Categoría: BIOGRAFÍAS EJEMPLARES

EL DOCTOR SUN, DISCÍPULO DE JUNG


 

 

 

 

 

 

 

            EL DOCTOR CARLO SUN, DISCÍPULO DE JUNG

 

Bajito, enjuto, morenazo como buen siciliano que es. Sus orígenes le han dado más problemas que sus locos. Porque el doctor Carlo Sun es psiquiatra aunque sus métodos terapéuticos son un tanto extravagantes y no caen bien entre sus colegas de profesión. Se confiesa acérrimo discípulo de Jung y despotrica a gusto de Freud al que le ha cogido una manía propia de alguna de las patologías que sufrimos sus pacientes, pero claro él es el doctor y los locos nosotros. Los terapeutas no están locos, al menos eso es lo que dicen ellos, pero este narrador cree que está como un cencerro aunque me cae muy, pero que muy bien, lo confieso.

 

Tuvo serios problemas en Sicilia por tratar a un mafioso que creía estar volviéndose loco. Como sus métodos son tan estrambóticos no se le ocurrió otra cosa que decirle que en realidad no padecía ninguna enfermedad mental sino únicamente remordimientos de conciencia por sus muchos crímenes. El otro se lo tomó a mal. Hasta a los mafiosos les molesta esta sinceridad apabullante de que hace gala el doctor Sun que no parece tener remedio ni en este aspecto de su personalidad ni en ningún otro.

 

Recibió serias amenazas de muerte de su propio paciente que le obligó a seguirle tratando hasta que pensara en lo que iba a hacer con él. Seguramente algo horrible. Nada de una muerte rápida, unas buenas sesiones de tortura. Eso es al menos lo que pensó el doctor D. Carlo que, muy astuto él, le sugirió la terapia de la hipnosis regresiva y de esta forma clavó en su subconsciente la orden de que a escondidas de sus sicarios debería traerle una cartera repleta de fajos de billetes usados y con esa numeración que piden siempre los secuestradores aunque un servidor no sabe muy bien de qué va la cosa porque no me gustan demasiado las películas policiacas.

 

El caso es que el mafioso sería muy duro de roer pero cayó en la trampa del subconsciente como caemos todos. Dejó en las manos del Dr. Sun la cartera que éste recogió con verdadera devoción y puso pies en polvorosa no sin antes darle la orden hipnótica de que durmiera durante cuarenta y ocho horas seguidas y no recordara nada al despertar. ¿Saben a dónde fue a parar el ínclito Dr. Carlo Sun? ¿No se lo imaginan?  Pues, para suerte de todos los locos catalanes, españoles y de medio mundo, vino a poner sus magras posaderas aquí en Barcelona, en un despacho de la Diagonal. Doy gracias a Dios todos los días por haber guiado sus pasos hasta aquí y le pongo una vela en cuanto puedo a la Virgen de Montserrat, a la moreneta.

 

¿Qué quien soy yo? No se lo van a creer. El narrador es uno de sus pacientes, precisaría aún más, soy el único paciente que en sus duros comienzos aquí en Barcelona no le abandonó al primer descuido en cuanto se enteró de que era siciliano y tenía fama de mafioso. Como lo oyen, amigos. Sé que suena raro eso de un psiquiatra siciliano y con fama de mafioso pero cosas veredes amigo Sancho. Mi nombre es Severino Severo Amable y padezco el síndrome de empatía compulsivo-paranoide. No, no lo busquen en su diccionario de medicina porque lo descubrió el doctor Sun para mi alivio porque nadie daba con mi enfermedad. ¿Se lo pueden creer? No se lo voy a describir porque podrán leer mi historia clínica al final de esta biografía. Como ladrón de los historiales de sus pacientes (con su consentimiento por escrito) y cronista de esta vida heroica dedicada casi en exclusiva al estudio de la mente me permito la licencia me poner mi historia clínica la primera. Ustedes disculparán mi narcisismo patológico pero es que las enfermedades mentales, lo mismo que las infecciosas, nunca vienen solas.

 

Permítanme que una vez presentado el cronista continúe con la biografía de este personaje egregio e ínclito donde los haya. Sus comienzos no fueron fáciles puesto que aparte de proceder de familia humilde los mafiosos sicilianos seguían su pista y no podía hacerse publicidad así a las claras. A pesar de los numerosísimos títulos que colgó en los lujosos retretes para damas y caballeros que mandó instalar justo a la izquierda de la sala de espera según se entra y que todos miraban con los ojos abiertos como platos por razones que ya les describiré en su momento lo cierto es que espantaba un poco ver a un tipo bajito, enjuto y seco como mojama y con cara de mafioso sentado al otro lado de la mesa de caoba con su bigotito casi a la altura de la superficie de la preciosa mesa, preciosa-preciosa pueden creerme. De la primera impresión les entraba diarrea y ya en el servicio al enterarse de sus orígenes sicilianos escapaban con el papel higiénico entre las nalgas a la búsqueda de más información sobre el presunto mafioso. Les aseguro que ya no volvían por lo que la clientela del ínclito se resintió durante una larga temporada. Solo este humilde narrador permaneció erre que erre adicto a su sabiduría. Y les aseguro que no me arrepiento porque al menos hoy conozco el nombre de la enfermedad que padezco. Algo es algo.

 

Claro que no les he contado que los clientes en fuga no necesitaban correr mucho con el papel higiénico debajo de los calzoncillos porque antes de salir a la calle se encontraban con Rita la portera quien asustada de su aspecto les hacía sentarse en la portería donde les servía una tila e inquiría la causa de su malestar. Al enterarse de sus dudas les contaba la vida y milagros del Dr. Sun de “pé a pá” con lo que ya nunca jamás de los jamases volvían a pisar en varias leguas a la redonda. Imagino su miedo a ser desposeídos violentamente de su preciado subconsciente y les comprendo, vaya si les comprendo. No hay peor ladrón que el ladrón de subconscientes y más cuando es un mafioso. Se lo digo por experiencia propia.

 

Para evitar quedarse sin clientela el Dr. Sun contrató a Rita la portera también como enfermera con un buen sueldo y una ración de cotilleos sobre sus pacientes que alimentaba más a la forzuda y bigotuda portera que un kilo de buena butifarra. Lo cierto es que sin su ayuda le hubiera resultado imposible al buen doctor dominar a muchos de sus pacientes. Y para muestra un botón puesto que si no fui el primero de las víctimas de Rita la portera, digo la enfermera, lo cierto es que fui una de las más sonadas. Les voy a contar esta historia y discúlpenme ustedes otra vez si mi narcisismo patológico me lleva a hacer una nueva digresión de la biografía autorizada del Dr. Sun, pero es que uno es como es y no tiene remedio.

 

Reconozco que mi primera visita a Don Carlo no fue precisamente muy recomendable. Rita la portera-enfermera tuvo que emplearse a fondo para lograr tumbarme en el sofá y atarme con los cinturones de seguridad que tiene disimulados bajo la tapicería. Desde allí escuché impertérrito la presentación del terapeuta. Sí no se sorprendan ustedes porque van a tener la boca abierta mucho rato con las extravagancias de Don Carlo. Si bien es costumbre en todo terapeuta que se precie oprimir el botón del relojito apenas el paciente se recuesta en el sofá y esperar a que éste les cuente su vida en doce capítulos y un prólogo el Dr. Sun tiene a gala iniciar el la presentación narrando su vida con pelos y señales para que el paciente sepa con quién está tratando.

 

De padres sicilianos ( no se vuelvan a sorprender ustedes, muy bien hubieran podido ser coetáneos y paisanos del gran Freud) su infancia transcurrió feliz jugando a mafiosos. Oían hablar de ellos constantemente pero lo cierto es que les veían pocas veces excepto cuando se producía una omertá o el ajusticiamiento del chivato de turno que se había ido de la lengua sin respetar el primer mandamiento de todo mafioso y anacoreta que se precie: el silencio. Entonces el pueblo, reseco y polvoriento, se poblaba de extraños campesinos con la escopeta al hombro.

 

El niño Carlo Sun estaba tan impresionado con la mente inescrutable de sus paisanos que decidió hacerse psiquiatra. Para ello tuvo que convencer a sus padres para que reclamaran de un mafioso un antiguo favor. Lo que logró, algo que dice mucho de sus dotes de persuasión incluso siendo infante. Llegó a Viena con una mano detrás y otra delante. Todas sus pertenencias estaban dentro de su cráneo, algo que le convenció para siempre de que en realidad la mayoría de las enfermedades mentales proceden de la posesión de cosas materiales y no de su carencia.

 

Pretendía seguir los pasos de Freud pero por azares del destino y de la fortuna fueron las huellas de Jung las que se cruzaron en su camino y el subconsciente colectivo se convertiría en la gran meta de su vida. Lo de las huellas lo digo en sentido metafórico no real puesto que el cuerpo del genio llevaba muerto algunos años. Tal vez no su espíritu que empezó a rondar al Dr. Sun como el fantasma de su padre a Hamlet. El doctor no es tan viejo como todo eso, diría yo que no pasa de cuarentón. A pesar de ello o precisamente por ello cae bien a las mujeres, más que bien diría yo. Los jóvenes no suelen caer tan bien a las damas, su inexperiencia les quita aún más de lo que su cuerpo de efebos les da. ¡Lástima que sus primeros clientes fueran hombres y no mujeres!

 

El entonces muy aplicado estudiante se dio un día de morros con el subconsciente colectivo de Jung con la forma de un profesor adorador de esta extraña teoría apenas explotada por la ciencia psiquiátrica. Fue un flechazo a primera vista hasta el punto de que ya no pudo dejar de pensar en ella ni para ir a mear. Y ustedes disculpen la grosería de este cronista pero ¡qué se puede esperar de un cronista loco!. No pueden pedirme que hable como los cuerdos con mentiras elegantes y arteras. ¿No dicen que de la boca de los niños, los borrachos y los locos se escucha siempre la verdad?.  Pues se van a enterar ustedes de lo que es una verdad desnuda dicha por un loco. Van a pedir socorro y nadie acudirá en su ayuda, se los prometo. Por mentirosos, por corteses y educados, que son todos unos…Me disculparán ustedes una vez más esta pelotera pero es que a veces se me olvida que soy un cronista y me sale la vena de loco. No se preocupen que no les voy a agredir. ¡Ya ven como me controlo!. La vida del doctor Carlo Sun, personaje egregio donde los haya, merece este sacrificio y cien más que me pidieran.

Les decía que el encuentro con el monstruo al que algunos llaman subconsciente colectivo de Jung fue un flechazo a primera vista. Las posibilidades de este descubrimiento le pusieron los pelos como escarpias al amado doctor. Tanto que se vio obligado a buscar en la Selva Negra un aserradero que pudiera con la dureza de esas escarpias que ya habían mellado sierras, serruchos y no digamos tijeras. Tuvo que poner con mucho cuidado su egregia cabeza junto a la sierra dentada más afilada y dura de cualquier aserradero que ustedes conozcan. Fue una experiencia que nunca olvidó y su metáfora del subconsciente colectivo como una sierra dentada capaz de acabar hasta con el más guapo se convirtió en una coletilla plomiza y muy desagradable que finalizaba todas sus parrafadas. Una experiencia inolvidable, pueden creerme, porque como buen empático que soy ya he puesto mi cabeza de chorlito en lugar de la suya un millón de veces al menos. Y les aseguro que es una experiencia que lo cura todo o casi todo. Se lo repito por última vez y no me obliguen a hacerlo más voces porque entonces sí que pierdo el control.

 

Su tesis doctoral versó sobre este tema precisamente, ya es casualidad. Como lo fue también que los pelos de los componentes del tribunal que le examinó adquirieran la condición de escarpias. Fue aprobado con eso de cum laude, que no sé lo que es, pero me imagino que la prisa por hacerse serrar las escarpias no les permitió un examen muy a fondo de los conocimientos de mi dilecto doctor Sun porque de otra forma le hubieran encerrado en una mazmorra y torturado hasta la muerte. El hecho es que todo el tribunal en pleno se trasladó al famoso aserradero de la Selva Negra del que me niego a facilitarles el nombre porque en alemán suena como una descarga de fusilería y deberían saber ya que un servidor de ustedes no sabe idiomas, ningún loco es capaz de esta proeza sino está poseído por el mismísimo Satanás. Y les aseguro que nada complacería más a este empático que ponerse en la piel de este auténtico canalla. Lo cual sin duda sería más divertido que ponerse en la piel omnipotente de la divinidad habida cuenta de lo setas que han salido todos sus seguidores.

 

Me gustaría comentar con ustedes esta tesis doctoral que se cuenta ya entre los prodigios de la ciencia psiquiátrica pero eso nos llevaría un poco de tiempo y ya no puedo más. Mi narcisismo profundo e inapelable me obliga a que ustedes conozcan cuanto antes mi historia clínica. Léanla con detenimiento y que sea lo que Dios quiera.

 

No se marchen que las historias de locos son muy divertidas y más si las cuentan ellos. Un abrazo empático para todos ustedes.

 

Continuará

Anuncios