

Odio a escondidas
Procurando que no se trasluzca
En mis ojos vacíos,
Los ojos de los que no tienen alma.

Ellos están cargados de razones
Y les ampara la justicia,
La justicia de los que sí tienen alma.

Ya no me diferencio de las bestias,
Por eso han salido a buscarme
Con la metralleta en sus manos.
La metralleta de los que sí tienen alma.

Espero escondido en la espesura,
La espesura de los que no tienen alma.
Pronto seré cazado,
Pronto seré crucificado
En dos maderas con forma de cruz,
La cruz de los que no tienen alma.

Me espera la lanza afilada,
La lanza de los que sí tienen alma,
La clavarán en mi vientre,
Penetrará en mis vísceras,
Allí donde habita el vacío.
El vacío de los que no tienen alma.

Convertirán mi cuerpo en polvo,
El polvo de los que no tienen alma.
Un suspiro me separa aún
De la nada más absoluta,
La nada de los que no tienen alma.

Ellos se quedaran muy tranquilos
Porque saben que algún día
No lejano alcanzarán el cielo prometido,
El cielo de los que sí tienen alma.

L

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s