RELATOS BREVES ERÓTICOS


RELATOS BREVES, UNA PERSPECTIVA SOBRE EL EROTISMO

I

 

EL DISCRETO ENAMORADO

PRIMAVERA.jpg

Se entrenaba cada día ligando con una maniquí, la había robado una noche de un escaparate. Su desnudo cuerpo de plástico estaba cubierto con un precioso vestido azul de tirantes que dejaba el nacimiento de su pecho al descubierto.

No se cansaba de probar una y otra vez intentando adivinar cómo sonarían las frases más diversas: ¿estudias o trabajas?; eres un encanto; esta noche estás muy guapa…

Necesitaba encontrar la entonación perfecta, la expresión más discreta dentro de lo posible, la más acertada para el fin propuesto; el tono justo, ni pijo ni gárrulo. Así quemó todos los ratos libres en aquel otoño borrascoso.

Llegó la primavera y por primera vez en muchos meses salió a la calle con paso discreto, sonrisa sutilísima y vestido con el apropiado desenfado que requería la ocasión. Después de mucho observar se acercó a una señorita sentada en un banco de madera en un parque cercano a su casa. Ella le miraba con descaro al tiempo que mascaba un chicle con gran entusiasmo.

Antes de que llegara a abrir la boca sintió como la señorita, que se había acercado silenciosamente, sin previo aviso echó mano a su intimidad más preciada y disimulando el secuestro con un abrazo de novia devorada por la pasión, le arrastró sin miramientos hasta su cercano apartamento. No tardó mucho en olvidar todo lo aprendido… tuvo una excelente maestra.

 

 

II

 

LA MUJER ROMANTICA

Amor-Romantico-209950_800.jpeg

Ella esperaba el amor romántico, la pasión que todo lo puede. Ella esperaba que un hombre distinto a todos los que conocía cruzara por su vida como una cometa por el cielo nocturno.

Reservaba lo mejor de su persona para él en un lugar escondido de su alma, un lugar que quienes la miraban no podían ni imaginar.

De tanto pensar en el ideal acabamos por volvernos ciegos a la única puerta que nos permitiría escapar a nuestro destino. El perfume fuerte que nos arrojamos encima nos oculta el hedor de podredumbre de que estamos rodeados.

Un día la ligó un feo simpático. Tenía labia

 

 

ESCULTURA ERÓTICA.JPG

 

                                                        III

                                   EL COLECCIONISTA DE ARTE EROTICO

 

Adoro el erotismo, decía a todos sus amigos. Era una pasión inextinguible. Coleccionaba todo aquello que caía en sus manos y que tuviera una mínima relación con el tema, hasta piedras que encontraba en el campo con forma de pene o vagina. Con el tiempo llegó a poseer el mejor museo del mundo de erotismo, una fundación por el amor libre le cedió un complejo de edificios donde instaló toda su colección y aún le faltó lugar. Se quedó con los objetos, las obras de arte, que más excitaban su deseo. Con el tiempo uno acaba por cansarse de todo, tal vez por ello a nadie le extraño que llegara a enamorarse de su propio ombligo que exhibía en el vestíbulo del museo como la gran obra de arte en la historia del erotismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s