UN POEMARIO NEGRO VII


SOLEDAD MAQUILLADA

No maquilles tu rostro con colores chillones,
no escondas tu mirada en amarillos,azules,
verdes esmeraldas;en arcoiris tendidos
como pingajos de alegría.

Mis ojos son penetrantes
y taladran la muselina
de tu procaz vestido,
descubren tu cuerpo
frio, gélido, deforme,
con venas incoloras
que va recorriendo la angustia
con su paso siempre uniforme,
cargado de viscosos presagios.

¡Qué fea eres, tan maquillada!
¡Qué mal suena tu voz cuando dices,
engolada, tus ingenuas mentiras!.

No intentes vestirte de esperanza
porque conozco tu desnudez,
esa honda perspectiva
de tunel hacia la nada.

Rodeas el circulo de la Divinidad
con un vacío de voces estridentes
que pregonan tu nombre
en millones de lenguajes donde
siempre balbucea la tristeza.

Solo la plenitud puede liberarse de tu acoso
que aplasta impunemente a todo ser,
herido con la llaga mortal
que significa no serlo todo,carecer de algo.

Soledad te llamaste en mi ayer atormentado,
soledad te llamas en el hoy esperanzado
y en el triste mañana donde habitan
los esqueletos podridos de mis tiernas ilusiones
te llamarás como te nombre hoy:
Desnuda soledad, maquillada piltrafa
de muertos colores,cadaver putrefacto
escondido dentro de un brillante mausoleo.

Soledad, te quiero desnuda hasta el tuétano de los huesos,
quiero sentir en el paladar el sabor bilioso de tu médula,
no intentes engañarme con feas caretas despintadas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s